Archivo de la etiqueta: Sidra Trabanco

Casa Trabanco


Casa Trabanco

Casa Trabanco – Ctra. Lavandera – Gijón    Tlf985 13 64 62

Me vais a permitir que para esta ocasión les robe a nuestros vecinos cántabros el slogan y hable de Asturias Infinita, gustosamente les cedo momentaneamente una Cantabria Paraíso Natural, porque compartimos Parque Nacional y nuestra orografía y costumbres son muy parecidas.

Asturias Infinita, ¿por qué?, porque a pesar de ser un territorio bastante limitado en espacio, uno no da a basto para conocer tantos lugares interesantes que a priori pueden estar a un paso. Si a ello le unimos la gastronomía, resulta imposible conocer cada rincón por mucha fama que tenga.

Claro que he consumido muchas veces la Sidra Trabanco, quién no. Se trata de uno de los lagares más importantes de nuestra región, que lleva funcionando desde 1925 y que actualmente cuenta con dos centros, en Lavandera y Sariego.

Casa Trabanco

Basándose en la tradición vasca de las sagardotegis donde acompañan su sidra con unos menús donde el bacalao y los txuletones son protagonistas, en 1983 Samuel Menéndez Trabanco y Toñi Olmo, si experiencia en la restauración pero con el consejo de las abuelas, emprenden una aventura gastronómica que se ha convertido en referente.

En Lavandera comienza la época del mallado de la sidra y varios kilómetros antes de llegar, recorriendo las sinuosas carreteras del concejo, el intenso olor a manzana perfuma el interior del coche.

Llegamos con el atardecer bien entrado, se nota que los días se acortan y no pude hacer fotos de un entorno magnífico ya que nos ubicamos en una zona alta y las vistas son espectaculares.

La zona exterior combina tradicionales bancos y mesas de madera con una zona más moderna tipo chill out con unos excelentes butacones de plástico. A la entrada le han ganado un espacio de terraza que han cubierto convirtiéndolo en comedor.

Casa Trabanco

Entramos en la sidrería y comedor principal, una gran barra y un espacio con mesas corridas y bancos de madera, una ambientación muy acogedora plagada de fotos históricas. La iluminación es muy buena y a pesar de su calidez no convierte el espacio en algo lúgubre.

Mirando por las ventanas, en la parte de abajo hay una zona ajardinada que estaba cubierta por unas carpas transparentes, había una boda y el picoteo con un dj daba ganas de unirse a la celebración.

Se nos acerca un amable señor que nos invita a conocer la parte de abajo y a tomar un culin de sidra escanciado desde el tonel, se trataba del mismísimo Samuel. Un hombre encantador al que se le nota la pasión sidrera y amor por el negocio pese que ahora está regentado por sus hijas.

Samuel Menendez Trabanco

Hablamos de manzanos, sidra, denominaciones de origen, precio de la sidra…etc y nos enseño el comedor de abajo antes de que tomaran asiento los comensales del enlace, con todos los toneles sin duda lo hace un espacio más auténtico. Me hablaron de un tunel por donde pasaba el ferocarril y que ahora es parte de la bodega, algo pendiente y motivo suficiente para repetir visita.

Curiosamente, nuestra visita a Casa Trabanco fue con unos amigos vascos a los que devolvimos su hospitalidad en Orduña con la misma moneda, en aquella ocasión fuimos a una sagardotegia y ahora estábamos en una sidrería asturiana, mismo concepto pero a mi modo de ver mejor el asturiano en cuanto al ritmo y combinación de sidra con la comida.

Contar con camareros escanciando y no tener que levantarse mientras comes me resulta más agradable.

