Archivo de la categoría: SIERO

Casa Pin de Amor


Casa Pin de Amor – C/ Fueyo, 15  –  Tiñana (Siero)     Tlf: 985 793 080

Echar la vista atrás y remontarse al pasado produce nostalgia por los buenos momentos disfrutados, pero esto no debe desviarnos del punto de mira que supone mirar al futuro y repudiar esa frase del poeta Jorge Manrique “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

En Casa Pin de Amor saben de sobra lo que es mirar al pasado, desde 1900 llevan siendo uno de los emblemas de Tiñana. Junto a la plazoleta de la iglesia, se encuentra el que fue primer asador de corderos del concejo de Siero y del que aprendieron muchos de los instalados en sus alrededores.

Charlar con Toñi, su cocinera, me produjo amor y ternura por alguien que ha visto como el mundo de la tecnología les ha sobrepasado y no son conscientes de la gran repercusión que blogs y demás redes sociales hacen por un negocio, en cierto modo estancado.

Aunque cuentan con una buena página web donde dan cumplida cuenta de todo lo bueno que ofrecen, básicamente se siguen moviendo por el boca a boca y una clientela que ya atesora cierta edad.

Pese a su cercanía con el monstruo comercial INTU, las sidrerías, llagares, merenderos, bares de carretera, etc han ido perdiendo auge paulatinamente por esta nueva manera de entender el ocio enlatado de Centro Comercial y sobre todo por el miedo infundido con los controles de alcoholemia.

Hay negocios que han sabido entenderlo y leer las nuevas circunstancias, como el Terrastur de Colloto, que mueve gente para espichas-concierto los jueves ofreciendo autobuses.

Somos españoles y el método americano no funciona. Recuerdo que allí funcionaba el DD (Designated Driver), es decir, cuando salíamos uno se aguantaba sin beber y hacía de taxista. Menuda tragedia, eh!, no beber, que vais todos como piojos y el mundo no se acaba si sólo podéis tomar un vino.

Allá por los 90 era uno de los clásicos que solía visitar mi pandilla y poco a poco fue cayendo en el abandono de nuestras rutinas, por la razón esgrimida anteriormente. Ese abandono sólo fue físico porque mentalmente siempre tuve presente lo bien que allí había comido y sobre todo sus corderos a la estaca.

En el artículo de hoy no encontrareis el habitual reportaje con muchos platos, el gran protagonista fue el cordero, una pieza de 13,6kgs  con IGP de Castilla y Leon que nos garantizaba la máxima calidad.

Anexo a la zona del restaurante donde se celebran las espichas, tienen un pequeño cuarto donde por 6 horas cocinaron esta belleza a la que poco más hubo que añadir, unos bollinos preñaos, croquetas de jamón y unas ensaladas y patatas para acompañar.

Cuando Toñi se puso a quitar todos los alambres que lo sujetaban, parecía una auténtica dominatriz del bondage, menuda pericia. Después, machete en mano procedió a descuartizarlo con una soltura y rapidez sólo a la altura de aquellos que llevan muchos años haciendo esto.

El punto y sabor fue coincidente entre todos los comensales, perfecto. A partir de ocho personas podréis replicar esta experiencia que ya os digo, no defrauda.

La repostería casera también es uno de los fuertes de Casa Pin de Amor. Sus tartas de turrón, manzana y casadielles son buenísimas y ponen el colofón perfecto a cualquier comida.

Por si fuera poco, llevarse a casa los restos de cordero os garantizará alguna comida extra simplemente calentando en el horno o siendo base de otras recetas.

Si os acercáis, no dudéis en mencionarme, seguro que le hace ilusión saber que este tipo de medios funcional e igual se anima a comprar un teléfono de última generación.

Anuncios

Casa Telva


Casa_Telva

Casa Telva – Valdesoto (Siero)   Tlf: 985 735 881

Los rigores invernales de este año se retrasaron, pero en cuanto llegaron, pronto sentimos la llamada al grito de callossss!!. Este fue uno de los requisitos y condicion sine qua non para reunirse un domingo y forjar la que sería una siesta antológica.

