Archivo de la categoría: Ribera de Arriba

El Alto – Casa Carmen


El Alto – Casa Carmen   –  El Alto del Caleyo, 1 – Ribera de Arriba   Tlf: 985 796 023

El lunes pasado me entro un ataque de nostalgia, quizás sea la cercanía de un nuevo cumpleaños o la búsqueda de sabores que han dejado huella. El plan original fue buscar el restaurante La Antoxana, donde preparaban una setas a la parrilla difíciles de olvidar.

Ya sabía que habían desaparecido de su ubicación en Argame, detrás de la gasolinera, pero tenía noticias de que se habían ido unos kilómetros más allá y buscando en Google me los localizaba en La Ara, en el concejo de Riosa. La búsqueda fue infructuosa y he de reconocer que decepcionante.

Como no me iba a quedar sin mi particular revival, deshice lo andado y me dirigí a El Alto, también conocido como Casa Carmen. Se trata de un restaurante de carretera, de toda la vida, situado en el Alto del Caleyo a escasos minutos de Oviedo en dirección Mieres por la antigua carretera.

Hace treinta años era uno de los lugares favoritos de mi pandilla, solíamos desplazarnos entre 15-20 amigotes para disfrutar de su parrilla, hoy en día ya no la manejan y me quedé sin uno de sus chuletones con el que fijé mi nuevo destino.

En el exterior disponen de una terraza cubierta que hace años no existía, una estructura de madera con cubierta a dos aguas que imagino se vieron forzados a construir tras la maldita ley anti tabaco pues el restaurante es muy amplio y ya contaba con tres amplios comedores.

En menos de media hora me había frustrado dos veces y cuando piensas que tienes el día aciago, sorpresas te da la vida. Unas gambas al ajillo para abrir boca y un cachopo fueron los platos elegidos.

Seguro que más de un cachopo pedimos en su día, pero no lo recordaba. En aquella época no existía este fulgor mediático del que intentan convertir en nuevo santo y seña de la gastronomía asturiana, el cachopo se pedía porque era grande, fácil de compartir y barato.

El que nos ocupa lo sirven con dos salsas disponibles: la española, que es una clásica salsa de carne; y la del archiduque, que es una salsa hecha con champiñones y un ligero toque de pimienta negra.

El cachopo tiene un tamaño considerable sin convertirse en una aberración XXL, el filete de ternera es bueno y no está sobre cocinado. En vez de utilizar dos filetes lo hacen con uno al que le dan una doblez para sustentar el abundante relleno, particularmente esta técnica me gusta menos porque la parte del doblez nos rompe la homogeneidad del bocado.

 

El relleno tiene abundancia de queso y de buen jamón, resulta muy jugoso por si mismo, sin la necesidad de añadir ninguna salsa. El empanado es fino y muy crujiente, muy acertado ya que no cansa. Las salsas me gustaron y si tuviese que quedarme con una, la del archiduque gana por goleada.

El salseo ha de hacerse poco a poco, en cada bocado elegido, de lo contrario perderéis la textura crujiente. Se acompaña con unas excelentes patatas fritas.

Hasta aquí puedo escribir, no hubo hueco para el postre. No puedo hablaros de otras elaboraciones pero con este excelente cachopo creo que es suficiente para recomendar su visita.

A la tercera fue la vencida y el objetivo revival se superó con éxito, eso si, si alguno conoce la ubicación exacta de La Antoxana le agradecería la información.

Anuncios

Casa Cristina


IMG_1213

Casa Cristina – La Pruvía, s/n – Tellego (Ribera de Arriba)      Tlf: 985 796 251

Me hace especial ilusión escribir este artículo porque en el se encierran recuerdos imborrables de juventud y ha sido la constatación de que los viejos rockeros nunca mueren.

Corrían finales de los años ochenta cuando mi pandilla de amigos empezamos a estar motorizados. Eran días de desfogue y desenfreno, la irreverente juventud daba con nuestros huesos en infinidad de lugares cercanos a Oviedo donde nos desplazábamos cada fin de semana con el propósito de acabar con las existencias en cocina y bodega. Eran otros tiempos y un 0,8 de alcoholemia estaba dentro de la legalidad y no era impedimento para disfrutar sanamente de un fin de semana.

