Archivo de la categoría: OVIEDO

El Bistró


El Bistró – C/ Policarpo Herrero s/n  Hotel Ayre   –  Oviedo   Tlf: 984 110 525

Hay muchas veces que nos afanamos en buscar los sitios más cool de otras ciudades ya sean dentro de España o en el extranjero y descuidamos lo propio. Este podría ser el caso del restaurante que hoy reviso con algo de retraso respecto a sus múltiples visitas, El Bistró.

Nos abstraemos y pensamos que en vez de Oviedo estamos en Nueva York o Sydney, abrimos los ojos y nos encontramos ante el Palacio de Exposiciones y Congresos Ciudad de Oviedo, diseñado por el controvertido Santiago Calatrava, también conocido como “El Centollo” entre los ovetenses.

Ni me gusta, ni me disgusta, pero nadie puede negar su majestuosidad y lo impropio de su ubicación en la parcela que ocupara el antiguo Estadio Carlos Tartiere. Creo que este tipo de edificaciones singulares deben lucir exentas de distracciones tan vetustas como en este caso las torres de Buenavista. Con la apertura de la ciudad al sur, en el área de Montecerrado, hubiese sido un emplazamiento inigualable que habría dado la bienvenida al viajero.

Mención aparte merece el hablar de que la supuesta visera movil que no funciona y que el coste inicial presupuestado de 76 M€ acabara siendo quintuplicado hasta los 360 millones de €, que se dice pronto. Este señor va dejando cadáveres de acero y hormigón allá por donde pasa y los juicios se le amontonan más que a Julián Muñoz y la Pantoja.

Sea como fuere, habremos de velar al muerto, pero el centro comercial que aloja es un walking dead. Además del auditorio y salas polivalentes, alberga oficinas del Principado y el moderno Hotel Ayre dentro del cual nos encontramos con El Bistró.

El hotel es de los que me gusta, tiene un toque de modernidad que siempre busco en mis alojamientos aunque está claro que en este nunca me alojaré viviendo en Oviedo. Predominan los blancos y azules y desde que cruzamos su entrada, con  las grandes alturas, nos sentimos hormiguitas curiosas visitando cada parte común.

Subimos las escaleras a mano derecha hasta la primera planta y allí nos encontraremos con El Bistró, un coqueto e intimo restaurante que a mediados de septiembre cumplirá su quinto aniversario.

El ideólogo de este espacio es Javier Loya, un chef de larga trayectoria y recorrido desde sus inicios en el establecimiento familiar del Real Balnerario de Salinas. Desde el 2005 ha ido sumando diferentes conceptos al que ahora se denomina Deloya Gastronomía.

Comenzaría la andadura en Oviedo con su restaurante Deloya en el hotel Santo Domingo Plaza para mudarse años más tarde al emplazamiento más céntrico del Hotel España, donde su restaurante Mestura y cocktelería The Black Bar supusieron un gran soplo de aire fresco a la ciudad. Siguiendo con los emplazamientos hoteleros que tan bien le han funcionado, en 2012 abrió El Bistró y en 2014 el Avant Garde sito en el hotel NH de Gijón. A la par, ha ido potenciando los servicios de catering con ubicaciones tan emblemáticas como Rua Quince (Oviedo) o el Palacio de la Concepción (Gijón).

En El Bistró ha querido potenciar elaboraciones a la brasa, platos sugerentes a precios asequibles en un ambiente distendido donde las mesas corridas dan cabida a grandes grupos que combinados con otras más reducidas pueden ser disfrutadas de manera más romántica en pareja.

Una gran bodega vista es la protagonista de la sala junto a unas lámparas de gran porte y unos modernos panelados en paramentos verticales y horizontales. Su carta es dinámica y van variando sus propuestas aunque algunos de sus clásicos como los tacos de pitu de caleya permanecen.

Aquí os dejo un collage con fotos de mala calidad (que diferencia del Iphone 4 al 6) de algunos platos que pude disfrutar en mis primeras visitas.

El presente articulo se centra en una cena en pareja que si bien salió redonda, no me deja otra alternativa que ser bastante crítico con uno de sus platos.

