Archivo de la categoría: OVIEDO

El Llagú


El Llagu

El Llagú – Lg El Llagú, 18  –  Oviedo    Tlf: 985 240 283

Parece que el verano no está tan atrás y ya nos adentramos en la temporada de los deseados puentes. El Pilar es de esas festividades que apetecen, el buen tiempo se suele prolongar, aún no hemos cambiado la hora y la sensación de verano aún persiste.

Suele suceder que cuando hay una festividad a todos nos da por alejarnos, ir a comer a la costa, a la montaña, el tema es romper la rutina y tener la sensación de que has aprovechado el día saliendo fuera de la ciudad.

Los alrededores de Oviedo ofrecen muchas alternativas y en menos de 10kms hay muchos sitios donde sentirte alejado. Uno de ellos es Llagú del que una crítica de Tripadvisor dice que su handicap es tenerlo a 10 minutos en coche. Sin duda hay gente que se ha hecho muy acomodaticia.

Si no queréis coger el coche y llegar pasados 5 minutos más allá del Centro Médico, una buena alternativa es la que solían hacer mis padres, darse un paseo por la Senda Verde desde el Parque de Invierno y no creo que lleve mucho más de media hora.

Llagú es un pequeño núcleo rural del que destacaría un par de hórreos, poco más, pero aquí encontrareis un bar con merendero de toda la vida, donde por 18€ tenéis un excelente menú con gran variedad de platos a elegir entre primeros, segundos y postres.

Si hace bueno, como este pasado viernes, llegar pronto y tomarte unas botellas de sidra en el merendero pegándote el sol, bien vale la visita. Si además tenemos ganas de comer abundante, casero y tradicional se me antoja como un buen lugar donde impresionar a las visitas foráneas.

El Llagu

En la parte de abajo tenemos el bar y una mesa grande, el comedor grande está en la parte de arriba. No se si en cocina había más gente pero me dió la impresión de que entre dos personas eran las que llevaban el peso de todo y quizás la espera entre algunos platos fue algo excesiva, pero sin llevarnos las manos a la cabeza.

Dentro del menú te sirven como aperitivo un pastel de verduras casero, para ir haciendo boca mientras elegimos entre los siguientes:

pastel de verduras

Primeros: fabada, pote asturiano, arroz caldoso, cebollas rellenas de carne, ensalada de cecina y queso de cabra, y callos (en temporada, a partir del 19 de octubre).

pote asturiano

pote asturiano

arroz caldoso

arroz caldoso

cebollas rellenas

Segundos: pitu guisao, cordero en caldereta, cachopines en salsa de setas, tortos con picadillo y huevos, bacalao con pisto.

pitu guisao

pitu guisao

cordero en caldereta

cordero en caldereta

tortos con picadillo y huevos

tortos con picadillo y huevos

Postres caseros: tarta de la abuela, arroz con leche, frixuelos rellenos, tarta de queso.

tarta de la abuela

tarta de la abuela

arroz con leche

arroz con leche

El menú incluye la bebida y el café de pota, aunque también disponen de carta con unas cuantas cosas más. Sinceramente, el menú es la mejor opción.

Al ir acompañado de algunos niños se pidió un cachopo y un filete con patatas. Todo está muy bien cocinado y si hacéis una comanda variada da para probar varias cosas, todos los platos son abundantes, servidos en perolas o fuentes.

cachopo

cachopo

filete con patatas

filete con patatas

Cuando terminas te sientes como un pez globo y lo sensato sería haber ido caminando y regresar bajando la comida, aunque los más vagos preferimos el coche pensando en la proximidad de una siesta.

 

Anuncios

Mi Mamut


Mi Mamut

Mi Manut – C/ Nueve de Mayo, 2  –  Oviedo   Tlf: 984 088 919

Llega el mes de septiembre y con él damos, al menos en actitud, el cierre del ciclo vacacional y la vuelta a la rutina. Es el mes que muchos nuevos negocios se plantean para comenzar sus actividades, y justamente ayer lunes se inauguraba Mi Mamut, un concepto de cafetería adaptado a los nuevos usos y costumbres que con una imagen muy fresca, llega para dar color en la entrada lateral del Centro Comercial Salesas (antiguos Minicines).

Al igual que sucediera en la calle Uría cuando abrió Galerias Preciados en 1975, la apertura del Centro Comercial Salesas en 1982 supuso toda una revolución en la forma de entender el comercio dentro de la ciudad.  Cuatro plantas de parking subterraneo con más de 1500 plazas y tres plantas superiores con gran variedad de comercios revitalizó la zona centro.