Para picar nos pusieron unos mini tortos con queso azúl, compota de manzana y nueces que estaban deliciosos.

tortos

Como entrantes elegimos un fuera de carta delicioso, un pastel de carne con queso de cabra y unas clásicas croquetas que alegrasen a los niños presentes.

pastel de carne

pastel de carne

croquetas

croquetas

La cebollas rellenas de bacalao resultaron fantásticas, tenían ese punto medio caramelizadas y con abundante relleno.

cebollas rellenas de bacalao

cebollas rellenas de bacalao

cebollas rellenas de bacalao

Llega el turno de los chuletones de vaca vieja, dos hermosas piezas de 1,4kgs que disfruté especialmente después de tiempo sin abusar de estos placeres, ensaladas, sopas frías y pescados marcaron el verano y ya iba siendo hora.

chuleton

chuleton

chuleton

chuleton

Para los postres elegimos el milhojas de hojaldre horneado al momento, relleno de arroz con leche requemado y acompañado de helado de canela casero.

milhojas de arroz con leche

Copa de crema de queso con coulis de mango, fue la otra elección.

crema de queso y mango

Esta primera visita a Casa Trabanco ha sido todo un éxito, me ha gustado mucho el entorno, el llagar, el comedor y la comida, sin duda a partir de ahora, cada vez que me tome una botella de Sidra Trabanco me sentiré transportado a su casa de Lavandera.

Anuncios

Lena by Jaime Uz


Lena by Jaime Uz – C/ Cervantes, 2   Villaviciosa       Tlf: 984 833 197

Me gustaría empezar este artículo con una estrofa de la canción Aguasanta de India Martínez, “Y si la vida te da limones, tú ponle tequila y sal.”

Me hacía mucha ilusión acudir a la puesta de largo de esta nueva sidrería en Villaviciosa el pasado 26 de marzo, pero el deber manda y la operación a mi madre de una piedra en el riñón, se convirtió en prioritaria.

El Aguasanta de los asturianos es la sidra, y el estrella Michelín Jaime Uz ha decidido darle un excelso protagonismo, el que se merece. Con una carta de sidras Denominación de Origen tan completa como arriesgada, a la que se unen destilados de manzana espumosos y las famosas sidras de hielo, convierten a esta sidrería gastronómica en el Nirvana de cualquier chigrero.

Aquellos limones me dejaron tres semanas a tequilas. Con la Semana Santa por medio, dos intentos de reserva fueron infructuosos, pero a la tercera fue la vencida, con premio incluido. Volver a reencontrarme con Jaime y poder cambiar impresiones del local y sus propuestas gastronómicas, redondeó una primera aproximación muy satisfactoria.

Lena es una sidrería que no cansa, está concebida para ser disfrutada muchas veces. Si la variedad de palos de sidra es única, su amplia carta no se queda atrás en platos tanto tradicionales, como en elaboraciones con sello Uz. Algunos de estos platos que ha trasladado a esta carta, son los mismos que lo encumbraran y dieran prestigio en su restaurante Arbidel de Ribadesella.

Cuando antes hablaba de riesgo, este ha de ser ligado con ambición y educación. Villaviciosa es uno de los municipios pertenecientes a la comarca de la sidra y se erige como la “capital manzanera de España”, aquí saben mucho de sidra pero como grandes consumidores, están preparados para querer pagar 3,30€ por D.O’s

La prosperidad y la exigencia nos llevan por caminos en los que “ya no vale todo”, se busca la excelencia y la distinción, y la sidra debe ir por el mismo camino de cualquier otro producto. Si nosotros no le damos valor, no seremos competitivos y puede acarrear la inviabilidad del modus vivendi de muchas familias que viven de la manzana.

Decimos que es cara una botella a 3,30€, pero pagamos 13€ por un vino mediocre. Somos cuatro veces más baratos y aún nos quejamos; acaso resulta una actividad lúdica recolectar manzana y convertirla en sidra en comparación con la uva. Yo he recogido mucha manzana y os digo que no era grato, lo hacía por dinero, ese mismo que hace que mucha manzana se pierda porque no compensa recogerla.

Lena, al igual que Gloria, la propuesta de sidrería casa de comidas de Nacho Manzano, va un paso por delante del concepto tradicional. La comida tiene tanta importancia como la bebida y aunque se deslicen platos típicos, tenemos la oportunidad de crecer gastronómicamente con propuestas y ejecuciones al más alto nivel.

