Archivo de la categoría: CANTABRIA

La Cabaña


IMG_4061

La Cabaña – Paseo Marítimo s/n  – Playa de Ris – Noja (Cantabria)   Tlf: 942 630 941

La verdad que me resulta raro comenzar este artículo advirtiendo que el continente supera al contenido, sin embargo todo depende del prisma, el enfoque o las expectativas que se pongan sobre las cosas.

Cuando visitas La Cabaña, simplemente por el enclave ya es un sitio al que todos queremos ir. ¿Quién es capaz de renunciar en Noja a unas placenteras vistas sobre la Playa de Ris disfrutando de una cerveza?.

IMG_4064

Nos encontramos ante un chiringuito de playa que poco a poco va experimentando cambios con la nueva dirección. Tratan de conseguir un ambiente chill out al que aún le quedan unos cuantos matices, las sillas de aluminio no ayudan mucho pero todo es cuestión de tiempo, porque tienen una base sólida para trabajar.

La Cabaña

Hemos de tener claro que no estamos ante un restaurante al borde del mar, ese sería un enfoque diferente que quizás los dueños no quieran dar. Buscamos un sitio afable donde sentarnos a picotear algo y aplacar nuestra sed en los días cálidos.

Un punto que si me gustaría destacar fue la amabilidad y profesionalidad del servicio. Sin duda unos camareros agradables hacen que nos sintamos cómodos y por desgracia en nuestro país es una profesión que con los años ha perdido muchos enteros, sobre todo en lugares masificados como puedan ser los locales costeros.

Platos combinados, pizzas, hamburguesas, sandwiches y raciones es la oferta gastronómica. En nuestro caso optamos por las raciones para compartir pero cuando vimos salir una de sus pizzas a todos se nos fueron los ojos por su buena pinta.

Ensalada mixta, rabas, chorizo a la sidra (vasca) cambia mucho el sabor respecto a la asturiana, morcilla de Burgos, pimientos del Padrón y unas patatas tres salsas. Sin grandes alardes pero todo estaba muy correcto.

IMG_4084

IMG_4087

IMG_4090

IMG_4095

IMG_4081

IMG_4080

Anuncios

Las Olas


IMG_4043

Las Olas – Paseo de Trengandín, 4 – Noja – Cantabria   Tlf: 942 630 036

Las escapadas de fin de semana muchas veces nos cunden más que unas vacaciones, intentamos condensar muchas actividades en un breve periodo de tiempo y el resultado suele ser un alto grado de satisfacción.

Cuando un grupo de amigos me propuso acercarnos hasta Noja, no dude en apuntarme. Con el verano a punto de entrar, nada mejor que visitar un lugar con magníficas playas, aunque la previsión del tiempo no era muy halagüeña. El bañador y la toalla siempre me acompañan, porque el Cantábrico siempre es impredecible y al final algunos de ellos, poco precavidos, tuvieron que ver como disfrutaba de una jornada playera.

El lugar elegido fue Las Olas, un hotel-restaurante a pié de playa. La habitación cumplió su función, modesto, limpio, céntrico y con una terraza con vistas a la playa. Poco más pido teniendo en cuenta que pasaré la mayor parte del tiempo fuera.

Un detalle que realmente me gustó, es que disponen de una ducha con toallas para asearse después de ir a la playa, si es que ya hemos hecho el check out.

Las Olas

El hotel tiene un restaurante con unos grandes ventanales practicables que nos acercan más, si cabe, a la playa. Quizás esto haya sido lo mejor, ya que en el aspecto gastronómico no quedé nada satisfecho y puede que la culpa fuese nuestra basando la cena en sus “tablas” o parrilladas de marisco y pescado.

IMG_4016

Seguro que en algún sitio estas parrilladas están de muerte pero habitualmente es un concepto del que suelo huir, bajo el “engaño” de que son ideales para compartir y probar un poco de todo me da la sensación que la mayoría de las veces son muy batalleras y se nutren de una fachada escénica.

IMG_4023

Se complementaron con unos mejillones que no eran muy grandes pero la salsa estaba para mojar pan sin parar.

IMG_4012

También se pidió una ración de costillas que me pareció bien escasa.

IMG_4019

La tabla de pescados de entre las dos fue la que peor nota se lleva, poco pescado y mucho periférico de distracción.

IMG_4017

IMG_4018

IMG_4024

IMG_4027

En los postres probamos tres tartas y ninguna entusiasmo. El concepto carrito es muy visual y acabas “picando”, pero hay productos que mejor están en la nevera.