En su interior se instaló el primer Hipermercado urbano, todo un hito, porque ya no había que desplazarse a las afueras para hacer la compra semanal o mensual, los hábitos de consumo cambiaron con la apertura del Mamut.

Ahora que ya conocéis el origen del nombre, sigo con más historia. Los comercios a pié de calle también forman parte del Centro y cual satélites fueron alojando negocios que se aprovecharían del gran flujo de gente, quien no recuerda los Minicines.

El local que nos ocupa, desde su construcción, siempre ha sido una cafetería. Primero Marcel, luego El Cafetín de Manolo y ahora Mi Mamut, una misma actividad de la que también se pueden extraer lecturas de cómo han evolucionado los gustos y necesidades de los clientes.

Mi Manut

Al igual que los bares han evolucionado con un enfoque gastro, las cafeterías están sufriendo una reconversión. El café con bollería o pincho, los platos combinados, los churros con chocolate de la merienda no es que hayan pasado a mejor vida, pero ahora exigimos un plus, ya no valen los locales grises con olor a tostada, ahora buscamos diseño, lugares acogedores donde recargar pilas antes de ir al trabajo.

Tampoco podemos pasarnos de exigentes, no dejan de ser una cafetería con cocinas minúsculas, para algo más depurado están los restaurantes. Sin embargo, ese plato combinado ha dado paso a los salad bar, el pincho puede convertirse en un bao o el escalope con patatas y huevo en un pollo al curry.

Mi Mamut transmite alegría, mucho colorido que empieza desde la fachada con unas maderas formando un collage multicolor. Ya en el interior se juega con unos solados cerámicos en diferentes formas y colores donde el verde se convierte en dominante.

La pared principal la ocupa un jardín vertical que aporta mucho frescor, se juega con los bancos corridos y un entramado de cuerdas para distinguir la zona de comedor de la de barra, separación de ambientes que transmiten amplitud.

Mi Manut

La madera también es parte importante en la decoración. La barra de bar es preciosa, de madera maciza siguiendo la misma línea de las mesas bajas y espacios altos con taburete. En general es un aspecto vintage con tres bicicletas antiguas, luminarias hechas con cajas de madera y sillas metálicas de aspecto reciclado.

Camareros uniformados con delantales de diseño, una carta de comida diferente, ese salad bar que funciona como take away (para llevar) o comer en el local, zumos diferentes y más detalles que irán incorporando, es el sello de identidad del grupo empresarial La Leyenda del Gallo.

Gente joven, inquieta, con ganas de hacer las cosas distintas ya han demostrado con La Leyenda del Gallo cómo conjugar un restaurante con uno de los bares de copas más exitosos de la ciudad. Recientemente también inauguraban en la calle Gascona un local tipo tienda de ultramarinos donde lo que ves te los puedes comer y próximamente abrirán el que fuera el emblemático Corners diseñado por Chus Quiros frente al Club de Tenis.

Cafés 100% arabica a 1€, casi nos acercamos a aquel famoso café de Zapatero de 0,80 céntimos, sin duda un reclamo para una ciudad que con la crisis ha sufrido un gran bajón de consumo.

Aún sin ser excesivamente lentos en el servicio, el día de la apertura aún no funcionaba todo el engranaje que da soltura, nos sirvieron unas croquetas de jamón mientras esperábamos. Buenas croquetas con mucho sabor a jamón.

croquetas de jamon

croquetas de jamon

Para compartir elegimos un guacamole con nachos, muy abundante en nachos y por fin una elaboración natural, no soporto que me den gato por liebre y traten de colarme uno de bote cuando siempre pregunto si es casero.

Guacamole con nachos

Guacamole con nachos

El bao de rabo de toro es el equivalente asiático de nuestros pinchos, un finger food que bien hecho, como este, está delicioso. Se acompaña con una salsa chipotle.

Bao de rabo de toro

bao de rabo de toro

Probamos una de las ensaladas conjugando a nuestro gusto la base de canónigos con cinco ingredientes y salsa de mostaza y miel. Ya sean los canonigos, pasta, arroz…los ingredientes son variados y de buena calidad que con las diferentes salsas os permitirá confeccionar la ensalada perfecta.