Parece que no fuimos los únicos en tener la idea y a mitad de semana lugares como El Sastre y La Plaza, en Noreña, tenían su aforo completo. El Bar Camacho en Anieves, Casa Belarmino en Manzaneda o Casa Narciandi en el Alto La Madera hubiesen sido también buenas opciones pero no queríamos hacer mucho desplazamiento y Valdesoto se encuentra a sólo 4kms de Pola de Siero.

Estamos a domingo y las cosas de palacio van despacio, ¿quien dijo prisas?, las tres de la tarde es una hora perfecta cuando previamente haces un vermú largo de sidras en la más que recomendable sidrería El Forno, en la Pola. El picoteo con bandejas de chistorra, pollo al ajillo, lacón con patatas es constante y muy agradecido cuando te acompañas de chigreros profesionales.

Casa Telva es de esos lugares que te dejan buen sabor de boca, esta era mi segunda visita pero recordaba nitidamente la primera de forma muy favorable y como encargado de la reserva me hizo ilusión repetir.

A pié de carretera, frente al Palacio de Valdesoto encontramos una casa nada llamativa si no fuese por su gran cartel en la fachada oeste. Justo en la curva tiene su acceso al parking al que se accede por un pronunciado desnivel, esta es la parte más bonita de la casa donde destaca una terraza emparrada.

En la planta superior nos encontramos con la pequeña barra de bar y un comedor informal. Una puerta da acceso al comedor más noble, decorado con muebles clásicos de madera, de esos que han vistos pasar varias generaciones.

casa_telva_valdesoto

Bajando unas escaleras salpicadas de cuadros llenos de historia con las publicaciones, premios y honores recibidos accedemos a otro comedor con acceso directo a la terraza. La decoración es muy ecléctica y una visita a los baños resulta muy entretenida viendo todos los cachibaches expuestos en las vitrinas.

Salvaguardar la tradición y servir de nexo con las futuras generaciones es una de las misiones del Club de Guisanderas de Asturias, una iniciativa creada en 1997 que comenzó con 13 asociadas y hoy cuenta con 46, entre ellas dos de Casa Telva.

Yvonne Corral Valvuena y su hija Sara López Corral (Catering Flor de Cerezo) son las responsables de todas las delicias que salen de su cocina, activa como restaurante desde el año 1992 aunque con actividad confitera desde muchos más años, los que estuvo Telva, abuela del actual propietario.

15216098_10154796462980972_1311452654_o

Menciones de finalista de La Mejor Fabada del Mundo de este año 2016 ya nos advierten que los callos no van a ser el único orden del día, una extensa carta pone a prueba nuestra capacidad de contención y deja señaladas nuestras agendas para futuras visitas.

Como entretenimiento comenzamos con un sabroso pastel de morcilla con cebolla caramelizada, menos mal que ya veníamos algo aplacados tras el picoteo del Forno.

pastel_de_morcilla

pastel_de_morcilla

Tortos de maíz con picadillo y huevo, comienza la contundencia.

tortos_con_huevo_y_picadillo

Los ansiados callos con sus patatinas fritas.

callos_Casa_Telva

callos_Casa_Telva

Los hay de fabada y otros de pote, luego estamos los insaciables que no perdonamos ninguno.

fabada_Casa_Telva

pote_Casa_Telva

pote_Casa_Telva

Y para rematar, adobo casero con pimientos.

adobo_con_pimientos

adobo

Con los postres fuimos más remolones y los restringimos a un yogur casero sin la confitura que ofrecían y una crema con caramelo.

yogur_natural

crema_con_caramelo

Todos y cada uno de los platos degustados son de magnifica factura, buen producto y ese mimo de las guisanderas que hace retrotraernos al pasado con sabores tan auténticos que esperamos perduren y las futuras generaciones sean testigos del buen hacer que ha dado fama internacional a la cocina asturiana.

Gaucho Fierro


14672683_10154657397205972_1421881369_o

Gaucho Fierro – Camino La Pereda, 10  –  Granda (Siero)   Tlf: 985 792 735

Hablar del Gaucho Fierro es hacerlo del decano de las “parrillas argentinas” en Asturias, un modelo de restaurante, que por muy común que nos parezca en la actualidad, data de principios de los años 70.

Corría el año 1974, el que suscribe con sus dientes de leche y sólo cuatro años era capaz de comer carne casi como los mayores. Creo que es necesario contextualizar el hito que hace 42 años esta parrilla supuso en el panorama gastro regional donde lo que se estilaba eran los merenderos y casas de comidas.