En todos los restaurantes del grupo cuidan mucho la selección de panes y cervezas y en esta ocasión deguste la Gastro, una artesana de Cuenca declarada como la mejor artesana del mundo en 2015 por el ITQ de Belgica. Hecha con 3 tipos de malta y 7 lúpulos de tres continentes esta cerveza de 5,5º es una delicia.

La otra elección fue La Socarrada, una valenciana de 6º con muchos aromas a miel y romero que maridaría fenomenal con nuestra carne.

De aperitivo nos sirvieron unos grissini con una salsa y una copita, creo que de mango. Esto es lo que tiene dejar el trabajo atrasado pues la visita se remonta a hace más de un año.

Imprescindible empezar con los tacos de pitu de caleya a la mexicana, son todo un acierto y nunca fallan.

Seguimos con un tataki de salmón marinado con guacamole y cítricos. Perfecto.

Rematamos con el esperpento de la noche, el pato azulón a la brasa con cuscús y berenjena a la miel. Quiero dejar constancia de que el plato en si es excelente, sabrosísimo, de altísima calidad en materia prima y elaboración pero en vez de vendernos tanto las excelencias de esta ave, el camarero debería haber empleado ese tiempo en acudir a un curso de trinchado.

Menos mal que estaba bien hecho a la brasa, de lo contrario hubiésemos presenciado la secuela de La Matanza de Texas, el pobre pato no merecía ese mal trato. Cuchillo en mano, hubiese sido más eficaz la motosierra de LeatherFace, contemplamos una parafernalia gore del desconocimiento anatómico de un ave.

Con ese trinchado estaba claro que una ración de aceitunas con hueso nos hubiese creado menos dificultades a la hora de degustarlo, más huesecillos triturados no pudimos encontrar con lo sencillo que es sacar un muslo y una pechuga para cada comensal, cortes limpios y dejar una carcasa sin apurar con la que habiéndola dejado allí nos hubiésemos buscado la vida en caso de querer extraer hasta la última hebra de carne.

He comprobado que ya no lo tienen en carta, una pena porque está delicioso, pero la impericia se debe suplir con aprendizaje y que conste que el camarero fue muy profesional en el resto del servicio.

Obviando este episodio, El Bistró es un lugar muy recomendable, siempre he salido muy satisfecho, el ambiente es muy agradable y aunque se encuentre fuera de las rutas gastro de la ciudad, escaparse hasta el Calatrava y sentirse turista en tu propia ciudad es una experiencia altamente gratificante.

Anuncios

Las Canteronas del Centro


Las Canteronas del Centro – C/ Suárez de la Riva, 5   –  Oviedo    Tlf: 984 118 234

Renovarse o morir. Tampoco hemos de ser tan tremendistas, existen negocios que nos gustan tal y como son, darles un giro decorativo harían que se perdiera el encanto y en este caso sería una gran perdida de la historia de Asturias.

La genialidad de Chus Quiros quedó plasmada en este local a finales de los 90 cuando abrió sus puertas como La Tabla del Rey Ramiro (Ramiro I fue Rey de Asturias entre los años 842 y 850). Años después el negocio cambió de manos y se consolido como Punto y Coma, recientemente se convirtió en La Brasa Al Punto, del que he tomado la base del artículo que publiqué, pero en poco más de año y medio cesaba y ocupa su lugar Las Canteronas.

 

Aunque disponen de un local en La Florida, al que solía acercarme era la parrilla que tenían en la Avenida de los Monumentos, uno de esos locales que a pesar de su buena ubicación, parecen gafados y al tiempo me remito desde que lo conociera como Meraxko. Parece ser que el vecindario residencial de chalets no resulta muy amistoso por lo que me comentan y los malos humos no eran los que salían de una chimenea industrial. Veremos lo que dura el actual Terra Verde.

A rey muerto, rey puesto, ley de vida y el corto reinado de La Brasa al Punto esperemos que de lugar a uno bien largo por parte de la nueva gerencia de Las Canteronas, porque me gusta disfrutar de una parrilla en el centro de la ciudad sin tener que sacar el coche.

Otro de los puntos atractivos del local, es su terraza, no demasiado extensa pero totalmente mimetizada con el entorno.

