Presa al Romero con Payoyo


IMG_2062

Viajar enriquece en muchos aspectos y uno de ellos es el culinario, descubrimos nuevos productos ,nuevas elaboraciones y aunque hoy resulta más fácil hacerse con producto autóctono, lo mejor es comprarlo en origen.

Este es el caso de la receta en la que hoy me he inspirado. Nada como unas vacaciones en la provincia de Cádiz para descubrir, entre otros, el queso Payoyo. Aunque se le conoce con este nombre, se trata de una marca registrada y en realidad nos estamos refiriendo a quesos elaborados con leche de cabra payoya y oveja merina en Villaluenga del Rosario y otras zonas de la Sierra de Grazalema.

Buscando documentación para escribir este artículo y después de haber hecho la receta, descubro que una de las variedades es el emborrado en romero. Se elaboran quesos con leche de cabra, leche de oveja y de mezcla de ambas. Así, dentro de cada tipo, podemos encontrar distintas variedades: fresco, semicurado, curado, emborrado en manteca, romero, salvado o pimentón.

IMG_2047

Me había traído como souvenir, del mercado de Zahara de los Atunes, un par de cuñas con diferentes curados así que pronto pensé en darle dos texturas, una en crema con el menos curado y un gratinado con el más curado.

La idea inicial fue una pasta, pero pintaba menos que un gondolero cruzando el Estrecho, si lo que deseaba era homenajear al producto gaditano. No me atreví a traerme unos solomillos de retinto, así que la opción fue comprar aquí presa, pluma o secreto ibérico.

IMG_2081

Llevaba mucho tiempo queriendo trabajar el ahumado casero. El desmadrado arbusto de romero que tengo en mi terraza me tentaba todos los días y como quiera que necesitaba una poda, esta fue la ocasión elegida. Miedos infundados, es sencillo y el resultado es de escándalo, menudo sabor coge la carne.

Siempre me resulta complicado darle vistosidad a un plato de carne pero creo que esta vez lo he conseguido, numerosos aderezos que espero no os resulten muy recargados pues todos tienen su sentido en cuanto a texturas y combinación de sabores.

IMG_2084

La ocasión era adecuada para dar salida a la receta de escabeche de chiles, la variedad Caribe junto con la cebolla y pimienta de Jamaica nos aporta un picor acidulado. El polvo almendra cierto amargor, la castaña en almíbar dulzor, los chips de patata violeta ofrecen color y crujiente. Por último unos tomates cherry en rama para completar la composición.

Ingredientes:

IMG_1952

Presa ibérica, queso Payoyo, nata, Maizena, patata vitelotte, tomate cherry, almendra molida, castañas en almíbar, chiles escabechados, romero fresco, AOVE y sal.

Comenzamos preparando la crema de queso diluyendo un poco de maizena con un vaso de agua, a fuego medio removemos hasta que espese un poco, añadimos un buen chorro de nata, seguimos removiendo y según veamos el espesor, incorporamos el queso semicurado troceado hasta que no sea perceptible y no queden grumos.

Aprovechamos y vamos rallando el queso curado para ponerlo al final y con la ayuda de un soplete, gratinarlo.

Presa y Payoyo

Pelamos las patatas y las loncheamos finas, podéis utilizar una mandolina o una maquina corta fiambres, aunque parezca mentira no tengo la primera y si la última. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra procurando que no se nos tuesten demasiado. Quitamos excesos de aceite absorbiendo con una servilleta.

Freímos la presa con un par de gotas de aceite. Evitar salarla en demasía porque el queso ya nos aporta el salado. En una pota grande prendemos fuego a unas ramas frescas de romero, apagamos las llamas y colocamos una rejilla (utilice una que tengo del microondas), sobre ella la carne y tapamos. Dejamos un rato mientras decoramos el plato.