Imagino que la nueva apertura ha creado mucha expectación en la villa, nada tiene que ver con El Roxu o Casa Leo, antiguos ocupantes del local sito en la calle Cervantes, 2. Supongo ya tendrá sus benefactores y sus detractores, pero con el movimiento turístico que tiene Villaviciosa, creo que la idea y apuesta de Jaime Uz cuajará y se consolidará como un reclamo turístico más.

Los escasos 40kms que separan Ribadesella de Villaviciosa permiten a Jaime multiplicarse y atender ambos negocios con la atención necesaria. De hecho el domingo llegó a Lena después de dejar encajado todo el servicio en Arbidel, algo que como clientes siempre agradecemos, porque por bueno que sea el discípulo encargado, se corre el riesgo de la despersonalización.

Hablemos de la imagen de Lena. Ya desde su logotipo en el que la L forma parte del tronco del manzano, se nota una imagen cuidada que trata de dar frescura con aires de modernidad. Esa modernidad con reclamo en forma calefactores de fuego provenientes de Dubai, origen de su socia en este proyecto Soha Nassahat, alguno no la ha entendido y cuando están apagados piensa que son unos grandes ceniceros.

Se han mantenido unos cuantos elementos del anterior negocio, me parece un acierto haber conservado el gran mural de hierro. La zona de sidrería se ve muy luminosa y el nuevo foco de atención se centra en una escultura de un manzano así como en los cuatro grandes ojos en forma de tonel encima de la barra, tras los que se esconde el restaurante.

A mano derecha, subiendo unas pequeñas escaleras nos encontramos con un gran espacio destinado a espichas o como ampliación del comedor. Los volúmenes de todo el local en conjunto son muy amplios, el más pequeño la zona que le han ganado al comedor de arriba pero que con las grandes cristaleras de los toneles proporciona unas vistas cenitales envidiables.

Merece también ser destacada toda la obra pictórica de grandes dimensiones que cuelga de sus paredes. No soy ningún entendido y desconozco los autores pero alguno con personajes orondos me recordó a Fernando Botero, otros muestran la abstracción y el cubismo.

Habiendo llegado con tiempo, mientras realizaba parte del trabajo fotográfico nos quedamos en la barra escudriñando los detalles a la vez que nos escanciaban una de Trabanco. De vez en cuando pasaban pinchoteo, me perdí un trozo de empanada de cecina y queso de cabra pero llegué a tiempo para el de carne guisada, caliente, relleno abundante y sabroso y hojaldre perfecto.

Ya en el comedor, el escanciado se realiza con uno de estos aparatos que han hecho mucho por la promoción de la sidra. Más restaurantes se han animado a tenerla en carta y en nuestras casas resulta tan necesario como un mortero.

Cambiamos de palo por El Santu, la D.O. de Sidra Canal, otro llagar Gijón, como el de Trabanco. Si queréis saber más de la composición y sus notas de cata, pinchar en los enlaces directos.

Cuando quieres probar todo, qué difícil se hace la lectura de una carta, por eso os dije que Lena es una sidrería para repetir. Comenzamos con unas navajas, un clásico de los menús de sidrería, lo que buscamos es que tengan buen tamaño, que no se pasen de punto y al final con buen producto poco más hay que decir o pedir.

Seguimos con uno de esos platos con sello Arbidel, el aguachile de vieiras. Un plato que enamora por sabor y por color.

Atún al momento, aliño balinés y cebolleta. Refrescante, con esos toques del sureste asiático como el aceite de sésamo nos transporta a otros continentes.

Los langostinos fritos sería un plato típico, con ese rebozo tan característico “a la gabardina”, pero en este caso el rebozo se parece más a una tempura aunque es más grueso. El tamaño de los langostinos es muy bueno y el acompañamiento de la crema de zanahoria y comino el toque que los distingue.

Finalizamos con la costilla de Angus con mole poblano. Cocción a baja temperatura hace que la costilla se despegue del hueso como mantequilla, ese aporte de grasa interior la hace deliciosa con una salsa de mole que acompaña muy bien.

