El Caballero de Olmedo


El Caballero de Olmedo – C/ Arco de San Francisco, 2  –  Olmedo   Tlf: 983 601 338

No ha mucho tiempo de mi última visita a tierras castellanas, donde disfruté de las suculentas propuestas de La Botica de Matapozuelos y esta vez me desplazo unos 19kms hacia el sur para pernoctar en la villa de Olmedo, una preciosa localidad llena de historia y arquitectura.

Su muralla del S. XI, el Arco de San Juan, el de San Miguel, la Torre del Reloj y diversas casas como las de la Villa, de los Dávila, los Ortega, los Trocha, el Balneario o las ruinas de una antigua Fábrica de Harinas son algunos de sus muchos atractivos.

El Caballero de Olmedo es una tragicomedia escrita por Lope de Vega basada en una canción popular:

Que de noche le mataron

al Caballero,

la gala de Medina,

la flor de Olmedo.

Si la obra habla de la muerte de Don Alonso, en la villa estábamos para celebrar la vida, mi señora madre cumplía 70 añazos muy bien llevados y este fue el lugar elegido como punto de celebración donde reunir a la familia.

El restaurante es el típico asador donde tenemos claro lo que comer, cochinillo, lechazo, chuletones, en definitiva, las estrellas culinarias de la zona aunque tienen una carta suficientemente amplia como para volvernos un poco locos y querer pedir todo.

Tanto el cochinillo, como el lechazo, ha de encargarse, esto nos garantiza que estén en su punto, con esas pieles crocantes y esas carnes jugosas.

El restaurante tiene dos amplios comedores e incluso una zona de juegos para que los niños se diviertan. Exteriormente aunque tiene una terraza muy útil, afea bastante la entrada.

El personal que nos atendió tiene mucho oficio y su amabilidad hizo que nos encontrásemos muy a gusto. Al verme hacer fotos me invitaron a pasar detrás de la barra y tomar unas instantáneas del horno.

Yo no doy tregua con mi cerveza aunque más tarde descubrí que también tenía Sidra Trabanco. Por curiosidad pregunté el precio, la botella a 5€, había unas cuantas personas tomándola, así que me vino a la mente la polémica reciente subida de 2,50€ a 2,70€ y reflexionar sobre el hecho de que para que nos valoren como debe ser, han de ponerse unos precios acordes a la excelencia de este producto.

Habiendo niños, las croquetas, en este caso de pollo nunca pueden faltar.

Las morcillas son tan ricas y diferentes en cada lugar que hubo que probar la de Calducho con mermelada de pimientos.

Otro de los entrantes fue un queso cremoso al horno de leña y dulce de membrillo.

Estando en Castilla, yo no podía perdonar una sopa castellana aunque unas elevadas temperaturas pudiesen hacer pensar que se trataba de un suicidio.

Ahora entramos en harina de verdad, el cochinillo, unas chuletillas de lechazo y mi chuletón de carne roja.

Para rematar la faena un par de sorbetes y un par de tartas, una de naranja y otra de queso.

Si además de la felicidad de poder celebrar este cumpleaños le unimos una buena comida, la estancia en El Caballero de Olmedo puedo resumirla como una experiencia extraordinaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s