Archivo de la categoría: Gijón

La Nieta


La Nieta – Camino de Los Nogales, 318   –  Somió (Gijón)    Tlf: 985 335 090

Qué sucede cuando uno pierde uno de sus restaurantes de referencia, ese que nos gusta recomendar porque sabemos sorprenderá a propios y extraños, pues ni más ni menos, que uno se queda desvalido y entristecido por semejante pérdida.

Este fue el caso de la Sidrería Marisquería Gerardo, ubicada en en la calle Sabino Fernández Campo, 2 de Oviedo. Escondidos en el bajo de un soportal con extraño acceso, era de esos lugares que conoces o ni encontrándonos perdidos como Robinson Crusoe hubiésemos recalado allí.

Sin duda el boca a boca de su excelente gastronomía basada en un buen producto y el trato recibido por los comensales, hacía que los fines de semana fuese complicado conseguir mesa. En mi grupo de amigos había dos platos que nunca podían faltar por ser de fácil reparto y por su excelencia, las almejas con verdura y el chuletón.

Alguien de raza como Gerardo, que había pasado por lugares tan emblemáticos como La Gruta, Casa Conrado o La Campana antes de abrir su propio negocio, no podía extinguirse así por las buenas ya que tras él, junto con su mujer Sara y sus hijos Alejandro y Fernando, tenía un legado de sabiduría, que por carácter no podía desaparecer.

Tras una temporada sin ir descubrí que habían desaparecido, qué gran pérdida entre casi sollozos le dije a mi acompañante, no sabes como lamento que no puedas probar esas almejas.

Transcurridos unos años y por estas maravillas de las redes sociales averiguo que Gerardo se había llevado sus fogones a Gijón. La sorpresa fue tan agradable e intensa que mis papilas gustativas tiraron del recuerdo y salivé con el sólo pensamiento.

Gerardo Fernández se había aliado con el también cocinero Jesus Antonio para revitalizar la que había sido La Posada, en Somió. Con semejantes instalaciones, el regreso no podía tener mayor visibilidad.

Si hay algo que me gusta mucho de Gijón es esa adaptación al medio rural, aunque en realidad sean satélites de una gran urbe. Subir por Somió, la Providencia, dirección Deva, Santurio…nos depara muchas sorpresas gastronómicas a la vuelta de cualquier carretera terciaria, han sabido mantener y explotar lo que es su día eran los merenderos.

Hablo de esos locales donde por las penurias económicas de los años 50-70 concitaban a familias que tupper en mano ocupaban las mesas de unas terrazas con prado en las que se autoservían las bebidas que el local de turno proporcionaba.

La Nieta se ubica en una vieja casona donde la tenada, cuadra, y resto de anejos se han reconvertido en un local de gran capacidad, que mantiene la esencia primigenia con sus arraigados muros de mampostería y vigas de madera de gran porte en los que cobijar eventos de gran magnitud, la conocida BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones).

Esa amplitud se extiende a un buen aparcamiento privado, una amplia terraza con su hórreo e incluso una zona para el disfrute de los niños que está convenientemente alejada por aquello de las molestias. En definitiva, un gran espacio que da cabida para el disfrute de todos, juntos pero no revueltos.

Encontrarlo no es muy difícil si alguna vez habéis ido a la Discoteca El Jardín. Subiendo por la carretera del Piles-Infanzón, pasado el Somió Park a mano izquierda, en el Camino de Los Nogales.

La terraza tiene muy buena orientación y en días soleados desde la hora del vermú el sol está garantizado para disfrutar antes de comer de una botella de sidra acompañada de alguno de los pinchos que van ofreciendo, el trozo de empanada recién salida estaba de muerte.

Para beber, nada mejor que ambientarnos con una sidra de la zona. Alto Infanzón toma el nombre de su ubicación en Cabueñes y pertenece a al llagar JR donde la familia Rodríguez comenzó en 1910 con su elaboración y de la que el actual propietario Juan José Tomás Pidal aprendió desde joven trabajando a las ordenes de Fermín Amador Rodrígues, último miembro generacional de la familia Rodriguez.

Comenzamos con unos calamares de potera para seguir con unas zamburiñas (volandeiras).

Llega el momento orgásmico de la comida, volver a disfrutar de las almejas con verdura. Con barquitos o directamente a cucharadas nos deleitarnos con ese repollo y puerro bien picaditos, de sabor intenso, abundancia de almejas con buen calibre, no habrá niño o mayor que se resista a chuparse los dedos o jugar con las conchas a modo de cuchara rebañando hasta la última gota de tan glorioso manjar.

