Hostería de Torazo 4* Spa


Hostería de Torazo 4* Spa – Plaza de la Sienra, 1  –  Torazo    Tlf: 985 898 099

Podéis estar tranquilos, aún no me ha dado por incluir en el blog una sección en la que revisar hoteles, bastante trabajo tengo con mis recetas y los restaurantes que visito.

No soy fan de los restaurantes de hotel aunque los hay muy buenos, basta recordar las visitas al Martin Berasategui y Kabuki en el Ritz Carlton Abama de Tenerife, el Atmosphere del Hotel Armani en Dubai o el Moments del Mandarin Oriental en Barcelona.

Al contrario de lo que sucede en estos, donde el hotel es como un recipiente que alberga muchos servicios, entre ellos una variada restauración, el hotel que nos ocupa, tiene su propia cocina y sello de identidad.

Aunque ya lo había visitado en un par de ocasiones con la anterior gerencia, hoy en día forma parte del Grupo Nature, los mismos del hotel Nature en Oviedo, donde desde que abrío sus puertas el Chigre Nature, se convirtió en mi sidrería de referencia.

Visitar Torazo merece mucho la pena, y no es que lo diga yo. Fue nombrado en 2008 Pueblo Ejemplar de Asturias y en FITUR 2016 lo incluyeron como uno de los pueblos más bonitos de España.

Esta nueva visita tenía gran importancia, me iba de boda y vaya boda!!!!. Suelen ser actos tan encorsetados, que vividas no menos de 30, el margen de sorpresa resulta escaso, pero vaya si me sorprendió, hasta el punto de considerarla la mejor, no faltó detalle.

El enlace civil fue oficiado en asturiano, acompañado de un grupo de música tradicional. Tras el Si Quiero, un paseillo con unas pandereteras y unos gaiteros homenajeaban a María y Guillermo, ambos vinculados a este mundo del folclore popular asturiano.

El parque junto a la iglesia, con la hojarasca otoñal se convertía en un decorado de cuento. Los novios sentados en un chester de capitoné dieron muestras de su profesión y lejos de mostrar tensión, sus tablas cara al público hicieron que todos los allí presentes, familia, amigos y curiosos habitantes y turistas nos sintiésemos muy a gusto, pese a la galopante bajada de temperatura.

Las instalaciones del hotel para este tipo de eventos son magníficas. Un salón de gran capacidad y una zona para los aperitivos desde la que contemplar la piscina, el spa y un atardecer salido de una postal dieron paso al pantagruélico festín que en todo momento estuvo animado por música tradicional.

Uno de los platos fuertes de esos aperitivos fue la mesa de quesos a cargo de Exclusivas Luis Vega. El privilegio de tener tanta variedad, elegida por uno de los mejores entendidos del mundo del queso, hizo que me olvidara de mis problemas con el colesterol y diese rienda suelta a mi instinto más salvaje, pocos me quedaron por probar.

Esta era la segunda boda donde una gran mesa de quesos ejercía un magnetismo incomparable. Curiosamente, la primera en el Palacio de la Riega en Gijón, fue la boda de otra María y Guillermo, será que estos nombres llevan queso en su ADN.

Al habitual pase de jamón al corte se le unió algo tan gallego como las raíces de María, un pulpo a feira preparado in situ por un pulpeiro.

El resto de aperitivos nos muestran un poco de la buena cocina que preparan en su restaurante. No tenía manos ni boca para todo, así que me faltan algunas fotos del siguiente listado:

Papada de cerdo thai con penca de acelga y bigaros, chupito de carne de nécora con huevas de arenque, maki sushi de salmón y aguacate con salsa teriyaki, langostinos tigre con salsa de tamarindo y chipotle, callos de bacalao, torto de cochinita pibil con cebolla de tamarindo y croquetas de jamón.

Tras un par de horas de aperitivos en continuo trasiego de camareros, muchos nos hubiésemos ido al baile tan a gusto. Menos mal que me había saltado el desayuno y la comida y uno está entrenado en estos menesteres.

Comenzamos la cena con bogavante del Cantábrico con jugo de corales y trompeta de la muerte.

Lomo de pixin con guiso de centollo, velouté de guisantes y crujiente.

Rustido de paletilla de lechazo con ensalada y bizcocho de patata.

Pastel fluido de avellana con sorbete de mango.

Café, copa y un Cohiba robusto pusieron los puntos suspensivos a una digestión que no resultó tan incomoda al ser acompañada de bailes.

A las tres y pico de la mañana parece que los gin tonic abren el apetito y damos cuenta de boroña recién hecha y arroz con leche. Se lo que estáis pensando, imposible no reventar.

Aunque haya sido con objeto de una boda, creo que os hacéis una idea de lo bien que podéis comer en la Hostería de Torazo y si reserváis una de sus habitaciones en el spa las digestiones son más placenteras.

Mi enhorabuena a la Hostería de Torazo y sobre todo a la feliz pareja por organizar un acto tan memorable en todos los sentidos. Gracias María y Guillermo, os deseo muchos años de felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s