Archivo de la categoría: Mieres

El Cascayu


El Cascayu – C/ Fuente Les Xanes, 2   –  Mieres  Tlf: 985 466 040

Aunque probablemente será uno de mis artículos más flojos de contenido, no por ello puedo dejar en el tintero alguno de los lugares que haciendo un repaso, han quedado postergados entre mi documentación.

He de remontarme al principios del mes de marzo cuando al regreso de ver a India Martínez en Valladolid, decidimos parar en Mieres para comer. Se trataba de una comida rápida puesto que había ganas de llegar a casa y quizás por ello, no tengo la suficiente documentación gráfica del local, es más, he tenido que sacar una foto del exterior del Street View.

Se trata de una una sidrería céntrica, en una calle peatonal que está entre el Parque de Jovellanos y la Plaza de Santa Barbara, justo enfrente de otra sidrería de la que ya os hablé, el Barolaya.

Por lo que respecta a su interior, no hay mucho que destacar del local, tiene un pequeño altillo que diferencia una supuesta zona de comedor aunque podréis comer o picar algo en cualquiera de sus mesas. Lo más favorable que encontré es su estupenda terraza y lo peor, una pequeña zona de juegos infantiles en su interior, a modo de corralito que para las dimensiones del local y el bullicio que crea, puede acabar atorando al comensal.

En cuanto a la sidra, es del llagar Cortina (Villaviciosa) y también disponen de su DOP Villacubera. El ritmo de escanciado es muy bueno.

En cuanto a la comida, disponen de una carta típica de platos donde la abundancia y correcta elaboración os dejarán satisfechos. Comenzamos por una ensalada mixta y unas zamburiñas, unos chipirones a la plancha y unas chuletillas de cordero sería el resto de la comanda.

En Mieres hay un gran ambiente chigrero y sin duda es un referente si buscamos locales donde la sidra sea la protagonista.

Anuncios

Casa Chuchu


Bar Casa Chuchu – C/ El Parque s/n  –  Turón (Mieres)      Tlf:  985 430 226

Reza una de las canciones más famosas de Victor Manuel:

“Asturias si yo pudiera
si yo supiera cantarte
Asturias verde de monte
y negra de minerales.”….

Hoy nos desplazamos a uno de los epicentros mineros que más gloria ha dado a la industria y progreso de Asturias. En el concejo de Mieres, visitamos el Valle de Turón y hallamos una joya de sidrería que ha hecho su particular reconversión, Casa Chuchu.

El que en ocasiones pueda parecer un paraje medio desierto, cuenta en la actualidad con unos 4000 habitantes, pero allá por los años 60 llego a albergar 25.000 almas, la mayoría vinculadas a la minería de alguna u otra forma.

Llegó a contar con 9 pozos, 4.000 kilómetros de galerías en el subsuelo y más de 400 bocaminas. El Pozo Santa Barbara fue declarado en 2009 Bien de Interés Cultural y tras más de 140 años de explotación minera, el valle de Turón constituye uno de los territorios que en tan pequeño espacio físico conserva el mayor número de elementos del patrimonio industrial y minero más importante de Europa .

El turista interno y externo se suele quedar con esa parte de Asturias verde de monte, una magnífica franja costera llena de playas pero la belleza de las tierras negras de minerales también existe e impresiona verse empequeñecido en el valle ante la majestuosidad de sus montañas circundantes.

En una de mis visitas al Llagar La Morena, Alfonso Prado me recomendó este sitio y no dudé en seguir sus consejos. Los propios compañeros de profesión son conocedores de quien lo hace bien y no puedo más que certificar la excelencia de esta sidrería turonense.

El local se adapta a lo que es una sidrería de las “nuevas”, desde que ya no se echa serrín y se escancia en el suelo, todas han perdido esa esencia. Chisqueros, tapones, isidrines facilitan la labor, son más limpios pero se ha perdido parte de ese romanticismo y rituales que envuelven al mundo de la sidra.

Una amplia barra, mesas y sillas de madera sólida, manteles de papel, decoración sobria y una buena iluminación a priori parece más de lo mismo, nada novedoso en cuanto al ambiente chigrero.

La cosa cambia cuando nos traen la carta, la leemos con detenimiento y ya vislumbramos unas propuestas que se desmarcan de lo habitual. Si a ello unimos el entusiasmo y predisposición del personal por explicar y vender el producto, nos damos cuenta que la cosa promete.

Me acerqué con mi novia y otra pareja en el domingo del Puente de 1 de Mayo y aunque Turón no sea Covadonga, estaba hasta la bandera. Se agradece la honestidad del simpático Rafael Rodriguez, cuando se es consciente de no poder dar el mejor de tus servicios. Estaban algo desbordados, pero fuimos advertidos y cumplieron sobradamente con sus atenciones, eso si, llegado el momento todo salió al unísono y en perfectas condiciones.

Para beber, sidra del llagar Cortina en Villaviciosa, Villacubera pertenece a las D.O.P.

Mientras esperábamos nos ofrecieron unas estupendas aceitunas y unos tortinos con guacamole.

