Archivo de la etiqueta: cachopo de cecina y queso de cabra

El Regueranu


El Regueranu

El Regueranu – Lg. Santo Mededero, 13  –  Oviedo    Tlf: 984 043 048

Hay veces que nos complicamos la existencia buscando restaurantes alejados y cuando encontramos lugares como El Regueranu se nos queda cara de tontos, cómo es posible que no lo conociera con la de veces que he pasado por ahí.

Hubo una época gloriosa hace muchos años, cuando la zona de El Cristo y más allá, en Latores, había unas cuantas sidrerías o mejor dicho merenderos. El traslado de las Facultades y la urbanización de Montecerrado en vez de aportar, parece que causaron el ocaso de una zona semi rural que muchos ovetenses tenían como referencia de ocio.

Justo en la encrucijada de caminos que nos llevarán al conocido restaurante Latores, ahí se ubica El Regueranu que obviamente toma su nombre del gentilicio asturiano de aquellos residentes en el concejo de Las Regueras, aledaño con el de Oviedo.

Cuando te enteras que además está relacionado con El Tendejón de Fernando, ciertas cosas empiezan a tener sentido. Ubicado en una gran edificación de arquitectura tipo chalet destaca en su exterior por un buen aparcamiento, una terraza cubierta a la entrada y una abierta en el lateral con orientación sur y unas vistas espectaculares a la Sierra del Aramo.

El Regueranu

Aunque el día de mi visita hacía viento del sur, no lucía el sol pero ha quedado apuntado en mi retina como un lugar estupendo para tomarse unas botellas de sidra y estirarlas con una buena comida, la carta es extensa, se come muy bien y encima tienen buey de verdad.

Ya en el interior no encontramos con varios comedores, uno tradicional en la zona de bar, uno intermedio algo soso y un tanto frío y el principal, acristalado y con unas magníficas vistas, pegado a la terraza exterior. Desconozco si estructuralmente es posible, pero ese comedor intermedio pide a gritos ser incorporado al principal.

Celebrábamos una numerosa reunión familiar, algo que me ha facilitado poder probar y hacer un recorrido extenso por la carta.

Si sois de mi tribu carnívora, aquí estaréis encantados, porque tienen ganadería propia de bueyes, nada de vacas viejas, buey de verdad. Independiente de una carta anexa donde relacionan todas las elaboraciones con buey y recogen su trazabilidad, cuando leemos el precio/kilo del chuletón ya sabemos que por 60€/kg se trata de auténtico buey.

Por precio aún nos resulta barato y alejado de los trés dígitos que suelen ser habituales cuando se trata de verdadero buey. Un análisis más técnico, sin ser un lumbreras, queda delatado por la edad de sacrificio 3 años y medio, así como un peso de 422kgs, alejado de bestias que rondan una media de 1000 kilos de entre 5-8 años, aunque hay ejemplares que han superado los 2000 kilos.

Alimentar un bicharraco de estos durante tantos años tiene un coste muy elevado que se traduce en el precio final de la carne que nos comemos. Para que os hagáis una idea, “Pezuñas” fue un buey de 2.200kgs criado en el País Vasco del que su propietario dijo en 2015 que le costaba alimentarlo 13,30€ diarios, echad números.

Más allá de kilos y euros, cuando me metí el primer trozo en la boca quedó totalmente retratado, esa grasa que se te mete detrás del paladar como la del buen jamón no dejaba lugar a dudas.

Perdonad la extensión, pero cuando me pongo a hablar de buena carne se me nubla la vista y hablo con demasiada pasión.

Pero además del buey que podemos comer en El Regueranu, pues vamos al lío.

Empecemos por un pastel de cabracho de buena factura y unas croquetas caseras mixtas de cecina y queso azul.

pastel de cabracho

pastel de cabracho

croquetas de cecina

croquetas de cecina

Seguimos con unos fritos de bacalao en tempura con alioli de ajo negro. La tempura no me acabó de convencer, más bien un rebozo bueno, nada que ver con la finura de las elaboraciones japonesas. Los trozos de bacalao grandes y muy jugosos con ese alioli tan acertado.

fritos de bacalao

fritos de bacalao

fritos de bacalao

Más pescado con los chipirones y langostinos a la plancha y patatas a lo pobre.

