Archivo de la categoría: TANZANIA

The Rock


The_Rock_Restaurant_Zanzibar

Para mi último artículo de Zanzibar me he reservado uno de los restaurantes con más encanto del mundo, y no es que lo diga yo, aparece en numerosas publicaciones en el Top de sitios que uno debe visitar si busca una experiencia diferente, exótica y con un encanto extraordinario.

Además trataré de daros mi particular visión de lo que ha supuesto la visita a esta isla donde el colorido, sus gentes y su triste pasado han atrapado parte de mi corazón.

Con el reloj de arena boca abajo son tantas las cosas que apetece hacer y tan escaso el tiempo, que tuve que priorizar las excursiones y dejar de lado planes tan apetecibles como la excursión de día completo a otra isla para bucear. No me hubiese perdonado pasar por alto la visita a The Rock, un plan del que no tenía garantía si no llega a ser por la eficiencia del personal de recepción de mi hotel que se encargo de organizarme transporte y reserva.

Desde la costa noroeste a la sudeste nos lleva más de hora y media por unas carreteras que considero peligrosas, llenas de baches, conducción por la izquierda, pocas indicaciones y arcenes plagados de viandantes y bicicletas descontroladas.

the_rock_zanzibar_2

Llegamos a la playa de Michamvi Pingwe y el islote emerge como la gran perla de estas aguas. Originariamente servía de atalaya pesquera, pero desde julio de 2010 se convirtió en restaurante gracias a la idea de Nigel Firman y sus socios.

Dependiendo de las mareas podréis acceder a él caminando o si sois tan afortunados como yo, coincidir con marea alta y ser transportados en un bote movido con la destreza de una vara.

the_rock_zanzibar_1

Con una altura de 7 metros, con las mareas alcanza un nivel de 4,5 metros y cuenta con una capacidad de 45 comensales por lo que se hace necesaria reserva previa. Sin lugar a dudas, el mejor sitio del restaurante se encuentra en su pequeña terraza donde podréis disfrutar de un cocktail o una cerveza local bien fría, el sol aprieta de lo lindo pero las vistas bien merecen una mini insolación.

The_Rock_Kilimanjaro_Serengeti_beer_Zanzibar

Han salido buenas fotos pero la realidad es mucho mejor porque seréis actores principales de una auténtica postal. El rato que allí estuvimos refrescándonos mientras echábamos un vistazo a la carta, dio para integrarnos con su variopinta clientela, una pareja de Kenia y una viajera solitaria de Nepal.

The_Rock_Restaurant_Menu

Aunque en uno de los laterales abalconados cuentan con tres mesas, el resto se ubican bajo la techumbre de madera y paja y dentro de esta, la mejor mesa era la nuestra, la que daba acceso a la terraza. Era como si estuviese dentro del objetivo de mi cámara reflex sobre un trípode, haciendo una de las cosas que mejor se me da, comer!.

the_rock_zanzibar

Comenzamos con una sabrosa ensalada de pulpo que llevaba aparte del cefalópodo, patatas, calabaza, judias verdes, cebolla y tomates confitados con un aliño acidulado.

octopus_salad

octopus_salad

Brochetas de pollo al estilo Swahili con patatas a la Lionesa.

chicken_skewers_swahili_style

chicken_skewers_swahili_style

Como principal, The Rock Special, una fuente de marisco y pescado cocinado al grill. Langosta como la que conocemos aquí, otra variante que llaman cigal, en ingles slipper lobster, que nos recuerda a los santiaguinos convertidos en Hulk, langostinos gigantes, calamar y un pescado que no identifiqué. Las patatas claramente me sobraban, es una costumbre tan guiri como estúpida.

The_Rock_Special

seafood_grilled

seafood_grilled_zanzibar

lobster_feast

Lo mejor, la ensalada. Por más que me empeño, no acabo de aprender. Para marisco el del norte de España, aguas bravas, fuertes mareas y fondos rocosos hacen que no encuentre parangón allá donde he viajado. Se ve que en este viaje la gastronomía ha quedado totalmente relegada a un segundo o tercer plano aunque con esas vistas hasta un bocata de mortadela hubiese sabido como un plato de Ángel León.

