Archivo de la categoría: Villaviciosa

La Corte de Lugás


La Corte de Lugás – Lugás S/N    Villaviciosa    Tlf:   647 833 691 /  677 513 593

La belleza natural de cualquier rincón de Asturias está contrastada, y no es que lo diga yo que actúo de parte, lo dicen todos los foráneos que nos visitan y se marchan encantados. Mar y montaña a escasos kilómetros, configuran paisajes de ensueño que los de aquí a veces desconocemos.

Entre los concejos de Villaviciosa y Piloña existen unos 10kms cuadrados que aglutinan una serie de hoteles rurales y restaurantes donde el descanso y la gastronomía proporcionan experiencias inolvidables.

Fuente La Lloba, Amada Carlota, Los Llaureles, Hostería de Torazo y La Corte de Lugás recogen a la perfección la esencia del que busca reposo y serenidad. Sin estridencias, con respeto al entorno, son lugares perfectos para una escapada romántica de fin de semana, una relajada comida de amigos o campamento base de unas merecidas vacaciones.

La Corte de Lugás era un viejo conocido del que tanto había oído hablar, que hasta parecía que ya había estado. Se trata de un hotel de 4* erigido sobre una casona asturiana del S. XVIII donde disponen de diferentes modalidades de habitaciones, unas más tradicionales y otras como los refugios, más modernas pero sin perder la esencia del entorno en el que nos encontramos.

Grandes ventanales, un espacioso jacuzzi redondo dentro de la habitación, chimenea y todo cuanto podáis imaginar os hará desear que caiga la gran nevada del siglo y os deje incomunicados un par de días.

Una de las características que llama mucho la atención de La Corte de Lugás son sus tres teepees, las conocidas como tiendas de indio. Este tipo de construcción nómada sorprende por su extensa capacidad y las utilizan como comedores para la celebración de eventos donde pueden albergar hasta 180 comensales.

Viendo las instalaciones y servicios, uno podría pensarse que tras La Corte de Lugás existe una gran cadena hotelera especializada en alojamientos con encanto, craso error, se trata de un negocio familiar donde Daniel y su hermana Carolina regentan un espacio que refleja claramente sus identidades y una vocación por el buen servicio al cliente.

Daniel, autodidacta en los fogones demuestra tanta inquietud en la cocina como lo hace con otra de sus pasiones, las motos. Sorprende ver en medio del comedor una preciosa Triumph Thruxton, una café racer con la que el año pasado se montó un tour de 2.500kms por la Ruta de la Plata hasta Tarifa. Esta montura inglesa resulta muy incomoda para grandes viajes, pero para los apasionados como él, este tipo de aventuras son las que ayudan a despejar la mente, más allá de los dolores musculares.

Charlando con Daniel me satisfizo descubrir que gracias a mi blog había hecho parada en el Restaurante 21 de Zahara de los Atunes, donde el chef italo-aussie Ali Palmieri, le mostro su sabiduría gastronómica y motera.

Precisamente, si de Italia hablamos, las masas que hacen en La Corte de Lugás  son de 10, ya sea en sus pizzas o en unos tortos. Al felicitarle por ellas, si saberlo de antemano, me contó que hizo un curso intensivo en Tomelloso con Jesús Marquina, una eminencia en el mundo de las pizzas.

Podrá resultar raro, pero este manchego, al igual que Iniesta, ha sido capaz de meter el gol de su vida nada más y nada menos que en casa del rival. Nombrado 5 veces ganador y otras tantas segundo y tercero en el Campeonato Mundial de Pizza, los italianos ya le conocen como Dottore Marquinetti.

Si a la grata experiencia le unimos que hacía un día de escándalo, tras una horrorosa semana de lluvia, las sensaciones y disfrute que nos proporcionó la comida en la terraza sólo es equiparable a la belleza de los paisajes.

Acompañando la comida con sidra, nos ofrecieron un aperitivo de bastones de calabacín en tempura con una espuma de mayonesa cítrica.

Empezamos con el Capricho de Favila, unos tortos con picadillo, crema de Cabrales, huevo frito y morcilla que toman el nombre de su restaurante Rey Favila. Hacía tiempo que no probaba una masa de tortos tan buena, tiene un toque diferente que los hace extraordinarios.