Presa y Payoyo1

Empezando por los laterales, componemos una flor con la patata, cortamos  un poco del tomate para que se sostenga, espolvoremamos la almendra y colocamos el resto de ornamentos.

En la base ponemos una cucharada generosa de crema de queso, sacamos la presa y colocamos encima. Distribuimos un poco de queso rallado, gratinamos con el soplete y ya tenemos finalizado el homenaje a Cádiz.

IMG_2033

IMG_2054

Llagar Panizales – Sidra Aperitivo Viesk


img_3205

Durante estos dos años y medio de vida de este blog han sido muchas las satisfacciones que mis recetas y visitas a restaurantes me han proporcionado. He tenido ocasión de conocer a grandes profesionales, en definitiva, gente a la que me siento unido por una misma pasión, la gastronomía.

Cuando la semana pasada, para la presentación en sociedad de la nueva imagen de su Sidra Aperitivo Viesk, recibí la invitación de Tino Panizales a través de Raquel Mendanya me hizo mucha ilusión que contaran con este blog. Siento que el arduo trabajo que desempeño de manera altruista, de alguna manera va alcanzando notoriedad y esto es recompensa suficiente.

img_8423

Si os cuento que el Llagar Panizales está en Espinedo, a escasos kilómetros de Mieres, subiendo a la montaña, pensareis que por cercanía sería como visitar Tiñana. ¡Ay amiguinos!, no os hagáis ilusiones porque para un novato como yo, el viaje fue una auténtica gymkana de desaciertos y no di una al derecho, bueno lo cierto es que todos mis giros fueron a la derecha cuando siempre hay que mantener la izquierda durante todo el trayecto.

Tras preguntar no menos de cinco veces a los diferentes lugareños, a mano izquierda cogéis una bajada imposible y ya podréis respirar. Una vez aparcados los sudores desaparecen y empezamos a tomar conciencia de lo bonito y privilegiado que es el entorno, con Mieres a nuestros pies y el esplendor de las montañas verdes por horizonte.

img_3193

Tras el saludo a Raquel y al fin podernos poner cara, entre todos los asistentes al evento pude reencontrarme y charlar con grandes del panorama gastro asturiano. Jaime Uz (Arbidel), José Antonio Campoviejo (Corral del Indianu), Diego Fernández (Regueiro), Eden Jimenez (Secreto a Voces), Carmen Ordiz (G de Gastronomía) fueron algunos de los asistentes al acto.

img_3227

img_3220

img_3212

El Llagar Panizales además de producir sidra natural, brut y la sidra hielo, también funciona como restaurante y habiendo probado alguna de sus delicias, espero volver pronto para poder disfrutar de una comida en condiciones.

panizales

Tino Panizales fue el pionero en nuestra región en acercarnos la sidra de hielo, una bebida cuyos orígenes están en la lejana y fría Canada. Si hace unos años tuvo su bautizo, ahora se hace mayor y acudimos a su comunión, una nueva imagen de esta sidra de aperitivo, golosa e ideal para vermutear y maridar con ahumados y salazones.

img_3195

img_3267

img_3200

El responsable de la nueva imagen es el avilesino Roberto Bacigalupe, una imagen moderna que nos hace querer poseer y conservar la botella no sólo por su preciado y exclusivo contenido, si no también por su cuidado y refinado continente.

img_3245

img_3241

Tras la presentación de Raquel como maestra de ceremonias, Tino comentó que el nombre hace honor a Viesca, un pueblo formado por una veintena de casas perteneciente al Valle de Cuna y Cenera del que proceden sus manzanas y dió pistoletazo de salida para disfrutar de Viesk con su filosofía de Pasión Asgaya.

img_3232

La presentación estuvo animada por música tradicional asturiana tocada a gaita y tambor, que luego dejó paso a una sesión chill out pinchada por un Dj a cuyo ritmo el mixologo Nacho Cuevas Capin preparó deliciosos y diferentes cocktails con Viesk.

img_3207

img_8426

Para que el alcohol no cayese mal a nuestros estómagos nos ofrecieron un picoteo de lujo. Jamón recién cortado a cuchillo, amplio surtido de quesos, tostas de sardinas, brochetas de pulpo y langostinos y como plato fuerte una de las especialidades de la casa, el arroz con cabrito. De postre unos bombones.

img_3222

img_3229

img_3261

img_3263

img_8431

img_3274

img_3277

img_3234

Se nota que el otoño ha llegado para quedarse y la falta de luz nos dice que será mejor emprender el camino de regreso antes de que nos animemos más.