Para que algunos afortunados lleguemos a día de hoy a disfrutar del sol y la magia africana de Zanzibar, antes, se ha derramado mucho sudor, llanto, sangre y sufrimiento. Zanzibar (Costa de los Negros, en persa), fue el centro de tráfico de esclavos del este de África entre los siglos XVII y XIX y personajes como el sádico Tippu Tip certifican la famosa frase del poeta romano Plauto que posteriormente extendió el filósofo Thomas Hobbes “el hombre es un lobo para el hombre”.

Donde actualmente se ubica la iglesia anglicana, justo delante de su altar un árbol regado con las lágrimas y sangre, fue testigo mudo de los latigazos con saña que los mercaderes infligían a su mercancía para aumentar el valor mostrando la robustez del esclavo.

zanzibar_slave_chamber

Si ya habían sufrido poco caminando encadenamos por tierras inhóspitas, pasto de las fieras, la hambruna y la deshidratación, al llegar a Zanzibar pasaban por Prisión Island a modo de cuarentena para posteriormente ser encadenados y hacinados en unas celdas inundables hasta su puesta en venta.

Stone Town o la Ciudad de Piedra fue declarada por la UNESCO en el año 2000 como Patrimonio de la Humanidad y es famosa por sus puertas de madera, unas de herencia árabe y otras indias, que con sus elementos de bronce impedían que los elefantes se adentrasen en los hogares, aunque en Zanzibar no existen los elefantes.

stone_town

Para los amantes de la música, Stone Town es conocida como el lugar de nacimiento de uno de los mayores genios que el rock ha dado, Farrokh Bulsara, alias Freddie Mercury. Aunque sus raíces parentales procediesen de la India, el destino, concretamente el de su padre, nombrado por la Oficina Colonial Británica como Tesorero del Tribunal Supremo de Zanzibar, hizo que la voz de este tenor quedara ligada a la ciudad hasta que a los 8 años le enviasen a un internado en Bombay.

Freddie_Mercury_House

A los que nos gusta la cocina, valoramos la visita a un mercado tradicional, tanto como un estudiante de arte a un museo. En el caso de lugares “poco civilizados” (prefiero estos a lo que viví en Suecia donde el pescado y marisco sólo existía lavado y fileteado), los contrastes son brutales y ahí radica su belleza.

stone_town_market

Mi pareja ni se atrevió con la sección de carnicería, resultaba demasiado explicita y dramática, me sentía Freddy, pero en este caso Krueger. La zona de pescados resultó más llevadera aunque la zona de la rula, regentada por mujeres, daba algo de miedito. Las fruterías eran puros laberintos salpicados de enormes racimos de plátanos y por supuesto la zona de especias donde me pude hacer con un magnifico ejemplar de mortero de ébano que no veáis como pesa, esta madera tiene una densidad fuera de lo común.

La visita a Prisión Island además de ofrecernos buenas vistas de la ciudad desde el mar esconde una impactante colonia de más de 200 tortugas de tierra, la más longeva con el caparazón dañado, tiene nada menos que 192 años, y darles de comer fue toda una experiencia.

turtle_prision_island_zanzibar

Por último os dejo un collage de retratos y escenas costumbristas. Sin duda, los niños ofrecen esas imágenes espontaneas que rebosan alegría, la felicidad de las nuevas e inocentes generaciones, aún ajenas al lamentable espectáculo de la humanidad. Como decía Mercury, The Show Must Go On.

costumbrismo_zanzibar

 

Anuncios

Hideaway of Nungwi


img_5218

¿Amanecer o atardecer?, algo tan simple y cotidiano se convirtió en vital a la hora de elegir mi hotel en Zanzibar. La elección entre la costa este u oeste de esta isla tanzana o cualquier otra que podáis elegir como destino vacacional, se convirtió en prioritaria.

A pesar de que suelo despertarme pronto, incluso en días festivos, las 6 de la mañana no parece una hora muy apropiada cuando intentas descansar unos días. El nacimiento o puesta de sol marcó mi emplazamiento, mucho mejor resulta sostener un cocktail dentro de una piscina, que tratar de despegar los párpados con un café tempranero, así que Nungwi se perfiló como el lugar ideal.

