21 Restaurante


IMG_5542

21 Restaurante  – C/Palacio de Las Pilas, 21, – Zahara de los Atunes    Tel: 696 46 22 36

No es que empiece la casa por el tejado, pero en esta ocasión me apetece editar mi última visita al principio del artículo y si mostráis interés por conocer mi primera visita, seguid leyendo.

Ya en mi primera y única visita al 21 hace dos años, tuve una conexión especial con Marina y Ali que hizo que siguiéramos nuestras andanzas a través del mundo Facebook. El año pasado tras un periplo por Dubai y la participación de Ali en el programa de Telecinco, Cocineros al Volante complicó mi visita y no llegué a tiempo para la re apertura estival.

En este año no quería fallar y tuve la fortuna de poder hacer reserva un día 21, fecha del calendario en que cada mes elaboran un completo y distinto menú degustación. Estaba ansioso por reencontrarme y volver a degustar su cuidada cocina que como veríais, incluso en un food truck, junto a Olly en el Somewhere Café, eran capaces de aportar una cocina diferente y creativa.

somewhere-cafe-2_gallery_a

El recibimiento fue muy afectuoso y tal y como me había despedido la última vez, hice incursión en cocina para un breve saludo entre los ajetreados pases. Algo había cambiado, la terraza había aumentado de tamaño y aunque preferí cenar dentro, el espacio exterior resulta de lo más agradable, como comprobaría en mi larguísima sobremesa.

El mismo dinamismo de los platos se refleja en la decoración, había cambiado pero mantenía la esencia primigenia. Un ambiente cosmopolita donde es frecuente encontrarse una Torre de Babel donde la cúspide esta presidida por el turismo alemán, fuertemente asentado en la zona.

21 Restaurante

La cocina de Ali digamos que se aleja bastante de lo que en general podéis encontrar en Zahara de los Atunes, es un concepto internacional basado en el producto y sobre todo en las cocciones y punto de los ingredientes, algo distante del monopolio del atún rojo y carne de retinta que reina en la zona.

Procedente de una familia italiana dedicada a la salumería de la mortadela, conoce el producto de cerca y en sus múltiples viajes alrededor del mundo siempre muestra interés por conocer lo autóctono en origen, ya sean una fiesta del cabrito en el Nepal o unos germinados en Holanda.

Creo que el menú en si, es bastante descriptivo, por lo que prescindiré de hacer mis habituales comentarios. Todos y cada uno de los platos aportan mucho sabor, texturas, calidad, decoración, algo que esperamos conociendo su background profesional y del que no nos extrañaría pudiese obtener una Estrella Michelín si estuviese ubicado en otra población, pongamos Marbella, por cercanía.

IMG_5452

IMG_5485

IMG_1900

IMG_5493

IMG_1904

IMG_1906

IMG_1909

IMG_5505

IMG_1918

IMG_1921

IMG_1925

IMG_1926

IMG_1930

IMG_1937

IMG_1941

IMG_1942

IMG_1945

Tal y como os comentaba antes, tras el servicio, Marina y Ali se sentaron conmigo en la terraza, disfrutando de algún espirituoso mantuvimos una animada charla de gastronomía y viajes  a la que se unió una encantadora pareja de pacenses. Aunque no teníamos música, ya os digo que la banda sonora fue de Sabina, …y nos dieron las dos y las tres, aunque nosotros hicimos un extended play hasta las cuatro y las cinco.

Cuando se está tan a gusto no existe el tiempo y por desgracia transcurrirá un año hasta la próxima, aunque espero acepten mi invitación y puedan añadir Asturias a ese listado de tierras que explorar, en busca de productos autóctonos.

Julio 2014 – Erase una vez, un renegado del balonpié…

CIMG6595

Me gustaría empezar este artículo dando las gracias a todos los amantes del fútbol, gracias a ellos he podido disfrutar de una cena maravillosa en un restaurante estupendo que tal parece hubiese reservado para mi solo.

La final del mundial de fútbol fue la ocasión elegida para acercarme al 21. Mientras media humanidad estaba frente a un televisor, mi estomago regateaba entre plato y plato y os garantizo que vivir en un constante fuera de juego da muchas satisfacciones. Poder charlar con el personal (Marina y Nadia) y cambiar opiniones con el chef en la cocina, como si estuviese en la de de mi casa, es una oportunidad que con una sala repleta resulta complicado.

Precisamente un alemán, Ingo, fue el que me recomendó este restaurante, así que me alegro por el ya que ambos disfrutamos esa noche, él con su copa de Campeones del Mundo y yo con una cena a la altura de una final mundialista.

CIMG6596

CIMG6599

El restaurante tiene una pequeña terraza que nos da la bienvenida con un par de exclusivas mesas. El interior resulta muy acogedor, unos techos altos inclinados y con una apertura cenital que nos permite contemplar las estrellas.