Desde aquí felicito a Raquel y Tino por el gran evento, y si hoy acudíamos a la Comunión, deseamos que Viesk siga creciendo y podamos acudir a la Confirmación.

Albóndigas de Bonito


img_3173

Con la entrada del otoño se va acabando la costera del bonito y no hay mejor manera de cerrarla que con una bonitada, a lo grande. Para esta ocasión me hice con un ejemplar de 10kgs y aunque el precio estaba algo pasado, compensa por la cantidad de platos y raciones que podemos extraer del túnido.

img_8396

Ventresca, rodajas a la parrilla y junto con las espinas para un marmitako, lomos para un cebiche y encebollado a la sidra y la parte mas cercana a la cabeza para elaborar estas jugosísimas albóndigas con salsa de tomate casera.

La idea inicial era hacer un rollo de bonito pero como ya que lo tenía en el blog, cambié por unas albóndigas, que además son más fáciles de servir por unidades y con diez invitados debía simplificar tareas.

img_3185

No creo que os vaya a descubrir la pólvora con esta receta tan tradicional, pero estos son mis tips o consejos para tener éxito y no obtener un maravilloso set de petanca.

1 .- La salsa de tomate ha de ser casera, algo no negociable. Ver receta.

2.- Es esencial utilizar las partes mas jugosas del bonito. Con la ventresca nos saldríamos del mapa pero seamos coherentes y mejor hacerla a la plancha. Luego elegiría el morrillo y las partes cercanas a la cabeza, como en esta ocasión. Como tercera y última opción me quedaría con la parte de la cola.

3.- Fundamental debe ser cortar el bonito a cuchillo, nada de picadora Moulinex 1, 2, 3. Afilad vuestra herramienta y notareis la diferencia.

4.- Algunos utilizareis miga de pan mojada en agua o leche, pero mi experiencia es que quedan grumos por más que mezclemos, así que mi opción es el pan rallado.

5.- Nada de poner el ajo en crudo por muy fino cortado que esté. La opción de un pochado lento del ajo rallado, cebolla y perejil a mi modo de ver, también marca la diferencia.

El resultado fueron 22 unidades de un tamaño considerable y uniforme, para ello os recomiendo utilizar un aparato de hacer bolas de helado.

img_3180

Ingredientes:

Bonito del norte, 2 cebollas, 5 dientes de ajo, unas ramas de perejil, 2 huevos, pan rallado, harina, shichimi togarashi, sal y aceite de oliva virgen extra.

img_2880

Por tiempos, lo mejor es hacer la salsa de tomate al principio. En esta ocasión hice para un regimiento, salieron unos cuatro litros de los que congelé parte.

salsa-de-tomate

Empezaremos pelando y cortando el ajo, cebolla y perejil. El ajo se ralla, la cebolla en una brunoise lo más fina posible y el perejil picado al mínimo. Pochamos con un par de cucharadas soperas de aceite a fuego lento hasta que quede con un tono marrón oscuro.