Exceptuando detalles, la base decorativa sigue siendo la misma y así deberá permanecer. El concepto de parrilla sigue intacto y al no tratarse de noveles el tratamiento de sus carnes es muy aceptable.

Aunque la carta es variada lo que impera es disfrutar de aquellos productos cocinados en las brasas. Aquí tenéis una muestra de lo que hacían en la antigua ubicación, que por otro lado entiendo no variará sustancialmente.

En la última visita cayeron la típica morcilla tipo Matachana, chorizo criollo, churrasco, una milhojas y una mousse de chocolate.

La Leyenda del Gallo


La Leyenda del Gallo – C/ Altamirano, 9  –  Oviedo     Tlf: 984 840 684

La historia de la aburguesada ciudad de Oviedo está repleta de crónicas y aunque muchas de ellas se remontan al siglo pasado, la verdad, no hace ni cien años de que algunas transcurriesen.

Hoy en día existe un exceso de comunicación a través de los diferentes medios, todos tenemos un móvil que nos permite inmortalizar vivencias que rápidamente subimos a redes sociales. Los historiadores, desde finales de los noventa lo tienen más fácil, Google es el ente supremo que tiene todas las respuestas.

Tras la Guerra Civil abría en la calle Altamirano Casa Manolo que junto al Lito han sido testimonio de las páginas más gloriosas del ocio, como era entendido antaño. Bebida, comida y tertulia, mismos exponentes a los de la actualidad, pero con la diferencia de que aquellos se acercaban más a la cultura y menos a la vanalidad.

En Casa Manolo,  cabezas de jabalíes, rebecos y hasta de una jirafa, y la mandíbula de un rinoceronte ornamentaban las paredes. Los domingos se organizaban en su patio peleas de gallos en las que no existían apuestas pecuniarias, los asistentes se jugaban chatos de vino para una vez cubierta la sangre con papeles de periódico, beber y disfrutar de los cantes del barítono Joaquín Villa.

Hoy, en La Leyenda del Gallo, algún domingo podremos asistir a una sesión vermú donde asistir a un mercadillo instalado en el local y aunque la música resulta elegante a estas horas, será difícil disociarla del reggaeton nocturno vivido en la madrugada.

Casa Manolo con Ángel Fernandez Cabal al frente y sus animadas tertulias de caza, micología y colombofilia pasaron a mejor vida en 1998 dando paso al Green, un bar de copas que por capacidad, ubicación pronto se convirtió en referente del ocio nocturno de la ciudad.

Con el inicio de las fiestas de San Mateo en Oviedo, hace casi dos años se inauguraba La Leyenda del Gallo, un proyecto que apostaba por un ocio más elevado que incluía la gastronomía y cocktelería tratando de eliminar la simple imagen de un lugar de copas.

Algo no ha cambiado con los años, sigue habiendo otro tipo de gallos pero también gallinas, si bien las peleas no están permitidas so pena de enfrentarse con los rigurosos “gorilas” que velan a la entrada por un ocio saludable.

La magnífica reforma efectuada con sus paredes de piedra vista, los suelos cerámicos con grecas, los elementos de forja que dividen los diferentes ambientes, sus techos altos y esas barras con estanterías infinitas surtidas con una colección de espirituosos intachable lo ha convertido en un imprescindible del ocio nocturno donde ver y ser visto.

Los pavoneos dan paso a los bailes de cortejo, mientras copa balón en mano disfrutamos de una buena selección de cocktails, nada más apropiado en un lugar con este nombre, ya que la traducción del ingles significa cola de gallo. La selección musical a partir de ciertas horas y si permanecemos más de la cuenta, se convierte en cansina, las listas de reproducción en bucle son cómodas para la hostelería y se echa en falta un poco de variedad y dirección musical, tanto Despacito puede que nos haga abandonar Rapidito.

Disponen de un reservado que he visitado en varias ocasiones, sin duda una opción excepcional cuando nos hemos reunido un grupo numeroso para alguna celebración especial. Ver los gallos desde la balaustrada del piso superior, con autoservicio, sin tener que lidiar con la “pelea” del abrevaje, hace la noche más relajada.