Cazuela de bacalao en pisto y huevo escalfado.

bacalao en pisto

bacalao en pisto

No podía faltar un buen cachopo, en este caso con cecina, queso de cabra y cebolla caramelizada que igual resultó demasiado notoria por cantidad. Aún así, tamaño apropiado, buena carne, rebozo crujiente y no excesivo, y buen acompañamiento de patatas fritas y pimientos del piquillo confitados.

cachopò de cecina y queso de cabra

cachopo de cecina y queso de cabra

El solomillo de novilla con foie a la plancha y reducción de Pedro Ximenez resultó fabuloso, tanto el grueso trozo de solomillo que estaba al punto perfecto y un descomunal trozo de foie, resultó como uno de los mejores platos.

solomillo con foie

solomillo con foie

Lo mismo puedo decir de la caldereta de cabrito, servida en cazuela de barro con un toque picante muy prestoso y la típica profundidad de sabor en unos buenos trozos de cabrito.

caldereta de cabrito

caldereta de cabrito

Para rematar, el chuletón que superaba el kilo y del que creo ya he hablado suficiente.

chuletón de buey

chuletón de buey

Las cuantiosas botellas de sidra nos subieron arriba y no perdonamos unos postres, una crema de arroz con leche y chocolate blanco, la tarta de la abuela y algo de helado para refrescar.

arroz con leche y chocolate blanco

tarta de la abuela

Sin duda El Regueranu queda apuntado como un sitio para repetir, todo un descubrimiento a las puertas de Oviedo.

Anuncios

Les Ruedes


Mesón Les Ruedes

Mesón Les Ruedes – Alto del Infanzón – Cabueñes – Gijón    Tel: 985 331 074

Hay días en que da igual lo bien o mal que comas, sentarse en una mesa es la excusa ideal para retomar una vieja amistad y esta fue la ocasión en que tras muchos años Cándido y yo, volvimos a revivir recuerdos de nuestra estancia de estudios en San Francisco.

Por momentos me vi reflejado en él, la historia de como podía haber sido mi vida para bien o para mal. En su caso ha sido para bien y ha triunfado en el exigente mercado americano, y más concretamente en el de California, que es caso a parte.

Por supuesto que no me arrepiento de la vida que he llevado tras mi marcha de San Francisco, se que he ganado en calidad de vida en mi Asturias Patria Querida, pero no por ello uno deja de reflexionar a veces, porque nos gustaría vivir más de una vida para disfrutar experiencias diferentes.

El caso es que nos volvimos a reencontrar en su Gijón natal y venía cargado con unas chuches para mi colección de Absolut, acarrear medio mundo con una botella de 1,75L no lo hace todo el mundo.

El lugar de encuentro fue en la Sidrería Asturias, en la calle Aquilino Hurlé, una zona que bien conozco por haber frecuentado el mítico Players, en mi época juvenil.

Entre charla y charla cayeron unas cuantas botellas de sidra que hicieron que pidiésemos una ración de pulpo para al menos asentar el líquido.

pulpo a feira

Me dejé guiar por el y fuimos al Mesón Les Ruedes, en Cabueñes a pié de la carretera que nos lleva a Villaviciosa. Muchas veces había pasado por ahí en mis tránsitos a la playa de La Ñora, pero nunca lo había visitado.

Las afueras de Gijón están plagadas de restaurantes,, parrillas, sidrerías, merenderos..etc y sin lugar a dudas tienen mucha más vida que los que circundan Oviedo.

Mesón Les Ruedes

La casona de piedra no tiene pérdida, en su exterior hay un amplio aparcamiento y una zona de terraza cubierta. El interior es la clásica sidrería, no muy grande en la entrada, con algunas mesas y la zona de barra, hasta que llegas a un comedor que sin ser excesivo tiene una buena capacidad.

El servicio fue atento y pedimos unos buenos calamares de potera como entrante.

calamares de potera

calamares de potera

Como plato principal para compartir, nos dimos un homenaje con un cachopo que podía haber alcanzado la excelencia si hubiese tenido mucho más queso. La carne y el rebozo eran perfectos pero se echó en falta más queso de cabra puesto que la versión elegida era la que también incluía cecina.

cachopo de cecina y queso de cabra

cachopo de cecina y queso de cabra

cachopo de cecina y queso de cabra

De postre un par de tartas, una de chocolate bastante consistente y de buen sabor y una de queso de las de tipo flan que tenía la parte superior demasiado recia, quizás por un exceso de frío sin estar cubierta.

tarta de chocolate

tarta de queso

Tendría que acudir una vez más para poder hacer una valoración más exhaustiva pero los mimbres de este cesto son buenos.

Sin duda y sin quitar méritos a la comida, lo mejor fue la compañía y el reencuentro.