Gazpacho Andaluz – Cold Vegetable Soup


CIMG4236

El gazpacho andaluz es uno de esos platos que nunca debería faltar en nuestras neveras y sobre todo en los meses donde aprieta el calor, casi lo debería haber publicado como Fondo de Armario.

Desconozco si mi gran afición por él proviene de mis orígenes andaluces o porque me encantan las verduras en cualquiera de sus formatos, lo cierto es que esta sopa fría es fuente de salud y al igual que hay médicos que recetan una copita de vino al día yo os digo que un cuenco de gazpacho al día prolongará vuestras vidas sí o sí.

Amanece el domingo con el trinar de los pájaros, son las ocho de la mañana de un soleado día que con sus primeros rayos en mi cama anuncia una jornada playera antológica. Me reconozco bicho raro en cuanto algunas costumbres como la de no comer cuando voy a la playa, si acaso un tupper con unos trozos de sandía, por ello decidido a potenciar la absorción de rayos solares pensé en vitaminarme en el desayuno con un buen gazpacho.

La receta es muy sencilla y gratificante, pero para mi hay unas líneas rojas que nadie debería cruzar, a saber, nunca añadir agua ni miga de pan. Aunque sea de cajón, he visto muchas recetas por ahí que incluyen estos ingredientes, ¿por qué?. Las verduras ya tienen un alto contenido de agua, que ganamos añadiendo más, lo único que se me ocurre es que aumentemos la cantidad pero ¿a costa de qué? de perder calidad.

El segundo punto que me crispa es la adición de miga de pan, los que la utilizan aducen que es para darle cuerpo y yo les digo que esto no es un salmorejo y que echen más tomate, no seamos rácanos. Si no lo colamos tenemos más cuerpo que el de Elle McPherson.

Ingredientes:

CIMG4208

1kg de tomate bien maduro (yo utilice el de rama), 1/2 cebolla, 1/2 pimiento rojo y verde, 1/2 pepino, 1 diente de ajo, sal, aceite de oliva y vinagre de vino.

Lavamos, pelamos y troceamos en tamaño grande. Yo comienzo primero triturando parte del tomate para que sea más fácil el funcionamiento de las aspas. Nunca pelo los tomates, me resulta más sencillo una vez que este terminado pasarlo por un chino y eliminar pieles y pepitas.

Una vez que esta todo triturado añado la sal, el doble de aceite que de vinagre y listo. Rectificamos cuantas veces haga falta y como observáis no me atrevo con ninguna medida, todo depende de los gustos, al final lo que estamos haciendo es aliñar una ensalada líquida.

Gazpacho

Una vez que hemos encontrado nuestro equilibrio perfecto lo colamos con el chino. En caso de haber pelado los tomates y despepitado, no os hará falta. También os recuerdo moderación con el ajo, este hace que el gazpacho sea más o menos fuerte así que vosotros veréis.

Refrigeramos en la nevera, cuanto más frío esté, más refrescante, pero quizás pierde algo el gusto de la verdura, tampoco nos pasemos con el frío que no es un granizado. Eso si, ni se os ocurra echarle unos hielos, puede resultar ridículo y pensareis que es una broma de mal gusto pero hace muchos años en un restaurante en Linares, provincia de Jaén tuvieron la poca vergüenza de servirnos uno así. Esto era denunciable en la Junta de Andalucía y la jueza Alaya debería perseguir este delito.

Para emplatar yo siempre utilizo un cuenco, lo prefiero al plato hondo. Acompañamos de unos tropezones al gusto, aquí si podrías añadir unos curruscos de pan.

CIMG4229

CIMG4233

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s