La Guerra Civil hizo que mucha gente emigrara por razones políticas y de subsistencia, desembarcaron en el Nuevo Mundo con una mano delante y otra detrás. En los diferentes países de acogida se forjaron muchas historias de éxito, pero también de fracaso (quizás las menos conocidas, pero no por ello menos numerosas).

Con el final de la dictadura y una incipiente democracia, muchos encontraron ocasión para el retorno. Los aquí llamados indianos y gallegos allá, comenzaron a regresar, algunos con mucha plata y otros con menos pero con la misma dosis de morriña y ganas de emprender en su tierra natal.

Vivir en el extranjero abre la mente y modelos de negocio propios del lugar, que funcionan a las mil maravillas, son susceptibles de poder montarse en la patria de origen donde no existen o escasean. Esto funciona en los dos sentidos y encontrar sidrerías o pulperías en Sudamérica, es más fácil que encontrar El Dorado.

No me quiero poner muy nostálgico, porque el Gaucho me trae infinidad de recuerdos. En su origen, el cordero desfilaba en aquellos platos de madera como hordas de shoppers en el primer día de rebajas. La palabra chimichurri resultaba tan compleja de decir para un niño, como sabrosa estaba mezclada con la carne, se trataba de un aliciente más de aquel sitio donde no cansábamos en repetir cuando las condiciones económicas lo permitían.

Ya con la mayoría de edad y la privilegiada motorización de la que disponíamos en la pandilla, el Gaucho era un clásico y solíamos juntarnos mesas de 20 comensales con bastante asiduidad. El cordero dejó paso al mundo de la costilla de cerdo, nuestro particular fast food cuando 500 pesetas era todo lo que manejábamos para una noche de juerga. Comíamos y bebíamos en abundancia y aún sobraba dinero para salir de copas, igualito a hoy, que con 3€ no se si nos llegaría la gasolina para ir a Granda y regresar.

Hacía mucho que no me acercaba, años, y me sorprendió mucho el lavado de imagen, estaba irreconocible. Un lugar muy agradable en el que uno de sus grandes valores además de la comida está en sus amplías instalaciones. Son numerosos los comedores y por ello la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) encuentra en Granda un lugar a la altura para este tipo de celebraciones.

gaucho-collage

El el exterior disponen de dos terrazas, cubierta y descubierta, además de una zona de juegos infantiles que no incordia en el normal funcionamiento de aquellos que buscan algo más de paz en su interior.

La sidra corre de la mano de Viuda de Palacio, una gran sidra de la zona de Tiñana, que haciendo bueno resulta deliciosa como aperitivo en la terraza o para seguir con la comida dentro del restaurante.

La carta es muy amplia y aunque en estas dos últimas ocasiones no probé las costillas supongo que estarán muy buenas y no hayan perdido la mano que tenían con ellas. Suelen hacer unas jornadas del pulpo muy recomendables, para este evento suelen contar con la pulpeíra Aurora de Carballiño.

Mientras disfrutamos de unos culines previos nos sirvieron un aperitivo de crema de foie y manzana muy sabroso.

img_7465

img_7469

Cogollos con anchoas y bonito
Cogollos con anchoas y bonito

14672869_10154657396405972_1354600120_o

Calamares
Calamares

img_7473

Canutillos de gamba
Canutillos de gamba

img_7494

Zamburiñas
Zamburiñas

img_7478

Chorizo criollo
Chorizo criollo
Churrasquitos de buey
Churrasquitos de buey

img_7500

Chuletón de buey con patatas
Chuletón de buey con patatas

14672766_10154657396370972_73419953_o

14697122_10154657396315972_1706949734_o

14646752_10154657396180972_1467065234_o

Y para terminar unos cafés con unos chupitos cortesía de la casa.

img_7509

Editado 18/02/2017

En esta nueva visita vino un amigo ilustre desde Madrid y por aquellas cosas de los vuelos, acabamos reservando bastante tarde y eso en un sábado resulta complicado. No tuvimos ningún problema, todo lo contrario, amabilidad a raudales y una mesa redonda apta para 10 comensales.