Como entrantes pedimos unas zamburiñas aunque como en realidad nos dijeron, son volandeiras. La zamburiña es muy pero que muy escasa y en la mayoría de sitios utilizan inapropiadamente el nombre, me recuerda a la polémica del chuletón de buey/vaca añeja.

Ambas son moluscos bivalvos pero su morfología es muy diferente, mientras en las zamburiñas la concha es oscura, tiene un cuerpo alargado y su lengua es blanca, en las volandeiras el color es marrón tostado y su interior redondo con una lengua naranja.

Aclarado este punto, estaban muy buenas con ese ajillo.

Turno de las croquetas cremosas de jamón ibérico, rebozo, cremosidad y sabor perfecto.

Aunque cada uno pidió su plato, acabamos probando todo de todos porque a cada cual estaba más rico.

Los callos con patatinas caseras estaban picantinos pero sin pasarse, pequeñinos y muy bien guisados.

Atún rojo escabechado, ajo negro y zanahoria encurtida. Ración generosa con unos buenos cortes, hecho como un tataki, sabores cítricos pronunciados que contrastan con el ajo negro. Muy buena presentación.

Pluma ibérica con puré de apionabo, manzana asada y mojo picón suave. No es muy común ver por estas latitudes pluma, habitualmente te encuentras en las cartas el secreto o la presa ibérica. De los tres la pluma es la más deliciosa y esta tenía el punto perfecto.

Finalmente la paletilla de lechazo asada a baja temperatura era un espectáculo, pura mantequilla.

Respecto a los postres, ya iba aleccionado con el milhojas y fue un irrenunciable al que siempre deberéis dejar sitio. Hojaldre clavao y la crema templada, de una finura digna del mejor obrador.

Tarta de queso, galleta y fresas. Muy buena, pero el nivel del milhojas eclipsa todo lo demás.

Al final de la comida pude charlar con Natalia Menéndez, alma mater de la cocina y desborda la misma pasión que el resto del equipo, sabe lo que se trae entre manos, y vaya manos!. Ya estáis tardando en acercaros por Turón porque esta sidrería dará mucho de lo que hablar.

Barolaya


Barolaya

Barolaya – C/ Fuente Les Xanes, 1-3 – Mieres    Tlf: 985 461 787

Hoy, sin adentrarme en la mina os traigo un barrenazo de esos que ponen a prueba los estómagos, aquí hay mucho que picar y se puede hacer muy duro acabar, sin pasar por Silicosis, porque os faltará el aire si no sois gente curtida de las Cuencas.

Aunque no tengáis ni perro ni cadena (dicho popular) en Mieres seréis bien recibidos. A escasos 10 minutos de Oviedo se plantea como una estupenda opción si lo vuestro es la folixia gastronómica, numerosos chigres de tradición sidrera y restaurantes que reflejan el carácter de los mierenses y por ende del asturiano, son grandones.

Con un pasado reciente donde la minería era el motor, a la hora del papeo se necesitaba contundencia y esa herencia aún perdura. Quien le iba a decir al chef José Andrés cuando andaba de sidras por Requejo que acabaría siendo una de las personas más influyentes del mundo y se codearía con lo más granado de la sociedad americana.

Cuando me acerco a Mieres, tengo un embajador de lujo, mi amigo Luis. Su familia regenta la Confitería Marian & Su-Pan, toda una institución y grandes conocedores del sector hostelero.

Si no se conoce, lo mejor es dejarse guiar por los lugareños y cuando me dijo que íbamos al Barolaya sabía de antemano que sería una gran elección. Si además te tratan con el cariño que a él y su familia le profesan, tan sólo quedaba sentarse a disfrutar del festival.

Barolaya

Situado en una calle peatonal su terraza invita a tomarse unas botellas de sidra, concretamente la de Castañón. En el interior la decoración es la característica de una sidrería y esta destaca por una barra de bar atechada por una estructura que simula un hórreo.

Comenzamos con un poco de jamón, además de estar muy rico, estaba cortado a la perfección, algo que me sorprendió bastante.

jamón

jamón

Tener su propia cetarea ya nos invita a probar el marisco y la verdad, los tamaños XL de todo lo degustado me dejaron con la boca abierta.

Berberechos

Berberechos

Berberechos

Berberechos a la sartén, con un refrito de ajitos y unas almejas a la marinera hicieron que calentáramos los dedos con el chupeteo y los inevitables barquitos.

Almejas_marinera

Almejas_marinera

Almejas_marinera

Turno de “eso”, ¿gambón?, ¿langostino?, ¿una especie transgénica?, ¿animales salidos del fondo abisal?, ¿el hermano pequeño de un bogavante?. Ojiplático me quedé con el amiguito a la plancha.

langostino

langostino

langostino

Llega el plato fuerte, menuda ironía porque ya me había levantado a fumar y de paso hacer hueco paseándome. Menudo arroz con carabineros, fue verlo y sentirme sobrepasado, sabía que los allí presentes no podríamos acabarlo y mira que le puse empeño, dedicación y ni con esas.