Pasamos a los postres y qué señores postres. Sobre el papel serían dos clásicos de muchas sidrerías, pero nada tienen que ver.

El frixuelo relleno de queso, toffee caliente y sorbete de sidra es espectacular. Pequeños pero gorditos, nada de sábanas con medio bote de nata en spray y sirope de chocolate. El sorbete de sidra, magistral, sabe como a manzanas asadas, quizás lo hagan con sidra hielo Panizales o Valverán porque tiene un sabor muy marcado.

La tarta cremosa de queso y helado especiado es de las que sientan cátedra. Elaborada con cinco quesos, regada con una salsa de mango, la potencia de sabor enamora. Es como si hubiésemos pedido queso al postre, incluso seguí regándolo con sidra algo que cuando llegan los postres nunca hago.

Olvidaros de esas tartas de queso hechas con Philadelphia y mermelada de frambuesa o arándanos. Sabe mucho a queso y esta es la gracia, me recordó a otra muy buena hecha con Gamoneu, la de Güeyu Mar.

En mi charla con Jaime lo comentamos y me dijo que había pensado en rebajarla. Yo creo que sería un error, la gracia y distinción que la hace única es que sabe a queso. Si que le sugerimos permutar el sorbete de sidra a la tarta de queso y el helado especiado pasarlo a los frixuelos.

Recapitulando, no queda otra que felicitar a Jaime Uz por su nueva apuesta, poco más puedo agregar exceptuando el pensar en nueva fecha para repetir y abordar todo lo que me hubiese gustado probar. Villaviciosa está de enhorabuena, ahora es más capital de la sidra que nunca.

Nature


Nature_Chigre

Chigre Nature – C/ Comandante Vallespín, 5 – Oviedo   Tlf: 984 39 09 10

Cuando el Grupo Nature (Puebloastur, Hostería de Torazo, Hotel Los Lagos Nature, Los Arcos Catering, Sidrería Los Arcos y Restaurante El Halcón) decidió pujar fuerte por el lote de las cuatro variedades de quesos asturianos -Gamonéu del Puerto, del Valle, Beyos y Cabrales-, originarios de los Picos de Europa, que participaron y resultaron ganadores del certamen en Cangas de Onis sabía bien lo que hacía.

queso_Gamoneu

Esa repercusión mediática hizo que me enterase por el Telediario regional de la apertura del Nature Chigre, tuve que buscar y enterarme de que el nuevo local se encontraría en el bajo del Hotel Nature, en la calle Comandante Vallespín de Oviedo, el antiguo Hotel M que había cerrado en junio de 2013.

Ojo avizor ante las nuevas propuestas gastronómicas de mi ciudad, acudí al día siguiente a la inauguración y tras poco más de un mes desde que abriera sus puertas, me he convertido en cliente asiduo con no menos de 15 visitas.

El nombre en si resulta una paradoja para aquellos que aún tenemos grabada la imagen de lo que era un chigre, esto queridos lectores, es una sidrería de lujo en toda regla. Una decoración sumamente cuidada, se respira pulcritud por todas las esquinas, el servicio es joven, amable y atento, la sidra de primer nivel y su oferta gastronómica muy cuidada con marcado acento asturiano.

nature

En la planta de acceso nos encontramos con una gran barra donde en sus expositores lucía orgullosos los quesos vencedores. Al final de la misma, una gran campana extractora donde por las mañanas elaboran una gran variedad de pinchos. Cinco mesas altas talladas en madera, como si de pegollos de horreo se tratasen se combinan con unos taburetes en piel, tan cómodos que invitan a una charla prolongada con abundante sidra.

En parte de arriba tenemos un comedor bastante acogedor, pequeño y más sencillo del que nos encontraremos bajando las escaleras. Madera en paredes, sillas y vitrinas contrasta sus marrones con paredes blancas que se iluminan con lamparas colgante y apliques en acero inox pulido de estilo retro.