Seguimos con los tacos Güerito, uno de sus platos internacionales, en este caso de la cocina mexicana. Los sirven en dos versiones, una con confit de pato, aguacate y salsa chipotle y otra versión de cochifrito.

Llega el turno de la deseada pizza, la elegida fue la Mar y Montaña Toque Picante. De la masa, habiendo tenido a Jesús Marquina de profesor, con una fermentación de 72 horas y una pre cocción el resultado es inmejorable. Los ingredientes son una salsa de tomate algo picante, una bolas de mozzarella, atún rojo marinado y guanciale (carrilla de cerdo) todo ello decorado con unas hojas de rúcula.

Otro de los platos indiscutibles es la “Asturguesa”, una versión de carne de primerísima calidad sobre torto, con queso, bacon, rúcula frita y acompañamiento de patatas fritas tipo wedges. Como no puede ser de otra forma, la pedimos al punto tirando a poco hecha, jugosa y sabrosa.

Rematamos la comida con una paletilla Rey Silo, que nada tiene que ver con el queso de Afuega´l Pitu. Fue un plato de capricho personal ya que el sábado había intentado comprar una en mi super y no tenían, al final me salí con la mía y acabé comiendo cordero.

No hubo hueco para los postres, quizás en la próxima ocasión. Unos cafés remataron la gran comida dominical, a la que dimos sobremesa con un gintonic en la terraza de la Hostería de Torazo, muriéndonos de envidia con los baños de los huéspedes en la piscina.

    

Anuncios

La Tortuga


img_8278

La Tortuga – Aldea San Miguel, 6 – Tazones   Tlf: 985 897 168

Han pasado 20 años desde que conociera por primera vez La Tortuga y tengo el recuerdo tan fresco como aquel excelente calamar a la plancha que me comí junto a mi amigo Chaly y nuestra amiga americana Tina.

Todos conocemos los hábitos alimenticios de los americanos y es cierto que en España comemos cosas que a ellos les resultan muy chocantes, así que no os extrañe las caras de asombro cuando ven que degustamos la tinta. La cara de Tina era un poema y las risas que nos echamos a su costa hacen que esas imágenes sean imborrables.

Son muchas las villas marineras que flanquean nuestra costa, pero hay algunas que sobresalen del resto por su emplazamiento y belleza paisajista. Cudillero, Lastres, Llanes y Tazones son de las más visitadas y lo que puede ser un plus para el turista a los de aquí nos suele tirar un poco para atrás por aquello de las aglomeraciones.

tazones

Tazones, tan pequeño y con tanta historia a sus espaldas. Seguro os sorprenderá saber que fue puerto ballenero allá por los Siglos XIV-XVII, pero el hito más importante en su historia, fue recibir al futuro Carlos I de España y V de Alemania cuando desembarcó por primera vez en España, tras un error de navegación que debía haberlo dejado en Santander.

desembarco

Esta efeméride tuvo lugar el 18 de septiembre de 1517. El próximo año se cumplirán 5 siglos y seguro la representación que hacen cada año a finales de agosto, será más espectacular que nunca, así que id haciendo hueco, ¿por qué no en La Tortuga?.

En esta visita aproveche el día de San Mateo en Oviedo, último día oficial del verano, ¿quien podría haber un miércoles laborable en el resto de la región?, ¿cómo estaba la plaza?, abarrotá. Autobuses del Imserso con Sevillanos y me da que muchos Ovetenses pensamos lo mismo, así que tocó esperar por una mesa en la terraza.

la-tortuga-collage

Sin duda el gran encanto de los restaurantes de Tazones está en las terrazas y aunque disponen de un pequeño comedor interior, en el exterior duplican su capacidad.

En su día aquél calamar del que os hablo llego mano en cubo de un pescador y rápidamente fue interceptado por nosotros, más fresco imposible. A la entrada tienen en exposición producto que entra por los ojos desde el primer momento.

img_8288

img_8313

Uno de los “problemas” de Tazones es el sol y aunque lucía en todo su esplendor, dependiendo de la fase del año os tocará sombra aunque si sois pacientes y tenéis una comida larga acabe apareciendo otra vez por vuestra espalda.