Picamos el bonito lo más fino que podamos, añadimos el pochado, sazonamos con la sal y el shichimi togarachi, mezclamos con las manos.

albondigas1

Añadimos los dos huevos, volvemos a mezclar e integramos el pan rallado según necesidad. Veremos como la pasta adquiere consistencia y resulta más difícil de trabajar, id probando compactando con las manos hasta que queden bolas sin que se peguen casi a las manos.

albondigas2

Con la ayuda del sacabolas tomamos medidas iguales, boleamos y pasamos por harina. Sacudimos los excesos y freímos uniformemente hasta dorarlas, sacamos a una fuente.

albondigas3

Por último en una cacerola ponemos una base de salsa de tomate, colocamos las albóndigas, y cubrimos con más salsa. Ponemos la pota en el fuego lento y dejamos que tomen sabor al chup chup durante unos 5 minutos. Ya podemos servir y acompañar con unas patatas, arroz o lo que os plazca, aunque solas con una buena ración de pan sería suficiente.

Para el emplatado estrené los platos que me regaló mi amiga Silvia y que podéis encontrar en Salvador Bachiller Oviedo, en la calle Cervantes, 5.

img_3174

img_3186

El Recreo de Las Caldas


img_4136

Que nombre tan hermoso para un restaurante, resulta tan evocador que seguros os resultará imposible no viajar a vuestra infancia y recordar aquellos momentos tan felices que vivíamos acompañados de nuestros amigos y nuestra inocencia.

Mis recuerdos del recreo en el Colegio San Ignacio comenzaban y se terminaban con una desagradable sirena carcelaria, cinco minutos antes ya nadie prestaba atención a lo que decía el profesor y cuando sonaba salíamos en estampida para coger aquella canasta o portería mejor.

Acercarse a este pequeño restaurante de Las Caldas puede convertirse en un episodio digno de aquellas épocas si lo combinamos con una visita al Real Balneario de Las Caldas Villa Termal. Ya sea haciendo un circuito por el spa o simplemente acudiendo a su magnífica piscina, no hay mejor manera de complementarlo antes o después con una buena comida.

las-caldas

El pasado verano hice este plan tres veces y la verdad que cuando aprieta el calor, ahí abajo se siente con mucha más fuerza. Pero es un plan del que podréis disfrutar en cualquier estación, incluso si sois valientes nada mejor que complementarlo con un poco de deporte en bicicleta, corriendo, patinando o caminando por la senda verde hacia Fuso de La Reina.

Aunque disponen de una amplia terraza, tiene su temporada. Si no estuviese montada, siempre podréis ubicaros en alguna mesa que tienen en el exterior, si el tiempo lo permite, claro está.

img_7426

Aunque beber sidra es a temporal, con el buen tiempo entra mucho mejor y tomársela de aperitivo o continuar con ella durante la comida, saciará vuestra sed y abrirá vuestro apetito.

img_4105

El aspecto exterior y el interior no tienen mucho que contar, no existen grandes detalles arquitectónicos ni decorativos, parece lo que es, un bar-casa de comidas de pueblo. Ojo, lo digo con el mayor de los respetos, me encanta la tradición, la esencia de las cosas de antaño.

el-recreo

La carta no es muy extensa, ni tampoco la necesitamos, pero todo lo que encontrareis es de buena calidad y buena factura. Sin ser platos de diseño tampoco es de los sitios en los que dejan caer la comida en el plato.

Comenzamos con una ensalada mixta, sencilla, sabrosa y bien nutrida de atún.

img_7431

img_7434

Las croquetas caseras de jamón son muy, pero que muy cremosas casi llegando al punto líquido.

img_4607

img_4612

Fuera de carta, uno de los días, tenían este pulpo a la parrilla con puré de patata. Ambos puntos perfectos y eso que soy muy exigente con el pulpo y las texturas del puré. Abundancia de pimentón que a mi me resulta imprescindible.

img_4112

img_4114

En temporada podréis degustar el rollo de bonito, un clásico de la gastronomía asturiana durante el verano.

img_7435

img_7438

Con las carnes se ve que tienen una sensibilidad especial y por defecto tienden a ponerlas al punto, algo que se agradece y advierten de antemano.