Finalizamos la comida con un besugo a la espalda, con sus patatinas panadera, que decir!

Mientras comíamos, daban en la televisión el Gran Premio de Mónaco. Sus terrazas VIP llenas de bon vivants podrían producir la envidia de algunos, pero os garantizo que si las cámaras hubiesen retransmitido nuestra comida, nosotros hubiésemos sido los envidiados.

Para el café retornamos a la terraza y si no llega a ser por otros compromisos, hubiésemos hecho la sobremesa con más sidra esperando el turno de cenas.

Anuncios

Somió Park


IMG_8126

Somio Park – Carretera Gijon-Alto del Infanzón – Gijón     Tlf: 985 333 030

Escribir este artículo tras seis meses desde que hice mi visita me resulta muy chocante e impropio por varias razones: la primera es que tanto tiempo resulta excesivo incluso para un blog que no tiene ninguna presión editorial. La segunda razón es por la descortesía ante mi amiga Marta que fue la que me invitó a esta cena el pasado 5 de junio.

El tiempo decimos que se pasa volando cuando realmente disfrutamos de lo que hacemos y si pensáramos en una hipotética cotización en el Mercado de Valores sin duda este alcanzaría millones de transacciones y un elevado valor. Con el reciente fallecimiento de mi padre de forma inesperada, lo hubiese invertido todo en comprarle tiempo.

Me viene a la mente una película protagonizada por Justin Timberlake llamada In Time, me gusto bastante quizás por el argumento tan atractivo. En el año 2161, el gen del envejecimiento humano ha sido desactivado. Al cumplir los veinticinco años, las personas dejan de envejecer, pero sólo tienen un año más de vida. Transcurrido ese año, mueren de un ataque cardíaco a menos que «ganen» tiempo y rellenen con él sus «relojes de vida», que llevan la cuenta regresiva como un reloj digital en sus antebrazos izquierdos.

81qSoMP2SCL._SL1500_

Aunque el tiempo pase lo importante es tener memoria para acordarse de los buenos momentos, esos perduran toda la vida ya que de los malos me encargo de enterrarlos. Este día fue uno de esos y comenzaría con una visita a la cervecería Donan Castle donde el simple hecho de beber una St Bernardus de barril ya debería poner una sonrisa en cualquier boca.

            IMG_8122  IMG_8121

Nos encontramos en Gijón, uno de esos días de tiempo raro pre veraniego en los que acabaría lloviendo. Supongo que un día caluroso incluso podría apetecer subir caminando hasta Somió, tomar algo en un merendero y acabar cenando pero realmente el día no estaba para ello.

Somió es uno de los pulmones verdes de Gijón y las instalaciones del Somió Park son un claro exponente. Amplios jardines y aparcamiento hacen que este lugar además de su restaurante se posicione como una de las opciones de la zona para celebrar cualquiera de la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones).

Somio Park

Nunca me coincidió alguna celebración pero supongo que los salones serán magníficos si están a la altura de lo visto en el restaurante. Un lugar agradable con una decoración generosa en color y estampados que alterna con acabados de piedra natural.

Disfrutamos de un menú diseñado bien pensado y equilibrado en proporciones. Sin duda se notaba que están acostumbrados a este tipo de servicios, que incluso cerraron con una degustación de dos cocktail denominados “Noches de Somió”.

IMG_8179

Como aperitivo unos tejaditos de quesos asturianos y unas croquetas de jamón ibérico.

IMG_8152

Empezamos con un timbal de langostinos crujientes y setas.

IMG_8153

IMG_8155

Risotto de berberechos. Le faltaba más potencia de sabor aunque hubiese sido del queso.

IMG_8158

IMG_8160

Bacalao confitado a baja temperatura con garbanzos, verduritas y caldo de cocido. Hay nombres que debían revisarse, una punta de esparrago no son “verduritas”. El bacalao estaba perfecto y el cocido muy rico, un plato redondo.

IMG_8162

IMG_8166

Goloso de ternera con parmentier trufado. Unas buenas carrilleras.

IMG_8168

IMG_8170

De postre, brownie de chocolate negro con capuccino de frutos rojos y chocolate blanco.