Ensalada

El pollo crispy, empanado con cereales y acompañado de salsa mostaza y miel resulta muy crujiente y abundante.

pollo crispy

pollo crispy

El pollo al curry con verduritas falló y así lo hice saber. Me esperaba unos tacos de pollo, no unos filetes de pechuga, que aún teniendo buen punto de cocción requieren una salsa de curry (con nata o leche de coco) y no un mero adobo de especias. Me dijeron que les había pillado el toro con la elaboración a baja temperatura, cosas del arranque.

pollo al curry

pollo al curry

Para finalizar un entrecot de txoguitxu con patatas a las finas hierbas. Buena carne y punto perfecto, difícil no acertar.

entrecot txoguitxu

entrecot txoguitxu

entrecot txoguitxu

Ahora que la calle San Bernabé vuelve a recuperar el auge de antaño, la apertura de Mi Mamut, donde ofrecen un par de vermuts caseros, viene a completar una oferta que arranca desde las 7am. Visto lo visto, que además incluye un buen lineal de terraza, seguro que pronto se convertirá en un referente.

Goiko Grill


Goiko Grill Oviedo

Goiko Grill – C/ San Francisco, 13  –  Oviedo     Tlf: 984 689 973

Goiko Grill ofrece hamburguesas de haute couture en formato pret a porter, excelente calidad por encima de todo, al servicio de un cliente exigente y sabio en el arte de una buena hamburguesa.

Este sándwich de carne, tan extendido como vilipendiado por las grandes cadenas alcanza con Goiko Grill el estatus de hamburguesa gourmet, de autor, que aún habiéndose expandido a la velocidad del rayo con 42 locales en poco más de cinco años, en todos ellos mantiene el mismo espíritu familiar de calidad guiado por Andoni Goicoechea.

Venezolano de ascendencia familiar vasca, este joven llegó a Madrid para ejercer como MIR en el Hospital de La Paz y acabó convirtiéndose en empresario de un fast food. Tan rápido como el concepto de comida, ha sido su crecimiento y tras recientes movimientos accionariales ya programa su internacionalización.

Una valoración del negocio en 150 millones de euros ha hecho que de no querer franquiciar para mantener ese estilo familiar, se haya pasado a vender el 80% del negocio al fondo de capital riesgo de Louis Vuitton (LVMH) para poder seguir creciendo en modo exponencial.

Siguiendo inmersos en este mundo de la moda, ya es casualidad que el local elegido para instalarse en Oviedo haya sido el que ocupara por muchos años Modesta, una boutique que tenía un gran muestrario de las últimas colecciones de grandes diseñadores.

Goiko Grill Oviedo

Pero por si fuera poco, está casi pegado al local que en su día ocupara la primera hamburguesería de Oviedo, el City Burger. Ya es casualidad!

Ahora los Moschino, Missoni, Kenzo nos los llevamos puestos en modo hamburguesa, elaboraciones con combinaciones muy cuidadas que incluso añaden ediciones exclusivas dependiendo de donde se ubique el local. De este modo, en Oviedo es el único lugar donde se puede disfrutar de la Carbayona, una burger con crema de membrillo, queso Cabrales, pimientos fritos y jamón serrano.

En Oviedo llevan instalados un par de meses y comer en el local resulta algo complicado sin reserva, pero disponen de servicio delivery con plataformas como Glovo o Just Eat o el conveniente take away. Precisamente este último servicio fue el que utilicé para mi primer encuentro con Goiko y en casa pude disfrutar de sus excelentes hamburguesas.

Ahora que ya he visitado el local puedo hacer una valoración más acertada que incluye otros aspectos de la restauración. El servicio es muy amable, agradable sin excesos de colegueo y las comandas salen bastante rápidas tal y como esperamos en este tipo de restaurante.

Y por qué es una hamburguesa gourmet, no sólo la calidad de los ingredientes, el hecho de sentarte y que tomen nota está muy por encima de las tediosas colas y atención que te proporcionan en otros locales. Aquí os dejo este glorioso sketch de Cruz y Raya por si no me habéis entendido.

El local es muy amplio, ambientación de hamburguesería americana de calidad desde su entrada con el llamativo neon light, cuadros y fotos de hamburguesas que nos hacen salivar, zona de banco corrido, ventilación industrial vista, iluminación cálida que no ayuda con las fotos…etc.

Para beber, milk shakes, smoothies y una muy valorada selección de cervezas. Para el picoteo nos encontramos con guiños al origen venezolano de Andoni, como son los teques y si deseamos continuarlo con la hamburguesa Camburger encontrareis ingredientes como el plátano dorado y una emulsión de ron Santa Teresa.