La hamburguesa de buey es de las de formato pequeño (en apariencia), pero gruesa y extremadamente tierna y jugosa. La acompañan de una cebolla caramelizada en su interior, no tiene queso. Se completa con unas patatas fritas y un poco de verde.

img_4149

img_4146

img_4127

El entrecot de buey no requiere mucha explicación, basta con ver las fotos para salivar.

img_4616

img_4617

img_4618

La croca de ternera o falso solomillo son unas cortes que podríamos asimilar a unos escalopines de calidad.

img_7427

img_7428

Con los postres no me prodigué y tan sólo os puedo ofrecer este apetitoso helado de turrón.

img_4629

Ya estoy deseando que vuelva a sonar la sirena para volver al Recreo porque me lo paso muy pero que muy bien y me apetece mucho seguir jugando con su carta y si el tiempo lo permite darme unos chapuzones e incluso roncar como un jabalí en mis siestas de hamaca.

El Recreo de Las Caldas – C/ El Recreo, 53 – Las Caldas    Tlf: 985 798 436

Sergi Arola


img_2407

Por razones obvias todos los artículos transcurren en un tiempo pasado, aunque os garantizo que para mi, siempre están en presente porque aunque transcurran meses, como en este caso, editar las fotos, escribir y montar la estructura de cada nueva experiencia vuelve a activar sensaciones, recuerdos y una salivación constante.

Visitar a los grandes me infunde mucho respeto y por ello dilato la escritura más de la cuenta. Si bien es cierto que en esta ocasión, con el verano de por medio me he pasado tres pueblos y unas cuantas frenadas, tanto es así que por desgracia os hablo de una experiencia que en su ubicación de Zurbano 31, ya no podréis volver a vivir, ha cerrado sus puertas tras ocho años y veinte presente en Madrid.

Tristeza por ver como una etapa gloriosa de la gastronomía nacional desaparece, pero alegre al mismo tiempo, por poder haber estado ahí, sin saberlo, en uno de sus últimos pases y recordar episodios irrepetibles pero reemplazables. La vida continúa y el show must go on.

arola-entrada

Sergi Arola cuenta con 2 Estrellas Michelín y es un viejo rockero, de los que nunca mueren, así que temblad cuando saque nuevo disco, seguro será mejor que los anteriores y estaremos atentos al próximo lanzamiento. Mientras, podremos disfrutar de su trabajo en los numerosos estudios de grabación que tiene por todo el mundo, es el cocinero español con más presencia internacional. Portugal, Suiza, Turquía, India o Brasil, son las otras cinco cuerdas de una guitarra a la que aún le queda mucha música por tocar, aunque ahora la falte la 1ª en clave de MI.

Alumno de Ferrán Adriá y Pierre Gagnaire este barcelones se ha consagrado en el mundo de los fogones aunque sus otras pasiones son la música (bajo de Los Interrogantes y guitarra/compositor de Los Canguros) y las motos. Su estética rockera no es sólo pose y bien recuerdo su parte cañera en programas como Esta Cocina Es Un Infierno donde junto a Mario Sandoval (Restaurante Coque 2**), tuvo que sufrir la soberbia de Barbara Rey.

Hablando de rock con mayúsculas, el pasado 21 de mayo tuve ocasión de ser espectador de lujo en dos grandes conciertos, el de Sergi Arola y el de Bruce Springsteen. Si al segundo lo llaman “el Boss”, al primero le deberían llamar “el Sheriff”, las estrellas ya las tiene. Tres horas y media en cada concierto hicieron de este día una jornada inolvidable.

img_2678

Mi gran desconocimiento de la capital hizo que me pasara de la largo el restaurante y me tuviese que sonrojar al preguntar en el Santo Mauro, en el número 36, y muy amablemente me señalaran unos 20 metros más allá en la acera contraria. La entrada es tan discreta que no me sentí tan Paco Martínez Soria, casi parecía un club privado.

