El Barrigón de Bertín


El Barrigón de Bertín – C/ San José  s/n   – Lastres     Tlf:  985 850 445

No se si llamarlo capricho o tozudez, pero cuando se me mete algo entre ceja y ceja, no paro hasta conseguirlo. Tan buenas cosas había escuchado del Barrigón de Bertín, que cuando me lo encontré cerrado al regreso del concierto de Guns and Roses, la espina que tenía clavada con este restaurante de la villa marinera de Lastres, se clavó más profunda.

El sabio refranero español dice que al que quiera peces, que se moje el culo. Pues dicho y hecho, porque la que caía en Lastres el día de mi visita no fue ni medio normal para estar inmersos en pleno mes de agosto.

La lluvia constante en verano, no deja muchas más opciones que dedicarse al bello arte del manduque y esto mismo debieron pensar todos los turistas que visitaban la zona, porque si ya es complicado encontrar aparcamiento un día normal, lo vivido para encontrar hueco, se asemejó a un sábado de tarde en cualquier Centro Comercial.

Lastres es muy bonito, su orografía hace que la configuración de las casas se encuentren escalonadas y sus escalinatas y callejuelas empedradas con las que salvar los grandes desniveles, se convierten en un auténtico laberinto del que mejor disfrutar en un día soleado.

Con el coche aparcado cerca de San Roque, más allá sólo estaba el cielo, el descenso con zapato de verano y paraguas en mano hubiese ocupado un programa completo de Jesús Calleja, hubiese sido menos peligroso sortear los adoquines rapelando.

Con casi media hora de retraso (cuando se trata de comer suelo ser más puntual que la Reina de Inglaterra) llegamos al Barrio El Barrigón donde nos esperaba la cocina de Alberto Asensio y la sonrisa permanente de Itziar Salamanca como Jefa de Sala.

La que en su día fue bodega de vinos y sidra, con el tiempo se convirtió en chigre donde las mujeres llevaban la comida mientras sus marineros consumían medias de vino. El nombre procede de la pronunciada curva donde se encuentra, aunque desde 2006 con la nueva gerencia de Bertín e Itziar, bien podría referirse a la curva de la felicidad que manejamos aquellos a los que se nos salen los ojos de las órbitas con un plato de comida.

Si con la referencia de la curva del barrigón no tiene pérdida, los bancos y maceteros exteriores en un rojo vibrante son una de sus señas de identidad, un color que repiten en el interior de un comedor diáfano en el que además se combina con la piedra vista y unos suelos cerámicos.

Una simbólica y reducida barra de bar con un par de taburetes sirve al personal de mesa de operaciones, por lo que no es muy aconsejable como punto de reunión previo si somos un grupo grande. El local invita a una comida sosegada, sin bullicios.

Por ubicación, con la magnífica rula de Lastres o simplemente con acercarse a la puerta de al lado, de la pescadería La Chucha, podréis imaginaros que cualquiera de los platos de pescados y mariscos son de máxima calidad en cuanto a materia prima y además en ejecución.

La cocina de El Barrigón de Bertín, es una cocina tradicional basada en el producto pero que no rehuye de elaboraciones más actuales. Si encima cuenta con su huerto propio, la experiencia en el restaurante nos traslada a sabores auténticos.

Las celebraciones por mi cumpleaños comenzaron el día anterior con esta comida en la que me acompaño mi madre y nada mejor que brindar con mi sempiterna cerveza y un vermú Izaguirre.

Comenzamos con un carpaccio de langostinos en el que se agradeció el corte no excesivamente fino, los he comido tan finos que parecían una calcomanía del plato, imposible de despegar.

Continuamos con media ración de croquetas de jamón ibérico de excelente factura, bechamel al punto y plenitud de sabor a jamón.

El siguiente plato de temporada fue un bonito curado en sal, fresquísimo y muy sabroso con los diferentes aliños.

Terminados los entrantes afrontamos los platos principales, yo tenía muchas ganas de arroz y siguiendo las recomendaciones de Itziar me incliné por el cremoso de centollo guisado aunque el de boletus y langostinos o el cremoso de almejas hubiese sido también buena elección visto el buen punto del grano y la potencia de sabor de sus ingredientes.

Los calamares en tinta de mi madre estaban muy tiernos y la salsa perfecta para absorber las buenas patatas fritas, acabé comiéndome media ración.

Al postre compartimos un vasito de lo que podría ser una piña colada porque esta iba macerada en ron Malibú.

Sin duda, las expectativas creadas sobre El Barrigón de Bertín fueron sobradamente cumplidas tal y como le transmití al chef, que tuvo la amabilidad de salir para ver como había ido la cosa.

Cuidar al cliente no sólo es darle bien de comer, hay detalles de agradecer como el de recoger las mesas de otros comensales volviendo a montar una mesa pulcra. Por desgracia me he encontrado con equipos de sala muy numerosos en afamados Estrella Michelín que han obviado algo tan simple y estético para el resto de comensales.

En resumen, El Barrigón de Bertín y su curva transmiten felicidad y aunque el regreso al coche se hiciese muy cuesta arriba por culpa de un barrigón rebosante y la incesante lluvia, estaré encantado de volver a repetir experiencia en un imprescindible para el visitante de esta televisiva villa marinera asturiana.

Anuncios

2 comentarios en “El Barrigón de Bertín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s