IMG_4030

IMG_4032

IMG_4033

Al Sur de Noja


Al Sur de Noja – C/ de los Cuadrillos, 3,  Noja – Cantabria    Tlf: 942 631 846

Tras casi seis años sin visitar la bonita villa cántabra de Noja, desde que hiciese parada tras un concierto de Mark Knopfler en Bilbao, he vuelto a reencontrarme con sus maravillosas playas.

IMG_3984

Por suerte aún estamos en temporada baja y el aluvión de turistas vascos todavía no ha desembarcado y resultó más fácil conseguir sitio en cualquiera de sus numerosos restaurantes.

Muy cerca del centro, os encontrareis con esta casona de tres plantas que respira ocio por los cuatro costados. Amplias zonas exteriores para tomarse el vermú o una copa nocturna, en un ambiente chill out podremos además saciar nuestro apetito con una variada carta.

Collage

En las plantas superiores podremos tomar el café o empezar la fiesta nocturna de una manera relajada en cualquiera de sus llamativas butacas. En la planta intermedia disponen de una barra de bar.

Sorprendentemente y tras un vermú muy largo, con gran amabilidad, a las 4 de la tarde aún nos fue posible quedarnos a comer. Como veréis, en mi grupo de amigos no le hacemos ascos a la casquería.

Empezamos con una ensalada que visualmente ya supone un reclamo. Parece una montaña donde el verde esta cuidadosamente cubierto por lonchas de jamón y virutas de foie. Estaba rica, era muy abundante y el único pero que le pongo es el aliño. No me gusto nada que el aceite, vinagre y sal viniese estuchado, es un detalle nimio, pero me da la sensación de restaurante fast food y no cuesta tanto tener unas vinagreras y un salero.

IMG_3877

IMG_3888

IMG_3894

Mollejas, manitas de cerdo y albóndigas, un triunvirato que no siempre triunfa pero del que salió bastante airoso.

IMG_3879

IMG_3890

IMG_3901

IMG_3918

IMG_3896

IMG_3907

En el norte se comen buenos chuletones, hay que sacar partido a nuestra ganadería. Siempre resulta un buen plato para compartir, aunque sea difícil dar con el gusto de todos en cuanto al punto. En esta ocasión por calidad de la carne aguantó bien y resultó muy jugosa aunque yo la hubiese pedido menos hecha.

IMG_3923

IMG_3919

IMG_3937

IMG_3941

Aunque los postres no sea mi parte favorita de la comida, pedimos unos cuantos y todos eran magníficos. De entre la cuajada, flan, tarta de caramelo, me quedo con la de queso, una base hecha con sobaos me pareció prodigiosa.

IMG_3949

IMG_3961

IMG_3962

IMG_3956

IMG_3959

IMG_3944

IMG_3952

El tiempo acompañaba y como quiera que casi eran las 6 de la tarde, los cafés y una ronda de espirituosos fueron disfrutados al sol, en la terraza.

La Folía


IMG_8889

La Folía – Avda. de los Soportales, 7   –  San Vicente de la Barquera    Tlf: 942 711 034

Corría el año 1942 cuando medio mundo se estaba peleando en la Segunda Guerra Mundial y alguien en San Vicente de la Barquera decide abrir un negocio de hostelería ajeno al conflicto y a la hambruna generalizada.

Ahora vivimos restricciones y cuotas de pesca impuestas por la UE, pero en aquellos años la despensa del Mar Cantábrico proveía de abundantes reservas a los pueblos costeros, siempre habría alguna sardina o molusco que llevarse a la boca.

Gastronómicamente no puedo cantar muchas excelencias, supongo que esas las reservaré para cuando visite Annua en la misma localidad, pero si os puedo hablar de la amabilidad, disponibilidad, cercanía, y trato inmejorable de un local honesto.

Fue una visita no planificada, caímos por casualidad y bajo el reclamo de un toldo que reza Sardinas Asadas –  Rabas. El temporal de nieve viniendo de pasar un fin de semana en Madrid hizo que no me arriesgara a pasar por la Autopista del Huerna y diera cierto rodeo yendo por Valladolid y Cantabria.

Las condiciones de la carretera por Reinosa confirmaron que mi elección había sido la correcta, trapeaba pero el viento hizo que no cuajase demasiado en la carretera. Alcanzada casi la costa a la altura de Torrelavega ya sabía que llegaríamos hasta Oviedo así que tocaba pensar en comer.