Croquetas de jamón
Croquetas de jamón
Pastel de cabracho
Pastel de cabracho
Zamburiñas
Zamburiñas
Cocohas de Skrei y almejas con salsa marinera
Cocohas de Skrei y almejas con salsa marinera
Cocohas de Skrei y almejas con salsa marinera
Cocohas de Skrei y almejas con salsa marinera
Chorizo criollo
Chorizo criollo
Chuletón de buey
Chuletón de buey

img_2886

img_2890

Queso La Peral
Queso La Peral
Tarta de queso
Tarta de queso
Tocinillo de cielo
Tocinillo de cielo

Editado 24/04/2017

Al final, en este día daría cuenta de un chorizo criollo y otro rojo y las deseadas costillas de cerdo. Ahora se puede decir el artículo ha quedado redondo.

La Morena


img_4857

Llagar La Morena – Alto de Viella S/N – Siero   Telf: 985 26 39 44

Las afueras de las grandes ciudades y poblaciones cercanas siempre funcionan de maravilla como satélites, pero esto no quiere decir que no brillen con luz propia. No es extraño que puedan eclipsar opciones similares dentro de las urbes, porque los precios suelen ser más competitivos.

Hubo una época muy extensa en mi vida de folixero (fiestero), donde lo raro era quedarse en Oviedo a cenar. Bien es cierto que en aquellos años la Guardia Civil era la autoridad, se la respetaba pero no se le tenía el pavor de hoy en día, ahora se ha convertido en el Hombre del Saco y el Cobrador de Frac todo junto.

La cabra tira al monte y por mucho que nos atemorice la DGT, no dejaré de frecuentar lugares como La Morena para tomarme unas botellas de sidra, con moderación. Disponen de dos variedades, la natural tradicional Llagar la Morena y la D.O.P Prado y Pedregal.

Una de las cosas que me gusta de La Morena, funcionando desde mediados del siglo XIX, es que no ha sucumbido a la moda de convertirse en Parque de Atracciones. Entiendo que estas opciones de castillos hinchables, piscinas de bolas, camas elásticas…etc son muy socorridas por aquellos padres con ganas de respirar un poco de tranquilidad, pero para mi resultan una pérdida de identidad y en un llagar como el que nos ocupa, lo que me gusta es ver jugar a los niños tirándose corchos, como yo hice de pequeño.

Existen unas cuantas formas de llegar a este Llagar en Viella, pensareis al menos un par de veces que os habéis perdido, pero la referencia del depósito de agua en altura os hará de brújula.

la-morena-collage

Dispone de un parking bastante amplio que en caso de estar completo ya nos indica que sin reserva será complicado quedarse a comer sin esperar. Una zona exterior con unas cuantas mesas es la mejor opción si el tiempo lo permite.

Una vez que atravesamos el portalón de madera de esta edificación empedrada tenemos acceso a la zona con más encanto, techos altos, barricas, una prensa e instrumentos para la elaboración de la sidra, junto con una barra de bar muy auténtica hacen de esta parte mi lugar favorito.

El gran comedor de la zona trasera mantiene una estética muy asturiana pero que no consigue igualarse al de la entrada. La sidra se escancia a ritmo frenético y en ningún momento nos sentimos desatendidos, una imagen que contrasta con la modernidad de esas libretas digitales donde apuntan las comandas.

Y ¿que se come aquí?, pues la verdad que hay de todo y su alta rotación mantiene unos buenos estándares de calidad. Como veréis todo sabe tan bien como la pinta que tiene.

Zamburiñas
Zamburiñas

img_4361

img_4362

Navajas
Navajas

img_4879

img_4881

Parrochas con jamón
Parrochas con jamón

img_4887

img_4888

Tortilla de patatas
Tortilla de patatas

14585830_10154633596230972_163582524_o

Chorizos a la sidra
Huevos con patatas
Tortos con jamón y foie

Pollo al ajillo

Alcachofas al ajillo con jamón
Espárragos naturales con dos salsas
Fabada

Pote asturiano
Carne a la piedra
Carne a la piedra

img_4365

img_4366

img_4369

14513712_10154633596180972_743138672_o

img_4374

Presa ibérica con manzana
Presa ibérica con manzana

img_4893

Tiramisu
Tiramisu

14522484_10154633596130972_1495142520_o

Tarta de frixuelos
Tarta de frixuelos