Zanzibar es una isla poco explotada y ahí radica su belleza pero también sus limitaciones. Poco más de dos centenas de hoteles hace aconsejable escoger un buen alojamiento ya que las pobres infraestructuras y escasas opciones hosteleras desaconsejan un acercamiento más intimo con la cultura local.

hideaway_of_nungwi_beach

No os esperéis grandes o pequeños núcleos poblacionales donde acudir a un bar o restaurante, la mayor parte de la vida se desarrolla durante el día en las cunetas de las carreteras. Puestos con frutas y poco más será lo que os encontréis y al caer la noche, unos candiles no son la invitación adecuada para el foráneo aunque para los locales sea punto de encuentro, y no hablo de seguridad porque resulta un lugar bastante tranquilo.

Circunscritos a nuestros resort y pensando en las excursiones o jornadas playeras creo que lo más adecuado será contratar una media pensión, desayuno y cena.

Los hoteles, al menos el mío, son auténticos paraísos con unas estancias decoradas en estilo colonial y unas superficies ajardinadas envidiables. En las habitaciones no han de faltar las mosquiteras aunque he de deciros que apenas vi algún molesto trompetero, creo que fumigaban el complejo todos los días.

hideaway_of_nungwi

Por primera vez en mi vida me vacuné contra la fiebre amarilla y no se cuantas cosas más, portaba una pulsera de citronela, y además desayunaba unas pastillas para no se qué. Sinceramente, creo que te infunden más miedo de lo en realidad es, aunque más vale prevenir que lamentar.

Fui con muchas ganas de sentirme sobrepasado por la gastronomía, estaba dispuesto a probar de todo pero por desgracia, este apartado que tanto me atrae de cualquier país, en esta ocasión se vio bastante frustrado.

Lo mejor del resort fue sin duda el desayuno, una amplia variedad de productos y unas tortillas francesas rellenas de verduras y queso junto con zumos naturales hicieron mis delicias y fueron sustento hasta la hora de cenar.

breakfast_hideaway_of_nungwi

Fuera de los buffet existen dos restaurantes a los que se puede acceder dentro del plan de comidas eligiendo un menú, aunque también se puede comer a la carta. Los menús son suficientes ya que la carta no es muy extensa y no merece la pena el desembolso extra.

Carnivorous and More, se le presuponía un templo ideal para mi persona, pero me dejó muy insatisfecho. Probé la carne de búfalo y la de avestruz siendo la primera bastante más sabrosa y con mejor punto de cocción. Unos entrantes con unas tempuras muy pobres, un cocktail de pescado y marisco bastante insípido, unas gambas lavadas y unos postres demasiado empalagosos fue todo lo que dio de si. Los dátiles rellenos de cacahuetes,  son un exceso de azucares bastante cansino y la versión local del donuts especiado con cardamomo (kaimati) se deja comer.

carnivorous_and_more_hideaway_of_nungwi

Ishi Tepanyaki, tampoco emocionó. El variado de tempura y sushi para olvidar, los salteados de langostinos y ternera con vegetales, ensalada con salsa kimchi que se acompañaban de fideos yaki udon y arroz nasi goreng respectivamente, fueron bastante correctos. En los postres un eclair hot dog relleno de nutella, nata y frutas, acompañado de helado y una tarta de queso de limón y jengibre gustaron mucho más que los del día anterior.

ishi_tepanyaki_hideaway_of_nungwi

El último día nos coincidió con una cena de gala, un gran buffet con carnes, pescados, mariscos, pasta, arroces…..Lo mejor de todo fueron los platos con raíces hindús y la selección de quesos. En general tienen una forma de cocinar muy pobre, maltratan el producto con excesivas cocciones y si hablamos del marisco que en si resulta muy insípido por estos lares, el resultado acaba en tragedia culinaria.

No se puede tener todo así que mi silueta lo agradeció y me quedo con las magnificas instalaciones y una de las mejores playas en las que haya estado. Los atardeceres africanos son inolvidables y vivir esta experiencia en la plenitud del enamoramiento eclipsa cualquier carencia.

Tour de las Especias


img_4585

La segunda parte de mis vacaciones me han llevado a un lugar tan exótico como deseado, Tanzania, y más concretamente a la isla de Zanzibar. Se trata de un lugar idílico en la actualidad pero que en su historia cuenta con uno de los pasados más crueles de toda la humanidad, la esclavitud elevada a la enésima potencia.

