Ajoblanco – Almond and Garlic Cold Soup


CIMG7070

Hoy con esta receta concluyo el triunvirato de las sopas frías andaluzas, un auténtico trío de ases que no debe faltar en el recetario de cualquier aficionado a la cocina o al buen comer. Todas ellas son el entrante ideal para esos meses en que aprieta el calor, en chupito, vaso, plato y si me apuráis hasta en un un bidón para nuestras rutas ciclistas o running intensivo. El aporte energético natural que nos proporcionan las verduras, frutos secos, pan, y aceite de oliva en sus diferentes combinaciones nos garantiza la hidratación perfecta con los nutrientes necesarios.

Alguno de vosotros se estará sonriendo con mis aplicaciones y pensará que una bebida isotónica funciona mucho mejor, ahora bien, imaginaros que sois un centurión de la cuarta legión romana marchando por los olivares de Aurgi (Jaén) a 128,829 leguas de nuestro destino en Tarraco(Tarragona), ¿hace un Aquarius?, ridículo ¿verdad? pues no tanto porque el ajoblanco era la bebida que utilizaban para hidratarse cuando estaban por aquí asentados. Las leguas romanas que equivalen a 4,435kms las he calculado sobre la distancia en linea recta, es decir, 571,36kms.

CIMG7076

Tras esta pequeña lección de historia poco más me queda comentar sobre el ajoblanco pues su sencillez y exquisitez está fuera de cualquier duda razonable si bien se nos pueden presentar en cuanto al momento de la ingesta ya que nos dejará un claro regusto a ajo con las consiguientes molestias según circunstancias.

Su elaboración puede resultar muy fácil o bastante más laboriosa si lo hacemos a la manera tradicional con mortero majando todos los ingredientes. Como tengo mucho trabajo acumulado en el blog no estoy como para perder mucho tiempo así que he optado por lo fácil pero igualmente efectivo que es el uso de una batidora.

Ingredientes:

CIMG7049

100grs de almendra natural (sin tostar), 2 dientes de ajo, 100ml de aceite de oliva virgen extra, 30ml de vinagre de vino blanco, 150grs de miga de pan, 1 litro de agua y una pizca de sal.

En el vaso de la batidora echamos las almendras y los dos dientes de ajo, procesamos con un poco a agua fría hasta que nos quede una pasta homogénea. Añadimos el resto de ingredientes, el pan, aceite, vinagre y la sal, batimos y poco a poco incorporamos el resto del agua que ha de estar muy fría. Iremos probando para rectificar de sal y agua según nos guste más o menos fuerte. Podéis colarlo para no apreciar en boca el “barrillo” de la almendra, yo no lo hice pero en caso de tener invitados si que lo hubiese hecho.

Ajoblanco

Para presentarlo lo hice de 3 maneras aunque seguro habrá muchas más. Como aperitivo en copa, en una botella que fácilmente podríamos llevar a la playa y finalmente en un plato con decoración de unas almendras laminadas y unas gotas de aceite que bien podrían ser de alguno de los trufados que suelo utilizar.

CIMG7079

CIMG7082

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s