El verano causa estragos en mi abdomen y ya que había huido del grasiento bollo preñado típico de este día festivo no era plan de igualarlo con una copiosa comida, aunque fuese pescadito. Espero volver pronto y aumentar el artículo porque tal y como lo recordaba, todo está excelente.

Últimamente me he aficionado a la marca de sidra Foncueva, un llagar de moderada producción en Sariego y nada mejor que unas andaricas (nécoras) para acompañarla.

img_8266

img_8281

img_8284

Zamburiñas y gambones a la plancha serían el siguiente paso para seguir disfrutando del mejor finger food a la española.

img_8290

img_8293

img_8295

img_8299

El plato fuerte, un ración de chopa a la espalda que me dejó a medias, me hubiese comido la otra mitad gustosamente pero tocaba moderación.

img_8304

Aunque no sea de dulce, el problema de no quedar fartuco (lleno) con el salado, es que hay hueco para el postre. La verdad que esta vez no me arrepiento, porque el tiramisu es de los mejores que haya probado en mi vida.

img_8311

img_8308

Prometo volver pronto y que no pasen otros 20 años, porque para ese entonces formaré parte de la excursión del Imserso.

El Catalín


el-catalin

Restaurante El Catalin – Calle La Atalaya, 9, Tazones  Tlf: 985 89 71 13

Hacía bastante tiempo que no visitaba El Catalín, simplemente no había cuadrado pues ya sabéis que en Asturias lo que sobran son sitios para comer bien y cada día se descubre uno nuevo. Yo creo que el punto de inflexión fue la creación del carnet por puntos, no es mi caso pues al no tomar vino, dos o tres cervezas no me suponen impedimento para coger el coche pero en mi grupo de amigos hemos pasado de nunca cenar en Oviedo a cenar siempre y eso que siempre ofrezco mi desinteresado transporte.

Este restaurante se encuentra en Tazones, pero no en el puerto y quizás esté algo escondido si no lo conoces y vas a tiro fijo. Viniendo por la carretera del Puntal una vez que coronamos arriba y empezamos a bajar como a menos de 1 kilometro hay un desvío a la derecha, seguimos unos 200mts y allí encontrareis este restaurante que este año celebra su 25 aniversario, casi nada, un cuarto de siglo ofreciendo calidad y buena atención.

La visita de mi amigo Chaly con su resplandeciente y afamada esposa cubana, la bailarina de ballet Viengsay Valdes, marcó mi agenda con letras de molde. Su última visita había sido durante una Gala Benefica el pasado 12 de abril y eso es mucho tiempo transcurrido teniendo en cuenta que estábamos cerrando el mes de agosto. Por facilitar las cosas me desplace hasta la casa familiar al igual que hicieron otros amigos gallegos, departir unas charlas con sus encantadores padres y contemplar las vistas de la ría de Villaviciosa y su desembocadura con la playa de Rodiles como testigo es uno de los mejores planes que pueda tener.

IMG_8358

Como en otras ocasiones nos acercamos al Catalín donde realmente uno se siente bien tratado, estábamos en familia y no es un decir ya que su hermana Mescal y su marido, el director de cine Pablo Fernández Vilalta nos acompañaron junto a los mencionados gallegos y mi querido amigo Ramon con el que compartimos muchas aventuras de estudios durante nuestros años en San Francisco.

La honestidad en la hostelería me parece uno de los pilares básicos, con las cosas de comer no se juega y más si hablamos de pescados y mariscos que pueden afectar seriamente a nuestra salud. No se puede vender gato por liebre y esto en El Catalín lo saben, uno de los platos que pensamos eran unos chipirones pero ya nos dijeron por delante que no eran de los que se pescan en la zona, con las cartas encima de la mesa no hay lugar a equívocos y si una merluza no es del pincho se comenta y todo solucionado. Esta fue parte de la charla que mantuve con una de las dueñas en una pausa para el cigarro, da gusto hablar con gente implicada y conocedora del negocio, como se suele decir, la última peseta que la gane otro.