Arroz_con_carabineros

El gusto del arroz era muy potente, cada grano no podía saber más a mar. El arroz estaba en su punto de dureza cuando llegó, pero ante tanta cantidad y el tiempo empleado acabó recociendo un poco. Aunque no se vea, también había bichos por dentro, ese día rebajé un milímetro la yema de los dedos de tanto chuparlos.

Arroz_con_carabineros

Arroz_con_carabineros

No se si por mimetizarnos o por inconsciencia, además acabamos compartiendo una tarta de la abuela. Estuve en un tris de dejar el coche aparcado y volverme en tren.

tarta_abuela

Llagar Panizales – Sidra Aperitivo Viesk


img_3205

Llagar Panizales – Lg Espinedo, 13   – Espinedo / Mieres    Tlf:  985 467 815

Durante estos dos años y medio de vida de este blog han sido muchas las satisfacciones que mis recetas y visitas a restaurantes me han proporcionado. He tenido ocasión de conocer a grandes profesionales, en definitiva, gente a la que me siento unido por una misma pasión, la gastronomía.

Cuando la semana pasada, para la presentación en sociedad de la nueva imagen de su Sidra Aperitivo Viesk, recibí la invitación de Tino Panizales a través de Raquel Mendanya me hizo mucha ilusión que contaran con este blog. Siento que el arduo trabajo que desempeño de manera altruista, de alguna manera va alcanzando notoriedad y esto es recompensa suficiente.

img_8423

Si os cuento que el Llagar Panizales está en Espinedo, a escasos kilómetros de Mieres, subiendo a la montaña, pensareis que por cercanía sería como visitar Tiñana. ¡Ay amiguinos!, no os hagáis ilusiones porque para un novato como yo, el viaje fue una auténtica gymkana de desaciertos y no di una al derecho, bueno lo cierto es que todos mis giros fueron a la derecha cuando siempre hay que mantener la izquierda durante todo el trayecto.

Tras preguntar no menos de cinco veces a los diferentes lugareños, a mano izquierda cogéis una bajada imposible y ya podréis respirar. Una vez aparcados los sudores desaparecen y empezamos a tomar conciencia de lo bonito y privilegiado que es el entorno, con Mieres a nuestros pies y el esplendor de las montañas verdes por horizonte.

img_3193

Tras el saludo a Raquel y al fin podernos poner cara, entre todos los asistentes al evento pude reencontrarme y charlar con grandes del panorama gastro asturiano. Jaime Uz (Arbidel), José Antonio Campoviejo (Corral del Indianu), Diego Fernández (Regueiro), Eden Jimenez (Secreto a Voces), Carmen Ordiz (G de Gastronomía) fueron algunos de los asistentes al acto.

img_3227

img_3220

img_3212

El Llagar Panizales además de producir sidra natural, brut y la sidra hielo, también funciona como restaurante y habiendo probado alguna de sus delicias, espero volver pronto para poder disfrutar de una comida en condiciones.

panizales

Tino Panizales fue el pionero en nuestra región en acercarnos la sidra de hielo, una bebida cuyos orígenes están en la lejana y fría Canada. Si hace unos años tuvo su bautizo, ahora se hace mayor y acudimos a su comunión, una nueva imagen de esta sidra de aperitivo, golosa e ideal para vermutear y maridar con ahumados y salazones.

img_3195

img_3267

img_3200

El responsable de la nueva imagen es el avilesino Roberto Bacigalupe, una imagen moderna que nos hace querer poseer y conservar la botella no sólo por su preciado y exclusivo contenido, si no también por su cuidado y refinado continente.

img_3245

img_3241

Tras la presentación de Raquel como maestra de ceremonias, Tino comentó que el nombre hace honor a Viesca, un pueblo formado por una veintena de casas perteneciente al Valle de Cuna y Cenera del que proceden sus manzanas y dió pistoletazo de salida para disfrutar de Viesk con su filosofía de Pasión Asgaya.

img_3232

La presentación estuvo animada por música tradicional asturiana tocada a gaita y tambor, que luego dejó paso a una sesión chill out pinchada por un Dj a cuyo ritmo el mixologo Nacho Cuevas Capin preparó deliciosos y diferentes cocktails con Viesk.

img_3207

img_8426

Para que el alcohol no cayese mal a nuestros estómagos nos ofrecieron un picoteo de lujo. Jamón recién cortado a cuchillo, amplio surtido de quesos, tostas de sardinas, brochetas de pulpo y langostinos y como plato fuerte una de las especialidades de la casa, el arroz con cabrito. De postre unos bombones.

img_3222

img_3229

img_3261

img_3263

img_8431

img_3274

img_3277

img_3234

Se nota que el otoño ha llegado para quedarse y la falta de luz nos dice que será mejor emprender el camino de regreso antes de que nos animemos más.

Desde aquí felicito a Raquel y Tino por el gran evento, y si hoy acudíamos a la Comunión, deseamos que Viesk siga creciendo y podamos acudir a la Confirmación.