La madera predomina contrastando tonalidades castaño con techos y paredes blancas, una gran alacena preside la entrada, una antigua cámara de fotos llama la atención en una de sus esquinas y la frescura que aportan las plantas de gran porte y unas mesas decoradas con flores frescas aportando colorido. No soy ningún experto en decoración pero yo diría que se trata de una mezcla de estilo nórdico con colonial y toques marineros.

CIMG6600

CIMG6601

La carta esta presentada en un sobre, son pequeños toques de originalidad que valoro muy positivamente, dicen mucho de un lugar, significa que prestan atención al más mínimo detalle y para los que nos gusta el diseño reparamos en cosas como esta, al igual que lo hice con la colocación transversal del mantel de mi mesa.

El chef Ali Palmieri copropietario junto a Marina Azahara, hace honor a sus raíces aussi e italianas y en su carta podemos encontrar varios guiños a ambas cocinas. Precisamente el solomillo de canguro era uno de los platos que tuve claro que tenía que probar pero no tuve suerte y se había agotado, que le vamos a hacer, estas cosas pasan y lo que unos puedan ver como algo negativo yo lo valoro como una señal positiva ya que sin duda volveré en otra ocasión para saldar mi particular cuenta pendiente.

En esta ocasión hacer mi elección pese a la contrariedad del canguro resulto bastante sencilla ya que entre los entrantes, primeros y segundos su carta se compone de una docena de platos que cambian cada día 21, este dinamismo y adaptación al mercado de su carta nos garantiza frescura de productos sobre todo teniendo en cuenta que es un local que exceptuando el día loco de mi visita esta permanentemente lleno.

IMG_6945

Antes de que nos sirvan el primer plato me sirven un pan con mantequilla, lo que en otros lugares resulta un mero complemento en el 21 se convierte en arte, unos panes artesanales y unas mantequillas caseras de sal negra volcánica de Hawaii que conozco perfectamente por utilizarla mucho en mi casa y otra de especias marroquíes que tenía una potencia de sabor inaudita.

CIMG6603

Mientras espero por el entrante me sirven un aperitivo que se compone de una gamba , crema de almendra, aceite de vainilla, crumble de brioche, caviar negro y de aceite de oliva y germinado de lombarda.

CIMG6605

CIMG6606

Llega mi entrante de sardinas ahumadas sobre hojaldre comprimido, con tomate caramelizado, cebolla y aceituna negra. Sorprende el grosor de los lomos y sobre todo la mezcla de sabores.

CIMG6607

CIMG6609

Turno del foie fresco de pato de Saint Pierre du Mont con brioche casero y puré de leche quemada y dátiles. El punto del foie era perfecto y la combinación con el brioche crujiente recién hecho todo un acierto así como la decoración con el crujiente de patata violeta.

CIMG6612

CIMG6614

Rompiendo mi regla de oro de no comer ni arroz ni pasta para la cena me vi “forzado” a pedir el risotto con porcini, codorniz y trufa blanca. Quería comprobar esas raíces italianas y la verdad no me defraudo, muy cremoso, el arroz al dente, ese olor de la trufa blanca que inundaba mis pituitarias, la simulación del parmesano que era nuez de Brasil rallada, el crujiente brioche de tinta que servía de base a los muslitos de una codorniz en su punto hicieron mis delicias.

CIMG6617

CIMG6618

Ya que no cuadró el canguro no nos movemos de las antípodas y mi elección para el segundo plato fue un carré de cordero de Nueva Zelanda de 8-9 meses de edad, servido con puré de guisantes y espinacas, boniato y salsa de tomillo y lavanda. También llevaba una salsa demi-glacé y un crujiente de patata con lavanda.

CIMG6622

CIMG6623

Terminé con una tarta de almendras acompañada de helado de vainilla que estaba muy suave, no se me hizo nada pesada.

CIMG6631

CIMG6635

A parte del magnífico sabor de todos sus platos, la decoración de cada uno de ellos merece una mención destacada. Sin duda uno de los mejores sitios visitados en estas vacaciones, el equilibrio sería la palabra que mejor definiría este restaurante, no cojea por ningún lado y los que lo han catalogado en el Tripadvisor como el mejor de Zahara de los Atunes no están equivocados.

https://facebook.com/21Restaurante

Anuncios

3 comentarios en “21 Restaurante

    1. Se llama entrenamiento amigo mio jajajaja, preparación para las olimpiadas culinarias. En serio, ni yo mismo entiendo mi capacidad y eso que con los años ha disminuido. La suerte que estoy teniendo es que me ha debido cambiar el metabolismo y en uno de mis peores años en cuanto a deporte ser refiere me mantengo en los pesos mínimos conseguidos.
      Llama si vas al 21, muy pocas mesas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s