Entre Foncueva, Zapatero o Trabanco, dependiendo de la primera que me venga a la mente, la sidra es escanciada por el personal aunque cuando conseguimos mesa prefiero descargarles de trabajo y usar uno de sus magníficos escanciadores eléctricos que de no costar 200€ ya me habría hecho con uno para casa, me gusta mucho como espalman la sidra.

15060358_10154764303570972_204021624_o

Si no sois de sidra, la oferta cervecera no es espectacular pero podéis degustar la Roxa Astur, una blonde Ale de los gijoneses de Bayura Asturies Craft Beer, en la que por cierto, podían incluir el castellano en su etiquetado.

Roxa_Astur_Bayura_Asturies_Craft_Beer

Me gusta que de vez en cuando pasan unas bandejas con pinchitos, porque ya sabéis que la sidra hay que mearla y mejor con algo en el estomago. Mis favoritos los bollinos de chorizo y el croissant con cecina.

Antes de cada comida suelen servirte un aperitivo, estos son algunos de los degustados: pastel de oricios, pollo con bechamel, queso Gamoneu, cecina, ensaladilla rusa y crema de marisco, los dos últimos muy ricos.

14961514_10154741447180972_1118459990_n

15909113_10154959888830972_1695613173_o

Gamoneu_y_Membrillo

cecina

15053261_10154764303320972_1949491102_o

15064038_10154764298585972_205523075_o

Haré un recorrido por su carta en el orden que ellos tienen establecido, comenzando por Lo Frío y siguiendo por Lo Caliente.

La ensalada de bacalao ahumado y naranja natural está deliciosa.

ensalada_de_bacalao_ahumado_y_naranja

ensalada_de_bacalao_ahumado_y_naranja

Ensalada de queso de cabra, frutos secos y vinagreta de mostaza y miel. Resulta más clásica y por ello, de elegir, me quedo con la anterior aunque ambas resultan muy atractivas.

ensalada_de_queso_de_cabra_frutos_secos_y_vinagreta_de_mostaza_y_miel

ensalada_de_queso_de_cabra_frutos_secos_y_vinagreta_de_mostaza_y_miel

La ensaladilla rusa Nature me gusta por la abundancia de mahonesa aunque el toque de la remolacha más que por decoración, no me dice mucho.

ensaladilla_rusa_Nature

Lomos de sardinas marinadas, se sirven en una lata y es un plato divertido para compartir.

sardinas_marinadas

Pastel de oricios, puerros con mahonesa y chipirones no me acabó de entusiasmar.

pastel_de_oricios_puerros_mahonesa_y_chipirones

La tabla de embutidos de Naveda (cerca de Cabranes) utiliza ciervo y jabalí en alguno de sus embuchados que se complementan con cecina de León y lomo.

tabla_de_embutidos_de_Naveda

tabla_de_embutidos_de_Naveda

Tabla de quesos asturianos donde no faltan clásicos como el Gamoneu o el Afuega’l Pitu Roxu del Rey Silo.

tabla_de_quesos_asturianos

tabla_de_quesos_asturianos

La croquetas de jamón ibérico están muy sabrosas, buen empanado y una bechamel suave que se ve algo desmerecida por un exceso de grasas “buenas” del jamón.

croquetas_de_jamón_ibérico

croquetas_de_jamón_ibérico

La pota de mejillones al vapor resulta muy abundante y en esta ocasión, los mejillones salieron con un tamaño considerable.

mejillones_al_vapor

Los calamares fritos de potera son una buena ración, buen rebozo y calidad.

calamares_de_potera_fritos

calamares_de_potera_fritos

El pulpo a la parrilla con boletus y crema de patata tiene mucho sabor.

pulpo_parrilla_boletus_crema_de_patata

pulpo_parrilla_boletus_crema_de_patata

Un fuera de carta resultaron estas navajas a la plancha, algo pequeñas pero sabrosas.

navajas_plancha

navajas_plancha

El revuelto de sabadiegos, alcachofas y tortos de maíz me parece uno de sus mejores platos, no querréis compartirlo.