Nos recibía un gran panel decorado con musgo y piedras y una magnífica escultura de Xavier Mascaró del cual volvemos a tomar nota en una zona más recogida de la sala. Simplicidad y formas limpias son los ingredientes que encontramos subiendo las escaleras, ambientados con una luz muy intimista en las que el panelado de cuarterones filtra la poca luz que llega del exterior.

arola-entrada1

El mueble “transformer” del que salían cajones, se abrían puertas, es un ejemplo de como ahorrar espacio y enseñar lo justo. Creo recordar nueve exclusivas mesas redondas donde los butacones de piel resultaron muy cómodos para tan larga comida. Nada de manteles clásicos, muy en la línea de Sergi unas asimétricas piezas de cuero negro servían de salvamanteles sobre una mesa desnuda.

Mientras decidía que opción de menú tomar, nada mejor que una margarita, que en esas fechas por Madrid ya apretaba el calor. Además de A La Carta, disponían de un menú “Descubrimiento”, otro “Sergi Arola” y por el que me decidí “De Locura A Locura”, todos los platos de la carta, ¿quien dijo miedo?.

img_2433

Arrancamos con un vermouth rojo muy especial, en espuma con esferificaciones de naranja y aceituna con azúcar de ginebra para acompañar esa visión tan personal de las tapas que Sergi empezó a recrear.

img_2434 img_2435

El candy de anchoas y mousse de aceitunas junto con el pincho de tortilla de patatas son preludio de lo que podría ser una jornada de tapas por el barcelones barrio del Borne o el madrileño de La Latina, eso si, enfundados con un traje del futuro y unas gafas de realidad virtual.

img_2436

En la España de la diversidad, imperan clásicos con una clara denominación de origen, y a través de estos snacks miniaturizados, podemos recorrer buena parte de nuestra geografía en forma de empanadilla de marmitako, bocata de calamares, tortita de camarones, bomba de la Barceloneta o de patatas bravas mixtas. Es increíble la concentración de sabores y texturas en algo tan pequeño.

img_2439

clasicos

Finalizamos esta primera parte de aperitivos y snacks con un tiradito de remolacha que está marinada en jengibre y reposa sobre una base de ají amarillo. Lo remata una frambuesa y unos trocitos de cancha (maíz) para equilibrar los sabores terrosos, picantes, ácidos y dulces.

img_2462

img_2466

Parte esencial de una comida es el pan y cada vez más, en los restaurantes están prestando atención a un elemento que ha sufrido mucho desdén. Blanco, integral de semillas e hinojo, de tomate seco, grisinis, son acompañados de buenas sales con hierbas, de especias y canela, de una emulsión de aceite AOVE y una mantequilla de Soria.

panes

Ajustamos el contrapeso, activamos la corriente, la polea empieza a girar el plato, levantamos el brazo de nuestro tocadiscos y posamos la aguja para comenzar a deleitarnos con el Long Play de Sergi, el de los Interrogantes.

Espárragos Morados. Romesco, crema de los tallos, mahonesa y tierra de olivas dan lustre a esta yema confitada.

img_2469

img_2476

Los Langostinos. En fardos de pepino, cama de guisantes y un gel de menta. Una fina lámina de pepino envuelve un tartar de langostinos a los que unos guisantes lágrima de Llavaneres (comarca del Maresme en Barcelona) aportan ese sutil crujiente y un caldo también de langostinos ayuda a diluir el gel de menta.

los-langostinos

Los Perrechicos. Servidos simplemente aliñados, con ñoquis, habitas y yema. Para ligar el plato se vierte una emulsión.

perrechicos

Disculpad, acaba de saltar la aguja. Abandonamos los cocktail y pasamos a la tiranía de las grandes cerveceras, que tendrán una buena compensación económica para el restaurante pero que para el comensal, en un local de este nivel, disponer sólo de Heineken y Cruzcampo Reserva (ambas del mismo Grupo Heineken España), me resulta paupérrimo.