IMG_8174

IMG_8176

Fantástica jornada de viernes donde no me importó ser invitado, con la buena compañía no había plato que pudiese enturbiar la noche y en este caso también acompañó.

https://www.facebook.com/Somio-Park-412857705477109

Los Molcajetes


IMG_4351

Los Molcajetes – C/ Azcarraga, 57   – Oviedo   Tlf   985 202 767   Gijón  Tlf: 984 395 580

Hace más de un año que tenía ganas de visitar Los Molcajetes, una gran espina que tenía clavada desde que un día reservé para una cena con amigos y no pude acudir por problemas de salud.

Por aquel entonces, el blog era muy joven, yo inexperto, carecía de borradores y publicaba a diario con la cantidad de trabajo que aquello supuso. El cuerpo dijo basta y tuve que decidir entre seguir un ritmo frenético yendo a la cena o acabar en el hospital con un buen susto.

Me habían hablado mucho y muy bien de este restaurante mexicano que desde el 2007 tiene presencia en Gijón y desde hace casi dos años en Oviedo. Su cocina resultaba muy casera y auténtica y aunque nunca he estado en México, tras la visita y por comparación con otros restaurantes, la valoro como la mejor experiencia de aproximación a la cocina azteca.

Había salido con unos amigos un tanto despreocupados por aquello del comer, los vinos y cañas se enlazaban como si el paso del tiempo no existiese hasta que a las 11:30pm el rugido de estómagos dio la voz de alarma. Tres intentos fallidos nos avocaba a pasar por una bocatería, las cocinas habían cerrado,  pero la media noche se iluminó cuando nos aceptaron en Los Molcajetes.

A esas horas parecíamos Hernán Cortes y su flota desembarcando en Cozumel, estábamos dispuestos a ser conquistados por una gastronomía que en lo personal me agrada mucho. Además en el grupo contábamos con un jefe de batallón de raíces mexicanas y la comanda resultó sencilla.

Los Molcajetes

El local no es demasiado grande y la forma de tubo en la entrada disuade un poco para el transeúnte pero al fondo se amplía con un agradable comedor presidido por una zona de barra. En la decoración imperan los colores ocres y numerosos detalles decorativos alusivos al tipo de restaurante en el que nos encontramos. El servicio resulta muy eficiente y rápido.

Una jarra de margarita y una Negra Modelo fueron las encargadas de mantener el tono que llevábamos y contrarrestar los calores del picante.

IMG_4363

Para abrir boca nada mejor que un variado, unos nachos con queso, jalapeños y guacamole. Este último estaba muy rico y encontrarte con unos totopos caseros sin duda es digno de ser destacado.

IMG_4359

IMG_4360

Los tacos al pastor, carne de cerdo en tacos con adobo típico mexicano y cebolla finamente cortada fueron un visto y no visto.

IMG_4364

IMG_4369

Seguimos con unas flautas de pollo, es la primera vez que las comía fritas y el punto crujiente con el queso me hizo disfrutar de una versión desconocida hasta este día.

IMG_4376

IMG_4379

Las clásicas enchiladas, esta vez de ternera cubiertas de salsa ranchera y queso, gratinadas al punto.

IMG_4382

IMG_4387

Segunda versión de tacos, los de cochinita pibil.

IMG_4396

IMG_4398

Para finalizar y en un restaurante con este nombre, no podía faltar el molcajete Doña Elacia a base de carne de cerdo con una salsa especial de la casa, tira de queso a la plancha y cebolletas.

IMG_4404

IMG_4406

IMG_5872

Para los que lo desconozcáis, el molcajete es el equivalente a nuestro mortero o almirez. Está hecho de piedra volcánica y además de ser utilizado para triturar ingredientes, sirve como plato de presentación que una vez horneado aguanta temperaturas muy elevadas y permite continuar la cocción.

Aquí os dejo el enlace de un molcajete que hice en casa con verduras y cerdo ibérico.

Caprichos del destino hicieron que en poco más de un mes haya repetido visita con un grupo diferente de amigos. El buen sabor de boca que me había dejado no fue fruto de la casualidad, a los platos anteriores añadimos alguno nuevo y el resultado nos dejo muy satisfechos.

Pico de Gallo para acompañar o comer sólo.

IMG_5860

Choriqueso, una bomba de relojería para el amigo colesterol pero un abundante queso fundido con chorizo es capaz de saltarte las lágrimas.

IMG_5863

El último añadido nuevo fueron unas fajitas, tiras de ternera y pollo acompañadas de patatas fritas, guacamole, ensalada y entomatadas. Por supuesto todos estos platos van acompañados de tortitas bien de trigo o de maíz.