revuelto_de_sabadiegos_alcachofas_y_tortos_de_maíz

revuelto_de_sabadiegos_alcachofas_y_tortos_de_maíz

Huevos, patatas y probe. Este último es un tipo de morcilla que en la zona del oriente asturiano se conoce como pantrucu o emberzado.

huevos_patatas_pantrucu

Cachopo Nature con crema ligera de Cabrales y jamón. Rebozado en panko, buen tamaño, nada grasiento, buena carne pero para mi gusto personal con exceso de relleno y el Cabrales me aparta un poco de esa mezcla de sabores que nos suele dar el cachopo con un queso de tipo cremoso y fundente.

cachopo_Nature

cachopo_Nature

cachopo_Nature

cachopo_Nature

El secreto ibérico con asadillo de pimientos y patatas panadera estaba delicioso, con el punto perfecto de la carne.

secreto_iberico

secreto_ibérico_con_asadillo_de_pimientos_y_patatas_panadera

Finalmente el gochín Asturcelta con piña asada y ensalada de frutos rojos me resultó francamente bueno. Totalmente deshuesado, cocinado a baja temperatura, es pura mantequilla con esa proporción ideal de grasa y una costra crujiente. La combinación de frutas le va estupenda y lo potencia.

gochín_Asturcelta_con_piña_asada_y_ensalada_de_frutos_rojos

gochín_Asturcelta_con_piña_asada_y_ensalada_de_frutos_rojos

El lomo bajo de vaca asturiana con croquetas bravas, resultó un poco pasado de punto, debería haber advertido que me gusta casi crudo.

lomo_bajo_ternera_asturiana

lomo_bajo_ternera_asturiana

El arroz con leche requemado fue finalista de un concurso, con todo merecimiento.

arroz_con_leche

Por diferente y sabroso, destaco la galleta de avellanas y escanda con crema de Afuega’l Pitu. Se acompaña de un sorbete de manzana que tiene una acidez que contrasta estupendamente con lo dulce, no se hace empalagoso, vamos, el tipo de postres que me gusta.

galleta_de_avellanas_ y_escanda_con_crema_de_Afuega'l_Pitu

galleta_de_avellanas_ y_escanda_con_crema_de_Afuega'l_Pitu

Dentro de todos los helados caseros, me quedo con este de frambuesa silvestre.

helado_frambuesa

helado_frambuesa

Aunque pueda parecer lo contrario, aún quedan unos cuantos platos calientes por probar, pero a este ritmo los acabaré pronto y les reclamaré un cambio de carta. Ya sabéis que me gusta hablar con conocimiento de causa y suelo hacer comandas extensas o varias visitas, en el caso del Nature Chigre poco más puedo aportar tras este recorrido exhaustivo.

Mi recomendación es que le hagáis una visita y si es a la hora de comer, mucho mejor, así me dejáis más sitio por las tardes porque la voz ya se ha corrido y a ciertas horas toca estar de pié.

Editado 29/01/2017

Para cerrar el círculo de este extenso artículo me faltaba por probar uno de sus menus diarios, concretamente este fue el de un jueves, día en que se encuentra hasta los topes porque ofrecen pote asturiano.

El menú se compuso con la elección entre un salmorejo, fresa y tataki de atún o pote asturiano de berzas. De segundo un bacalao con pisto y verduritas o caldereta de jabalí y para el postre aunque sólo ofrecían tocinillo de cielo, a mi madre le ofrecieron un helado artesano, en este caso eligió el de chocolate.

El pote, para mi gusto personal, le faltaba algo de berza pero con la escasez de lluvias imagino que esto no es tan fácil de conseguir. El bacalao era fresco, bueno pero con la obvia diferencia de texturas respecto del deshidratado salado. La caldereta estaba muy rica y el tocinillo, superior.

salmorejo_fresa_tataki

salmorejo_fresa_tataki

pote_de_berzas

pote_de_berzas

bacalao_con_verduritas

caldereta_de_jabali

caldereta_de_jabali

tocinillo_de_cielo

helado_de_chocolate

La verdad, es que por 13€ no se puede salir mejor comido.