Precisamente, así es como acabamos en una despedida de soltero conjunta, donde además pude por primera vez degustar su gastronomía. Citados un sábado a las 9 de la noche, adentrarnos el local casi vacío nos permite darnos cuenta de las excelencias del recinto y disfrutar sosegadamente de una bebida que nos acompañan de unos finger de pollo con salsa de mostaza y miel.

Al ser unos cuantos optamos por un menú concertado de platos al centro para compartir compuesto por unas sabrosas gyozas; jamón ibérico con tumaca y tostas crujientes; langostinos crujientes con mayonesa de fruta de la pasión; unos deliciosos roll de salmón y anguila ahumada; pulpo, patata y zanahoria al kimchi; tacos de pitu con guacamole y pico de gallo y de postre una tarta de queso deconstruida.

En el tintero, para futuras ocasiones han quedado platos tan atractivos como el black pixin con caldo de berberechos o la excelente carne de txogitxu.

La formula gastro+drinks de La Leyenda del Gallo esperemos que siga funcionando durante mucho tiempo, la ciudad se merece conservar apuestas que en su día ya vivimos con el Salsipuedes y que realmente echábamos de menos.

La Pepita


La Pepita – C/ Campoamor, 27 – Oviedo    Tlf: 984 053 371

Este es uno de esos artículos que me satisface editar, no sólo porque he vuelto a probar sus suculentas hamburguesas, si no porque en Oviedo ahora tenemos la suerte de poder contar con uno de sus restaurantes y es que ya suman 10 localizaciones.

Tal acontecimiento no podía hacerse esperar y al día siguiente de su apertura, el 17 de febrero a modo de San Valentín retrasado, volvía a enamorarme. Me faltaba una foto decente del exterior del local y me ha retrasado la edición.

Si tras mi primera visita en Vigo, como podéis leer más abajo, había quedado totalmente prendado, en Oviedo puedo refrendar esas sensaciones y gustos.

El local elegido mantiene la estética y resulta más agradable que el de la calle Oporto de Vigo, los toques de naturaleza verde lo hacen muy atractivo y la distribución de las mesas por configuración del local, le dan más movimiento. Además está situada en la Ruta de los Vinos, un emplazamiento muy conveniente y una alternativa más de las bulliciosas calles Manuel Pedregal y Campoamor.

Comerse una buena hamburguesa como las de La Pepita requiere unos estándares de calidad que agradezco no dispongan del servicio delivery, en su lugar si que podemos hacer un take away y la responsabilidad de donde y cuanto tardamos en comernos la hamburguesa, recae en el cliente.

La Pepita se hace notar y en los días previos a su apertura, circulaba por nuestras calles el magnífico autobus ingles de dos pisos que #lapepitaontheroad utiliza para estar presente en eventos, conciertos, acontecimientos gastronómicos y deportivos, fiestas privadas, etc…

En La Pepita podemos encontrar hamburguesas de todo tipo de carnes e incluso de pescado. Trabajan con materia prima de alta calidad y ya sea de ternera, buey, cordero, pollo, cerdo, salmón o una versión vegetariana, sus hamburguesas siempre te dejan ganas de repetir.

Incluso para los amantes de la cerveza, tiene su propia versión artesana y esto ya redondea el círculo.

Como ya había probado la yuca, en esta ocasión el acompañamiento fue con las patatas tradicionales y las gruesas.

Las hamburguesas que elegimos en esta ocasión fueron La Pepita Reily, 180grs de carne de vacuno, bacon, pepinillos, cheddar, salsa barbacoa, lechuga, tomate y cebolla roja.

La Pepita Rianxeira también es de 180grs, de vacuno, queso San Simón gratinado, panceta crujiente, lechuga, tomate y cebolla roja.

Yo me incliné por La Pepita Manteca, carne de buey a la que añadí el comodín de hacerla más grande, 220grs y al doble de queso cheddar, lechuga, tomate y cebolla roja, le añadí la panceta crujiente y la cebolla caramelizada.

Poco más se puede decir, las fotos espero reflejen la jugosidad. Los oventenses estamos en enhorabuena, La Pepita seguro se convertirá en lugar de peregrinaje.