Era tarde y a las 16:30 – 17:00 hubiese sido una quimera pensar que en territorio astur nos hubiesen dado de comer en un frío y lluvioso domingo. En San Vicente no tuvimos ese problema, en la Folia, el primer sitio que nos llamó la atención nos acogieron de maravilla con un servicio ultra rápido, os garantizo que no sirven tan rápido ni en un burger.

Ubicada en los soportales la reconoceréis por sus azulejos pintados. El interior es sencillo pero muy luminoso. Su nombre procede de La Fiesta de La Folía que se celebra el segundo domingo después de Pascua con una procesión marinera que exalta a la Virgen de la Barquera.

La Folia

Cantabria y su costa es sinónimo de anchoa así que cayeron unas junto con unos buenos mejillones albinos, unas rabas, chipironcitos y unas navajas que eran algo ruinas pero abundantes.

IMG_8867

IMG_8869

IMG_8870

IMG_8873

IMG_8880

IMG_8882

IMG_8885

IMG_8886

IMG_8877

IMG_8879

La comida cumplió su función, sin alardes, pero como os he comentado la mejor parte se la llevó el trato recibido y este es un punto muy a tener en cuenta en la elección de cualquier restaurante.

Hotel del Oso


CIMG3599

El 1 de mayo transcurre sin pena ni gloria y estoy disfrutando del Puente pero no como debería así que mi culo inquieto me dice que abandone la poltrona y haga algún plan digno de ser recordado y esta fue la gestación de mi escapada al Hotel del Oso, una visita relámpago a Cantabria Infinita.

Una llamada tardía para confirmar reserva para comer lo arregló todo, no fuese a desplazarme en vano ya que hay una tirada curiosa y a parte de disfrutar de las hermosas vistas de los Picos de Europa mi cometido era disfrutar de la buena gastronomía cántabra.

Han pasado 3 años desde mi última visita y ya iba siendo hora de regresar a un lugar que frecuento desde hace al menos 35 años, recuerdos imborrables que necesitan ser actualizados de vez en cuando.

Como mi mesa estaba reservada para las 13:15 ya que hasta las 16:00 no tenían más libres tuve que madrugar para disfrutar de mi escapada en todo su esplendor. Hora de salida 8:15 y con suerte un par de horas por delante, dejamos la Asturias de su peor versión, ese gris mortecino con constante amenaza de agua para encarar los cielos despejados que el macizo de los Picos de Europa caprichosamente retiene según sople el viento.

Llevo una hora de viaje y resulta imprescindible terminar de despejar, que mejor manera que un café rápido con una corbata en Unquera, se avecinan curvas y mejor ir con el estomago asentado.

Por esos caprichos geográficos y fronterizos volvemos a pasar de Cantabria a Asturias, de Panes rumbo a Potes por el Desfiladero de la Hermida. Sin duda una carretera para valientes, pero para los que ya no somos novatos y nos gusta conducir cada curva enlazada es puro disfrute yendo acompañados en todo momento por el río que unas veces llevamos a nuestra izquierda y otras a derecha jalonado por inmensas rocas esculpidas por la erosión.

IMG_0200 IMG_0201 IMG_0210

El primer tramo lo hago sin apenas trafico y una parada en el mirador del salmón nos permite tomar conciencia de lo mágico que resulta este paraje, quizás el timing no fue el adecuado ya que después tuve que sufrir la caravana tras uno de esos autobuses del Imserso.

Llego a Fuente Dé con el mismo entusiasmo de la primera vez, el trayecto en teleférico resulta excitante, nos esperan menos de 4 minutos para alcanzar la cima pero previamente y a pesar de que las taquillas abren a las 10 y tan solo pasaba media hora tuve que hacer unos 45 minutos de cola previo abono de 16€ de viaje ida y vuelta.

IMG_4653

Catalanes, gallegos, argentinos serían los que me acompañarían en cabina con capacidad reducida a 20 personas, esa cola es una mini Naciones Unidas que te permite charlar con unos y otros cambiando experiencias.

Son muchas las veces que he subido, hoy la climatología parece que me iba a respetar pero en mi recuerdo queda una ascensión en plena tormenta con aparato eléctrico y un viento que mecía la cabina a su antojo.

Vamos a 36kms por hora pero cuando a mitad de recorrido nos cruzamos con el que baja da la sensación que nos adelanta un formula 1, son solo sensaciones pues lleva la misma velocidad pero como sabéis las velocidades se suman y es puro efecto óptico. Nos acercamos y una gran peña nos saluda como queriendo decir “entráis en mi territorio”, parece que a la cabina le cuesta subir y lo hace casi en vertical a la par que ralentiza para la llegada.