IMG_7972

Era de noche y no he podido reflejar las vistas y las fotos del exterior no son nada buenas pero creo que es suficiente para haceros una idea de la terraza cubierta en parte y abierta pero con una pergola donde la frondosidad vegetal nos abriga y protege de los rayos de sol. A la entrada una zona de barra con un comedor más estilo sidrería informal y pegado un comedor mas formal con unos grandes ventanales que nos permiten ver la belleza del Mar Cantábrico. (Al final, he tomado prestada una foto de día.)

IMG_7974 IMG_7975

Una cena de ocho comensales me ha permitido presentaros una gran variedad de platos y a su vez descargarme de mis tradicionales homenajes, se acaba el verano y algún kilo he cogido, pecata minuta para todo lo que he metido en este cuerpo serrano. La selección de cervezas es buena y tienen unas cuantas artesanales, tomé una Mustache y una Belenos Super.

Como entrantes pedimos unos calamares de potera, pulpo encebollado y un salpicón de aguja, este último tiene una carne de excelente sabor.

CIMG8022

CIMG8025

CIMG8020

CIMG8021

CIMG8017

CIMG8018

Yo me pedí un San Martín a la espalda, los gallegos lo conocían con San Pedro. Delicioso y poco común encontrarlo en restaurantes.

CIMG8031

CIMG8032

Bonito a la plancha, no podía faltar siendo temporada.

CIMG8027

CIMG8028

Lubina salvaje del Cantábrico.

CIMG8029

CIMG8030

Chopa.

CIMG8033

CIMG8034

Pitu de caleya (pollo criado en libertad).

CIMG8035

Arroz con almejas, todo un clásico de El Catalín.

CIMG8037

CIMG8038

Como veis todos los pescados se sirvieron a la plancha o espalda, si el producto es fresco no hay mejor manera de comerlos, es la forma en que apreciamos todo el sabor.

Rematamos con un café de pota y unos espirituosos.

image[1]

Me alegro mucho de haber vuelto a este restaurante, me trae muy buenos recuerdos y siempre me deja buenos sabores. Si encima lo conjugamos con una excelente compañía nada puede salir mal.

Editado 17-05-2016

Ya iba siendo hora de volver al Catalín, una buena temperatura a mediados de este mes de mayo y coincidiendo con el Martes de Campo, fiesta local en Oviedo, decidí con un grupo de amigas desplazarme para comprobar in situ como había quedado la nueva zona chill out en la terraza, que días antes había visto en su Facebook.

IMG_2107

IMG_2108

IMG_2109

Como esto no es un blog de decoración, aunque me guste tomar nota de aspectos estéticos, lo importante de la visita era disfrutar del día libre y comer en buenas dosis los magníficos pescados que preparan.

Ya que llegamos con tiempo, lo mejor es disfrutar de la terraza con unas botellas de sidra y unos bollinos de chorizo recién horneados. Nada más apropiado para este día pues este es el menú típico del Martes de Campo, aunque en su versión maxi. Cumplida la tradición aunque me encontrase viendo la Ría de Villaviciosa.

IMG_2106

Acompañados de niños, unas croquetas y unas patatas fritas siempre los deja satisfechos y a los mayores nos sirve para sisar alguna que otra.

IMG_2112

IMG_2114

Para compartir nos decidimos por una buena cazuela de pulpo y langostinos, empieza el moje.

IMG_2120

IMG_2118

El pixin (rape) con salsa de oricios nos hace pedir más pan. Una salsa potente con mucho sabor a mar.

IMG_2124

El resto de pescados, como otras veces, a la plancha con poco más, ni falta que hace para disfrutar de un estupendo San Martín y de unos tiñosos (cabracho)

IMG_2128

IMG_2130

IMG_2125

IMG_2132

Esta vez si que nos animamos con postre. Una buena tarta de queso casera y un poco de helado de turrón con chocolate caliente nos abocaron a cruzar la ría hasta Rodiles para dar un paseo hasta el espigón y bajar los excesos.

IMG_2141

IMG_2145

IMG_2138

IMG_2143

https://www.facebook.com/restauranteelcatalin.elcatalin