Si lo vuestro son las ensaladas, disponen de la clásica Caesar, un fresh bowl y hasta una ensalada thai.

Nosotros elegimos como entrantes unas clásicas alitas de pollo que están fritas a la perfección, la carne se despega del hueso y está jugosa y se acompaña de una salsa barbacoa casera.

alitas de pollo

Los nachos Daniela son espectaculares, como los querrías encontrar siempre. Es un entrante que aprecio mucho y me pone de muy mal humor cuando encuentro casi siempre versiones de bajísima calidad por falta de interés.

Nachos Daniela

Totopos, guacamole, abundante queso, chili con carne, crema agria, jalapeños y por poner un pero en vez de pico de gallo ponen unos daditos de tomate natural.

Dentro de las hamburguesas os encontrareis con 14 variedades. 12 + 1 exclusiva como la Carbayona + la posibilidad de haceros vuestra propia combinación.

En esta ocasión mi elegida fue la Yankee. Carne de vaca, costilla de cerdo deshuesada en salsa barbacoa Goiko, queso americano, cebolla al grill y lechuga batavia. Deliciosa combinación y de tamaño sólo apto para boas constrictor (como todas).

Goiko Yankee

Goiko Yankee

La Puchi lleva champiñones en su salsa, bacon, queso americano y salsa barbacoa.

Goiko Puchi

La Chipotle lleva un guacamole casero rústico con una salsa de chipotle Goiko.

Goiko Chipotle

La Kevin Bacon es la más vendida y se compone de carne picada mezclada con bacon, cebolla crunchy y queso americano.

Goiko Kevin Bacon

Una de las novedades es la Chiliraptor, carne picada mezclada con chili, queso americano y Monterrey Jack con topping de guacamole.

Goiko Chiliraptor

La Threeler son 180grs de carne divididos en 3 patties de 90grs, bacon bits, queso americano, pepinillo y cebolla. Todas las hamburguesas se acompañan de patatas rústicas que son frescas y peladas cada día.

Goiko Threeler

Para terminar, a modo de postre un Goiko Shake, un batido de helado de vainilla con galleta de chocolate, sirope de chocolate y nata montada.

Goiko Shake

Hoy por hoy, la calidad y variedad de Goiko me ha conquistado y ha reemplazado a las también excelentes hamburguesas de La Pepita. Sin duda, en Oviedo, estos dos locales son los que mantienen un estilo más fiel a lo que debe ser una buena hamburguesa americana.

El Molinón


El Molinón – Calle del Águila, 13   –  Oviedo    Tlf: 984 061 589

Bodega, vinatería un concepto muy antiguo que ha derivado en los actuales gastro bares. Ya quedan muy pocos exponentes, al menos en Oviedo, de lo que eran aquellos locales de encuentro donde chatos, pintas e incluso porrones competían con las sidrerías, cuestión de gustos pero unanimidad en la misma finalidad de compartir tertulias.

La fisonomía de las ciudades cambia en pos de la modernidad y vestustos edificios dejan paso a nuevas construcciones, algunas de ellas rehabilitaciones, que aún conservando la esencia estética, pierden en la mayoría de casos emblemas del comercio local.

El local del que hoy hablaré aunque lleva más de 20 años en funcionamiento, desde 1997, cuando reabre sus puertas la antigua panadería El Molinón. El origen de dicha panadería se remonta a la primera mitad del siglo XIX y durante ciento cincuenta años fue una referencia carbayona.

El Molinón, pionero en Asturias en los procesos industrializados para la fabricación de pan, había sido fundada por Francisco Acebal y su hermano Xuan María, este último considerado como el mejor poeta en lengua asturiana.

Con raíces en Piloña, los Acebal también crearon una fundición de metales en el mismo solar, de la cual salieron piezas importantes para la catedral de Oviedo.

Esa fundición se fusionó posteriormente con la firma La Amistad, con fábrica en la calle Río San Pedro. En la geografía urbana carbayona la vieja chimenea de El Molinón, de ladrillo y planta cuadrada, fue una referencia.. A su pié estuvo durante años Casa Modesta, un afamado establecimiento de comidas.

Se trata de un local bastante reducido, con muchos recovecos y diferentes niveles, donde la zona de barra y cocina sorprenden por lo minúsculo. Parece mentira que de ahí puedan salir tantos platos, sin demasiadas pretensiones, no hay sitio para más.