CIMG3576

Una vez arriba tan solo nos queda disfrutar de las vistas, y la primera parada es el mirador volado de rejilla que nos da sensación de estar suspendido en el vacío. Necesito que alguien inmortalice ese momento y curiosidades del destino doy con una pareja andaluza, me aventuro con su acento y los ubico en Granada, casi me dice la chica, de Jaén, de donde? fue mi pregunta, Linares y Ubeda, coño!!!!! pero si yo soy medio de Cazorla. Mira tú que no habría gente allí, lo que son las cosas.

CIMG3582

Un paseo por las cumbres, pisar nieve, unas fotos, un poco de meditación y las pilas mentales quedaron recargadas, era hora de bajar y ponerme las pilas estomacales.

CIMG3595 CIMG3585 CIMG3588

El Hotel del Oso se encuentra en Cosgaya un núcleo poblacional bastante pequeño y precisamente eso lo hace idílico, uno de esos hoteles con encanto. Ha crecido mucho desde cuando estuve por primera vez, un pequeño hotelito que era atravesado literalmente por un gran árbol que habían integrado en su construcción, una bolera donde jugar con mi padre, una iglesia donde intentar tocar las campanas.

IMG_4690

Justo en la otra margen del río se encuentra el “nuevo” edificio donde nos recibe un gran San Benardo bonachón que no desaprovecha un rayo de sol para dormitar siempre que los traviesos niños le dejen, todo un emblema del lugar, actualmente debe ser el tataranieto.

CIMG3597 CIMG3603

La construcción es la típica de la zona, mucha piedra y madera que aporta esa calidez rural, salones con chimenea, piscina, cancha de tenis y sobre todo un restaurante donde sentirse culpable que es a lo que he venido, cual masoquista vengo en busca de remordimientos con los que pelearme en el próximo pesaje.

CIMG3602

El servicio derrocha amabilidad, y la sonrisa permanente de cada una de ellas te hace sentirte muy a gusto. Algunas de ellas son segunda generación y me atrevería a decir que alguna hasta tercera aunque de la primera la la última se mantienen igual de lozanas.

CIMG3607

Pasan los años y me da la sensación de que cada vez como menos aunque para el común de los mortales no lo parezca, por eso y pensando en el viaje de vuelta la opción de medias raciones para un viajero solitario resultan muy apropiadas si queréis probar variedad.

IMG_4702

No tuve mucho que pensar, todo es excelente pero sin duda mi objetivo era una sobredosis de Liébana en vena.

Para picar media de borono, una especialidad de la matanza de la zona, parecido a la morcilla y que en el centro lleva el alma de borono, un corazón de grasa de cerdo. Viene acompañado de unos gajos de manzana asada que sin duda ayudan en la ingesta y suavizan el conjunto.

CIMG3608

La sopa de cocido es irrenunciable independiente de cualquier época del año en que nos encontremos. Tiene una intensidad de sabor que resulta adictiva así que no tuve más remedio que acabarme la fuente.

CIMG3615 CIMG3616

Había llegado la hora del cocido lebaniego, media ración fue más que suficiente ya que como veis en las fotos los garbanzos reyes de este cocido vienen acompañados por un extenso séquito, a saber: chorizo, repollo, relleno, jamón, tocino, grasa de cerdo…Cualquier palabra que emplee sobra para describirlo, lo mejor es que hagáis una escapada y lo comprobéis por vosotros mismos y si podéis hospedaros una siesta agradecerá vuestra digestión.

CIMG3621   CIMG3623   CIMG3618

Para terminar nada mejor que media tabla de quesos surtidos del Valle de Liébana entre los que destaca el ahumado de Áliva que recuerda mucho al ahumado de Pría asturiano. También me gusto mucho el fresco, tipo requesón mezclado con la mermelada.

CIMG3629

Rematé con unos dulces de cortesía que fueron el punto y seguido ya que sin duda volveré pero la próxima vez para pernoctar y degustar sus buenas carnes.

CIMG3631

Tras visita a alguno de los bonitos pueblos del entorno, el café preferí tomarlo en Potes para dar un paseo y gestionar la digestión, además tenía una misión importante, buscar morteros para mi colección. En los dos primeros comercios no hubo suerte pero no cejé en mi intento y al final encontré 5 en los dos siguientes. La familia crece.

CIMG7481 IMG_4716

Hotel del Oso – Cosgaya (Carretera Potes-Fuente Dé) – Cantabria  Reservas: 942 733 018

https://www.facebook.com/pages/Hotel-del-Oso/183882424491

http://www.hoteldeloso.es/