Con los años todo ha cambiado y creo que mucho negocio de hostelería se ha resentido. Nosotros mismos somos claro ejemplo, ya que ahora, rara vez salimos de Oviedo a cenar, y realmente lo echo mucho de menos. Variedad y buen hacer en menos de 10kms a la redonda sobra en el entorno de la capital del Principado además de encontrarnos inmersos en plena naturaleza.

IMG_1246

Tanto han cambiado las cosas que en mi reciente visita tuve una discusión referente a los horarios de apertura. En Casa Cristina ya no se dan cenas desde hace muchos años, lo defendía a capa y espada y la propia Cristina se encargó de darme la razón. Fin de la discusión, tenía razón y parece ser que muchos años de navegante. ¿En serio soy tan mayor?.

Cuando fijamos Casa Cristina para una comida de trabajo sentí gran alegría, tenía muchas ganas de volver. El lunes me extraían las muelas de un juicio que nunca he tenido. Tres del tirón y mucho miedo en el cuerpo hacían presagiar una lenta recuperación, sin embargo en menos de 48 horas pude disfrutar de esta experiencia al completo con los excesos de antaño.

En el concejo de Ribera de Arriba, pasada la térmica, giramos a la izquierda si venimos de Oviedo y en 1,5kms. llegamos a Tellego dejando atrás una preciosa curva que le mete un buen mordisco al desnivel. Casa Cristina no tiene pérdida, una casa de piedra con una buena terraza ajardinada y unas pérgolas que en verano nos protegerán del sol sin que se nos caliente las más que seguras botellas de sidra que beberemos antes de comer.

IMG_1211

Entramos por un lateral y nos encontramos con un amplio comedor y una barra a media utilización pues hay unas mesas emplazadas contra la misma. Otro pequeño comedor privado completa su capacidad y aunque se está estudiando una ampliación se me antoja escaso para el volumen de gente que se mueve. Un miércoles cualquiera de un frío invierno y allí no cabía un alma más.

IMG_1214

IMG_1212

Cristina Buznego es el corazón del negocio familiar y parece que los años no pasen por ella, está igual que como la recordaba. Su hija Rosa ha heredado esa sonrisa permanente y un trato con el cliente que nos hace sentir como si fuesemos a comer a casa de nuestra madre o a visitar a la abuela en el pueblín.

IMG_1215

Como ya os comenté antes, solo sirven comidas y la reserva se hace necesaria. No es recomendable aparecer por sorpresa, oler esos guisos y tener que marcharse por donde hemos venido puede ser un golpe muy fuerte para la moral.

La cocina que nos encontraremos es la propia de una guisandera, platos elaborados con mucho mimo y oficio. Una materia prima de excelente calidad, “de casa”, embutidos de elaboración propia o de otras casas de confianza.

Un menú con 3 primeros, 3 segundos y algún postre más a elegir. Sin duda, lo mejor, es ser un grupo nutrido para poder probar todo. Con hambre no vais a quedar y en caso de que no os llegue seguro que Cristina os ofrece un poco más.

Fabes con almejas. No las probé porque no me da más por ellas, manías mías, o fabes o almejes pero juntas no me gustan.

IMG_1220

Vaya problema, ¿no?, en absoluto. Dos platazos de un pote de berzas bien ligado con un excelente compango no me hacen sentirme culpable por no probar las fabas con almejas.

IMG_1223

IMG_1218

IMG_1225

Un clásico de Cristina, su famoso pitu de caleya. Tal y como lo recordaba, esto si esta rico y no un simple pollo. De lo que se come se cría, de ahí la gran diferencia entre uno y otro.

IMG_1232

El cordero guisado parece mantequilla, los huesos quedan totalmente limpios sin esfuerzo, la carne se despega sola.

IMG_1234

El bacalao se desmembra en unas magníficas lascas.

IMG_1229

Arroz con leche muy cremoso, tarta de queso o frixuelo relleno de compota de manzana son algunos de los postres que rematarán a la perfección una comida que a buen seguro os animará a echar una buena siesta.

IMG_1240

IMG_1235

IMG_1237

Recordar viejos tiempos y tener la sensación de que nada ha cambiado es la mejor señal de que en Casa Cristina se siguen haciendo las cosas bien. Espero que no pase tanto tiempo hasta mi próxima visita, sería imperdonable.

https://www.facebook.com/pages/Casa-Cristina/182245925121054