Visitar El Molinón es quedar con los amigos, tomarse unos vinos o cervezas y aprovechar para picar algo. Embutidos y quesos servidos de manera individual o en tablas se combinan con una buena selección de tostas, pero aún hay margen para explorar una carta que repito, bastante amplia es para la capacidad del lugar.

De todo lo que pedimos me gustaría destacar los callos y el cachopo que para mi gusto sobresalieron del resto. Por el contrario, la tortilla de patata guisada con pisto, sin estar mala, resultó algo seca y más bien llevaba el pisto por encima.

Ensalada de queso de cabra y bacon con vinagreta de melocotón, verduras en tempura con una salsa agridulce, morcilla de León y unos bocartes con jamón conformaron el resto de la comanda.

Si a todo esto le añadimos un buen servicio y unos buenos precios, El Molinón resulta una opción muy apropiada para extender una buena charla.

Chinastur


¿Qué ha pasado con los chinos?, ¿por qué han ido desapareciendo?. El boom de los 70-80 donde todo eran Grandes Murallas, Dragones Rojos, Hong Kong, Shanghai…fueron los pioneros en la expansión de las cocinas internacionales, incluso antes de que llegaran las grandes cadenas de hamburguesas americanas.

Mi primera experiencia con un chino se remonta a Benidorm, cuando tan solo debía tener 4 o 5 años, aquellos sabores tan distintos me cautivaron. Con los años descubrí que había una cosa que se llamaba glutamato monosódico, que además de perjudicial era el causante de hacer que esos sabores engancharan.

Aunque graciosos, nunca le di validad a las leyendas urbanas respecto a la comida china. El gato por liebre ha sido la más utilizada, otras hablaban de la falta de decesos y de donde podían acabar inmigrantes ilegales que por su gran parecido nadie se daría cuenta de su sustitución.

Llevo toda la vida comiendo chino y nunca nada me ha sentado mal, también debo decir que no soy persona con escrúpulos y me aplico el dicho ese de “lo que no afuega, engorda”.

Donde mejor chino he comido ha sido durante mis años en San Francisco, uno de los chinatown más antiguos fuera de su continente. Había platos realmente deliciosos y restaurantes dignos de hacer cola de espera.

Con los años he podido viajar a Hong Kong y Shanghai y he comido de cine, al igual que hace poco en mi viaje a Nueva York donde visité Da Dong, el nuevo restaurante del más afamado chef de toda China.

Los restaurantes han ido desapareciendo y ya quedan muy pocos exponentes. Los japoneses les han tomado la delantera desde que los chinos se han trasladado al mundo del “Todo a 100”. Aún así, en general, la comida asiática no está muy conseguida y son pocos los exponentes que merezcan la pena, al menos en Oviedo.

De los pocos supervivientes fui a Chinastur, mi madre tenía ganas de ir y reconozco que hasta me hacía ilusión. Traspasé la puerta y comenzó la decepción.

Se trata de un local grande, no tiene mala ubicación pero dentro transmite más frialdad que un jugador de ajedrez. La decoración es paupérrima y se nota descuidado, han cambiado luminarias y ni tan siquiera se han dignado a dar una mano de pintura.

El servicio, con tan sólo tres mesas ocupadas resultó muy ecléptico, por no decir que requiere la mano de Chicote. Unos platos llegaban y el otro miraba, cuando llega por fin el tuyo al poco aparecen con el segundo, menos mal que es una comida que aguanta bastante caliente.

Tras analizar la carta, me dí cuenta que lo más rentable era pedir su menú. Para qué pagar más cuando hay tantas opciones a elegir entre entrantes, primeros y segundos.

La sopa agripicante muy mediocre, los tallarines un auténtico batiburrillo de pollo y ternera, el pollo con setas fue la mejor opción, el cerdo agridulce para devolverlo al instante y lo mismo con el plátano frito.

Quiero incidir en el cerdo agridulce, un plato que me encanta y que siempre suelo pedir. La primera vez en mi vida que me sirven este formato bolas que parecen firmadas por Findus. La salsa agridulce no se que coño era, parecía una macedonia de frutas triturada donde prevalecía el mango.

El plátano, ya con ver el tamaño no me pude resistir a la disección. Insípido y negruzco.

Lo siento mamá, pero la próxima vez no seré yo el que te acompañe. Creedme que siento especial tristeza porque es un tipo de comida que me encanta pero hoy por hoy, en Oviedo, me siento huérfano.