IMG_5871

https://www.facebook.com/Los-Molcajetes-154909411218060/

Llagar de Cabueñes


IMG_0465

Llagar de Cabueñes – Camino de la Escuela, 21  – Cabueñes/Gijón   Tlf: 985 132 564

Resulta difícil asumir que tus buenos recuerdos se vengan abajo y los grandes momentos vividos hace años se vean enturbiados por una visita que mejor me hubiese ahorrado. Creerme cuando os digo que me cuesta escribir estas líneas, son palabras de dolor que otrora, allá por principios de 1990, eran de júbilo.

Entre las varias visitas que hice a este llagar guardo especial recuerdo del 7 de mayo de 1993 cuando Bruce Springsteen nos visitaba por vez primera en Gijón. Después en 1994 organizamos una multitudinaria cena con la gente de la Asturias Business School y al igual que la anterior todo había salido perfecto.

IMG_3893

Me gustaría plantear la escenografía para que os hagáis una idea del conjunto. Domingo 2 de agosto de 2015, primer fin de semana del potente mes de agosto, solazo en toda la costa asturiana, playas abarrotadas, caravanas en la autopista. Me desplazo desde Luanco al Jardín Botánico de Gijón, lugar en el que a las 22:30 se celebra el concierto de los Real Straits, una banda tributo que suena casi tan bien como los auténticos.

IMG_0457

IMG_0461

Allí me encontraría con mi amigo Jorge a las 21:00, precisamente uno de los amigos de la ABS que estuvo presente en la cena que os mencioné y con el que esta semana pasada fuí a Santiago de Compostela a ver a Mark Knopfler. Vale, se que lo nuestro con Dire Straits es puro vicio, pero revivir aquél concierto mágico en Gijón del 22 de agosto de 1992 remueve muchos sentimientos.

IMG_3887

Como quiera que la entrada al recinto no se abría hasta las 22:00, por cercanía, este llagar en Cabueñes era la mejor opción donde a tan solo 400mts podríamos tomarnos una cerveza y picar algo.

IMG_0462

Llama la atención que a estas horas y en las fechas que nos encontramos no hubiese más de 20 personas, todas en la terraza,  en un local que fácilmente supera la capacidad para 200 comensales. La zona elegida es la de la terraza del Chigre, de habernos colocado en cualquier otro sitio hubiese sido como visitar un cementerio.

IMG_0463

Fue sentarse y convertirse en el hombre invisible, el camarero pasando por delante limpiando alguna mesa, recogiendo la basura e incluso atendiendo a los de la mesa de al lado que habían llegado 10 minutos después. No me quedó otra que llamarle la atención, el reloj corría en nuestra contra.

IMG_0464

Se que no pedimos esa abundancia de platos que a mi blog le gusta para hacer una crónica con más base, pero viendo lo visto, doy las gracias por las prisas. Ahondar más en la amargura hubiese elevado exponencialmente mi cabreo.

Un chorizo criollo, un churrasco de cerdo porque el de ternera no lo tenían y una tortilla de patata puede ser el menú perfecto para un pica pica en un sitio como este. Tic tac, tic tac, tengo que reclamar la comida, ya estamos nerviosos, esta no llega hasta las 22:00 y no es que hubiesen llegado hordas de veraneantes, seguíamos siendo las mismas almas en pena del cementerio.

El chorizo criollo tiene más color que Barack Obama y está más seco que el cauce del Jucar.

IMG_0466

Llega el churrasco, si amigos, esto es lo que ellos llaman churrasco, unas costillas de cerdo de toda la vida de Dios. A estas alturas ni me molesté en discutir, quedo a la espera del próximo mamut que encuentren congelado en un glaciar para comprobar que su carne está más blanda.

IMG_0467

La tortilla fue utilizada de atrezzo en la película Llamaradas, puede que le sirviese a Kurt Russell que como es americano no entiende de tortilla española y le vale sosa. También puede que se enteraran del nombre de mi blog, será por fuego.

IMG_0468

IMG_0470

Menos mal que en cuanto posó la tortilla le pedimos la cuenta, después el camarero desapareció ni se le esperaba. Tuvimos que comer con prisas y salir pitando a las 22:25, intolerable. Por decir algo bueno, me gusto mucho el chimichurri, estaba bien alegre.