Morillas y Anchoas. Asadas, con un flan de panceta, caracoles “Bove” y chalotas. Interesante combinación regada con una salsa de garnacha.

morillas

Molleja de Ternera. Asada en especias en una minestrone de verduras. Un conjunto de textura melosa aportada por un caldo de pata de cerdo que rocía las mollejas blanqueadas, unas verdinas y una albóndiga hecha con la pata de cerdo y rebozada con las verduras de la minestrone.

mollejas

Toca dar la vuelta al disco y saltamos como Los Canguros para afrontar la cara B más hardcore.

El Lenguado. Asado al carbón, inspirado en una Florentina clásica. Juntos pero no revueltos es la asociación que Sergi hace de este clásico de la cocina italiana de Florencia. El lenguado por un lado, una crema de espinacas, dos hojas de albahaca que esconden una yema y emental con su bechamel y salsa elaborada con el jugo del lenguado.

lenguado

El Rape. Medallones en salazón, su hígado asado y falso arroz en costra. Elaborado con risoni, hierbas, y el jugo del rape ambienta el pescado en dos texturas, al que el placton y un alioli de almendra matizan.

rape

El Bacalao de Islandia. Lomo confitado, confitura de cebolla roja, costra de verduras y caviar de Aquitania. La confitura y unas salicornias en base, el lomo de bacalao con un velo y su colorida brunoise de verduras sobre el que coloca el renovado caviar francés de Aquitania. Desaparecido el Acipenser sturio del Estuario de la Gironda se ha repoblado con el Acipenser baeri procedente del Lago Baïkal y el producto actual es de gran calidad. Como en la mayoría de platos, se salsea con un jugo reducido.

bacalao

Vaca Vieja. Solomillos de rubia gallega, mantequilla de pimienta de Jamaica. Carne macerada durante 48 horas con hierbas y su jugo se acompaña de un puré con trufa negra, patata suflada,  champiñón y una zanahoria baby.

img_2588

img_2594

Pichón de Navaz. En dos cocciones, falsa patata asada y crema agria. Por un lado el magret y por otro el muslo con una reducción de su jugo, se acompaña de un puré de espárragos trigueros, maíz, una falsa patata elaborada con un puré rebozado en polvo de berenjena, en su interior foie, cubriéndola esta la crema agria y un brote de orégano.

img_2605

El disco se acaba, pero continuamos con la audición porque tras una pausa el vinilo sigue girando y tras unos cuantos surcos de sosiego vuelve a renacer la música, como esas canciones escondidas, disfrutemos del postre.

Una composición tan colorida como sabrosa nos ofrece condensados el “Audrey” Parfait de fresa con nata y sorbete de champagne; Manzana Granny Smith en una tarta “tatin” con helado de nata; Zanahorias de Jardín osmotizadas al jengibre con su té de ginger, frostin, cacao, helado de zanahoria a la vainilla; Tiramisu en una cúpula de cacao, café y saboyardi, helado de mascarpone.

img_2609

postres

Souffle al anís estrellado, helado de pan de especias y crujiente de haba tonka.

soufle

Ahora si que el show parece terminarse y el bis o encore, nos recuerda al del principio pero cambiando las notas saladas por unas dulces. Unos petit fours compuestos por: versión de un corneto con un cucurucho de nata con almendras garrapiñadas, versión de un apple pie de crumble de manzana con interior de fruta helada, versión de un tiramisu de amareto, versión de una piña colada, versión del cheese cake con macaron de fresa.

img_2640

petitfours

Fuego del infierno, polvo de estrella, acordes de cristal, rugido de Milwaukee, gasolina etérea, cuero curtido, inconformismo rebelde, piel tatuada con sudor, sabor a tradición….Sergi te esperamos y te queremos ver resurgir con más fuerza, porque siempre habrá hueco para los valientes en esta Highway To Hell.