Aunque ahondaré más en próximos artículos con una especie de Callejeros Viajeros como el que hice de Dubai, os avanzo que es un destino que enamora por sus gentes y sus aguas turquesas. Ese punto isleño que hace diferentes a sus habitantes, se trate de los tanzanos o aquellos españoles de Canarias o Baleares aporta una visión diferente, unos rasgos que tienen denominador común, el slow life.

14907830_10154732434225972_1038039669_o

A tan solo 20 minutos de vuelo de la capital tanzana, Dar es-Salaam, la isla para que os hagais una idea, es un poco más de cuatro veces Ibiza y las distancias se hacen muy largas por culpa de unas carreteras que dejan bastante que desear y que ponen a prueba los amortiguadores de cualquier vehículo. Los 62kms que nos separaban del aeropuerto al hotel suponían 1 hora abundante.

Aunque hubiese anochecido el día que llegamos, nuestro simpático conductor nos hacía hincapié en sus palmeras y su vegetación, sin lugar a dudas, el cultivo de frutas lo llevaban con gran orgullo.

img_4530

Para alguien que cocina como yo, y encima es un enamorado de las especias, el tour que lleva su nombre era un si o si dentro de las actividades que podíamos realizar. Adentrarte en un bosque y recorrer sus senderos salpicados por arboles, arbustos y hierbas me dejó enamorado y a nuestro guía con un palmo de narices.

A medida que avanzábamos y nos mostraba los arboles, nos retorcía las hojas y daba a oler, o extraía con su afilado cuchillo raíces que probar, o frutos extraños, y yo le acertaba todos excepto dos, el hombre quedo de lo más intrigado. Vista, gusto y olfato juntos, es difícil que fallen los tres.

Cocoteros, plataneras, piñas, jengibre, citronela, achiote, cúrcuma, café, carambola, nuez moscada, vainilla, clavo, canela, cardamomo, pimienta verde…etc, tienen tantas utilidades y beneficios que sería para escribir varios libros de cocina y medicina.

Platanera
Platanera
Piña
Piña
Vainilla
Vainilla
Achiote
Achiote
Achiote
Achiote
Café
Café
Café
Café
Jengibre
Jengibre
Cardamomo
Cardamomo
Cardamomo
Cardamomo
Carambola
Carambola
Carambola - Star Fruit
Carambola – Star Fruit
Nuez Moscada
Nuez Moscada
Citronela - Lemongrass
Citronela – Lemongrass
Pimienta Verde
Pimienta Verde
Cúrcuma
Cúrcuma

Según sus palabras, el Rey es el clavo, y la Reina, la canela. De las hojas se preparan infusiones, de las ramas o raíces se extraen jugos, se secan para convertir en polvo, se elaboran jabones, cremas, medicamentos….es impresionante todo lo que pude disfrutar y aprender.

Clavo
Clavo
Canela
Canela

Si tuviese que quedarme con alguna, por belleza, la nuez moscada me dejo tonto, esa telilla roja me pareció fascinante y sorprendente.

nuez_moscada

Y como especímenes raros el durian y jack fruit siempre son muy llamativos por su tamaño y carcasa espinada.

durian

jack_fruit

Mientras íbamos paseando, uno de los guías, con una habilidad tremenda con el cuchillo, nos hizo desde una corbata hasta unos sombreros, pasando por un bolso, gafas o unos pendientes, con unas simples hojas.

img_4630

img_4625

Lo había visto en muchas ocasiones en la televisión, pero en directo ver como trepaba al cocotero como si se estuviese fumando un cigarrillo mientras cantaba canciones tradicionales, no te deja indiferente.

coconut

Nos escogió un coco maduro y con una tranquilidad pasmosa, asiéndolo con los pies, la hoja de ese cuchillo con el que uno no se querría cortar se deslizaba como si estuviese cortando mantequilla. Agua de coco para refrescarnos y esa pulpa tierna nos sirven de aperitivo para la degustación de frutas con las que terminaríamos el tour.

Todas conocidas, pomelo, piña, naranja, papaya, plátano, sandía y mango, pero por sabores y morfología tan diferentes a lo que estamos acostumbrados. El pomelo era dulce, la naranja verde y muy fibrosa de la que sólo extraemos el zumo, el mango pequeño pero prieto y muy dulce…etc

fruit_tasting

Terminamos el tour haciendo alguna compra de jabones y especias. Según mi madre, los jabones son una maravilla y de las especias, ya os contaré cuando prepare algún plato.

img_4564

Spice_Tray