Ahora es cuando alguno de Gijón me dice que cómo fuí ahí, supongo que el Llagar de Cabueñes lleva años en el ocaso y como no den un giro muy grande (difícil recuperar al cliente perdido), estamos ante la crónica de una muerte anunciada. Si en un día de verano como el de ayer está vacío no quiero pensar como puede ser el duro invierno.

Por suerte no me estropeó el magnifico día, un concierto genial y una caipirihna de buena factura (con azúcar moreno hubiese sido excelente) en el Botánico completaron la jornada dominical de este primer fin de semana de este agosto al que aún le queda mucho por vivir.

IMG_0474

IMG_0476

https://www.facebook.com/pages/Llagar-de-Cabue%C3%B1es/210352575647974?fref=ts

Cafetería Villagras


Villagras

Cafetería Villagras – C/ Langreo 11, 33206 Gijón – Tel: 985 358 849

Seguro que alguna vez os habrá pasado que tenéis un sitio pendiente en agenda del que todo el mundo os habla hasta la saciedad pero que por extrañas circunstancias nunca llegáis a visitar, este es el caso de la Cafetería Villagras.

Un compañero de trabajo llevaba años hablándome de este lugar, concretamente de las excelencias de su ventresca de bonito que el considera como una de las mejores que haya comido nunca. Hay comentarios de gente que puedes poner en cuarentena pero en el caso de Tristán no es sospechoso de comer mal pues al igual que a mi le gusta cocinar y sabe de materias primas.

Obviamente la ventresca de bonito tiene su temporada y esta coincide con el verano y visitar Gijón en esta época del año tiene sus inconvenientes, a la multitud de visitantes se le unen el blindaje de todas sus salidas por carretera con férreos controles de la benemérita. En modo alguno estoy en desacuerdo con los controles de alcoholemia pero si que supone una gran cortapisa para los que tenemos que desplazarnos y resulta poco apetecible acudir en grupo privándonos de un deleite más como la bebida en el acompañamiento de nuestra comida o cena.

El día había llegado en la semana antes de mi partida de vacaciones, una comida de trabajo desenfadada con la moderación propia de una jornada laboral me permitió disfrutar de una de las mejores ventrescas que haya probado teniendo que dar la razón a Tristán y flagelándome por no haber acudido antes.

Puede que el concepto cafetería pueda echar atrás y no os quito la razón pero en este caso lo mejor es disfrutar de su amplia terraza (la foto del SteetView es antigua, la terraza actual es una estrcutura fija), una estructura cubierta en una calle semi- peatonal, la disociación contribuye sin duda a una valoración más positiva en cuanto a la ambientación.

IMG_6271

Comenzamos con unos calamares frescos de potera fritos para entretenernos mientras aplacabamos los primeros calores del verano con una cervecita.

IMG_6272

Llega el turno de la ventresca, una hermosa pieza para dos personas que compartimos los 3 comensales allí reunidos, sin duda el plato estrella pues un simple vistazo a las mesas de alrededor nos confirman que allí la gente va a tiro fijo y todos tienen una en su plato.

IMG_6278

El punto de plancha es excelente y cualquiera de las 3 partes en las que podríamos subdividir la ventresca resulta magnifica con esa grasilla que hace nuestras delicias. Sin duda un buen entrenamiento para hacer comparativas con las ventrescas que atún rojo salvaje de Almadraba que degustaría durante las vacaciones. Ambos túnidos poco o nada tienen que ver entre si,  sin embargo esta pieza también conocida como ventrisca, ventrecha, barriga, ijar…etc resulta la parte más atractiva a mi modo de ver.

IMG_6284

Los tres somos de buen comer y bastante clásicos en cuanto a la estructura del menú, después del pescado toca carne inefablemente, nos decidimos por un chuletón de buey pero prefieren no servirlo indicándonos que aún estando bueno no alcanzaba los estándares a los que estamos acostumbrados. Resulta de agradecer la honestidad y sin duda es algo que los clientes valoramos y es ese punto de inflexión que provoca una nueva visita o la ruina de un establecimiento por muy bien que estuviese la ventresca. En su lugar dimos cuenta de un par de raciones de chuletillas de cordero, magníficas.

IMG_6285

IMG_6288

En resumen, la experiencia del Villagras es de lo más recomendable y sin duda volveré con amigos y todo aquel que quiera disfrutar de su excelsa ventresca. Lo dicho, no os dejeis engañar por el hecho de ser una cafetería, aquí se come muy bien y los cientos de kilos semanales de bonito que sirven así lo avalan.