14/10/2017

Inmersos en pleno veroño, las altas temperaturas nos invitan a seguir buscando lugares para terracear, y en La Pepita también podréis disfrutar de sus hamburguesas en la terraza.

Para beber, una nueva cerveza artesana hecha en Vigo. Se trata de la densa y sabrosa De Lago, Golden Series,  6º de doble malta.

En esta ocasión todas las hamburguesas degustadas no las tenía incluidas en el artículo e incluyen algún ingrediente sorprendente.

Comencemos por la más rara. Se trata de la hamburguesa del mes, y esta hecha ni más ni menos que con pulpo. La Pepita A Feira se compone de pulpo, queso de tetilla gratinado, emulsión de ajada, crujiente de patata violeta y canónigos. Sorprendente combinación pero he de deciros que estaba de muerte.

Dentro de los clásicos de ternera, con 180grs de carne, La Pepita Corleone. Pesto rojo, lascas de parmesano y rúcula.

Probamos una de pollo de 150grs, La Pepita Pita. Contramuslo de pollo marinado en especias cajún, cheddar, lechuga, tomate y cebolla caramelizada en pan artesano.

Por último una de cerdo ibérico de 150grs, La Pepita Serranita. Cerdo ibérico, crema de queso manchego, crujiente de jamón ibérico, lechuga, tomate y cebolla roja.

Como siempre, todas sus combinaciones resultaron un acierto y nos deja con ganas de repetir y seguir probando su gran variedad.

Llagar El Güelu


Llagar El Guelu – C/ Campomanes, 24 – Oviedo      Tlf  985 20 83 82

Hoy por fin publico un artículo que lleva tres años en el tintero, una verdadera vergüenza por mi parte, se ha ido quedando atrás porque no había hecho fotos del interior, tan simple y estúpido como eso.

¿Realmente unas fotos marcan la diferencia?, la verdad, en el caso del Llagar El Güelo creo que si, porque el interior merecía la pena ser retratado. Mezcla lo antiguo con lo moderno y sus grandes espacios invitan a tomarse una botella de sidra.

El local que nos ocupa, es lo que antes era el Yantar de Campomanes aunque a parte del cambio de gerencia y nombre le han dado un lavado de cara muy acertado, resulta un sitio muy acogedor en su estilo y con el tamaño que tiene es un lugar muy apropiado para celebrar espichas en el centro de Oviedo.

Por lo que respecta a la sidra que ofrecen, tienen una marca propia puesto que cuentan con otro llagar en Pruvia. La gastronomía que encontrareis es la típica asturiana y las veces que he comido algo han resultado satisfactorias.

Mención interesante son las ofertas que ofrecen, no se trata de saldos de baja calidad. Botella de sidra más centollo por 7€ o 5€ si lo sustituimos por un chorizo criollo, se me antoja como una elección muy sabia si queremos salir a tomar algo y picar sin muchas pretensiones.

El centollo que pedimos hubo de ser cocido sobre la marcha y preparado su carro, la espera sin duda mereció la pena.

Parece que con la sidra si esta fresca te acabas viniendo arriba y al final mi pareja y yo completamos con unas parrochas con jamón. Un centollo, las parrochas y 3 botellas de sidra por 20€ es lo que llamo un plan perfecto de jueves.

Algo que deberéis tener muy en cuenta son sus ajustados horarios, sólo abren de jueves a domingo, de 12:00 a 2:00 y es bastante recomendable hacer reserva aunque en barra seréis perfectamente servidos si os hacéis con un hueco.

El servicio es muy atento y escancian la sidra a muy buen ritmo, todo un peligro 😉

Aquí os dejo una pequeña muestra de su extensa carta que pude disfrutar hace tres años con mis amigas María y Lola, de Avilés, y os recomiendo que guardéis sitio para el postre, mi favorita la tarta de almendra con el azúcar escarchada, una locura.

Pulpo a la Parrilla
Pulpo a la Parrilla
Tortos Variados
Tortos Variados
Cachopo
Cachopo
Tarta Tatin de Manzana
Tarta Tatin de Manzana
Tarta de Almendra
Tarta de Almendra
Tarta de Queso