El Recreo de Las Caldas


img_4136

El Recreo de Las Caldas – C/ El Recreo, 53 – Las Caldas    Tlf: 985 798 436

Que nombre tan hermoso para un restaurante, resulta tan evocador que seguros os resultará imposible no viajar a vuestra infancia y recordar aquellos momentos tan felices que vivíamos acompañados de nuestros amigos y nuestra inocencia.

Mis recuerdos del recreo en el Colegio San Ignacio comenzaban y se terminaban con una desagradable sirena carcelaria, cinco minutos antes ya nadie prestaba atención a lo que decía el profesor y cuando sonaba salíamos en estampida para coger aquella canasta o portería mejor.

Acercarse a este pequeño restaurante de Las Caldas puede convertirse en un episodio digno de aquellas épocas si lo combinamos con una visita al Real Balneario de Las Caldas Villa Termal. Ya sea haciendo un circuito por el spa o simplemente acudiendo a su magnífica piscina, no hay mejor manera de complementarlo antes o después con una buena comida.

las-caldas

El pasado verano hice este plan tres veces y la verdad que cuando aprieta el calor, ahí abajo se siente con mucha más fuerza. Pero es un plan del que podréis disfrutar en cualquier estación, incluso si sois valientes nada mejor que complementarlo con un poco de deporte en bicicleta, corriendo, patinando o caminando por la senda verde hacia Fuso de La Reina.

Aunque disponen de una amplia terraza, tiene su temporada. Si no estuviese montada, siempre podréis ubicaros en alguna mesa que tienen en el exterior, si el tiempo lo permite, claro está.

img_7426

Aunque beber sidra es a temporal, con el buen tiempo entra mucho mejor y tomársela de aperitivo o continuar con ella durante la comida, saciará vuestra sed y abrirá vuestro apetito.

img_4105

El aspecto exterior y el interior no tienen mucho que contar, no existen grandes detalles arquitectónicos ni decorativos, parece lo que es, un bar-casa de comidas de pueblo. Ojo, lo digo con el mayor de los respetos, me encanta la tradición, la esencia de las cosas de antaño.

el-recreo

La carta no es muy extensa, ni tampoco la necesitamos, pero todo lo que encontrareis es de buena calidad y buena factura. Sin ser platos de diseño tampoco es de los sitios en los que dejan caer la comida en el plato.

Comenzamos con una ensalada mixta, sencilla, sabrosa y bien nutrida de atún.

img_7431

img_7434

Las croquetas caseras de jamón son muy, pero que muy cremosas casi llegando al punto líquido.

img_4607

img_4612

Fuera de carta, uno de los días, tenían este pulpo a la parrilla con puré de patata. Ambos puntos perfectos y eso que soy muy exigente con el pulpo y las texturas del puré. Abundancia de pimentón que a mi me resulta imprescindible.

img_4112

img_4114

En temporada podréis degustar el rollo de bonito, un clásico de la gastronomía asturiana durante el verano.

img_7435

img_7438

Con las carnes se ve que tienen una sensibilidad especial y por defecto tienden a ponerlas al punto, algo que se agradece y advierten de antemano.

La hamburguesa de buey es de las de formato pequeño (en apariencia), pero gruesa y extremadamente tierna y jugosa. La acompañan de una cebolla caramelizada en su interior, no tiene queso. Se completa con unas patatas fritas y un poco de verde.

img_4149

img_4146

img_4127

El entrecot de buey no requiere mucha explicación, basta con ver las fotos para salivar.

img_4616

img_4617

img_4618

La croca de ternera o falso solomillo son unas cortes que podríamos asimilar a unos escalopines de calidad.

img_7427

img_7428

Con los postres no me prodigué y tan sólo os puedo ofrecer este apetitoso helado de turrón.

img_4629

Ya estoy deseando que vuelva a sonar la sirena para volver al Recreo porque me lo paso muy pero que muy bien y me apetece mucho seguir jugando con su carta y si el tiempo lo permite darme unos chapuzones e incluso roncar como un jabalí en mis siestas de hamaca.