La Pepita


Este es uno de esos artículos que me satisface editar, no sólo porque he vuelto a probar sus suculentas hamburguesas, si no porque en Oviedo ahora tenemos la suerte de poder contar con uno de sus restaurantes y es que ya suman 10 localizaciones.

Tal acontecimiento no podía hacerse esperar y al día siguiente de su apertura, el 17 de febrero a modo de San Valentín retrasado, volvía a enamorarme. Me faltaba una foto decente del exterior del local y me ha retrasado la edición.

Si tras mi primera visita en Vigo, como podéis leer más abajo, había quedado totalmente prendado, en Oviedo puedo refrendar esas sensaciones y gustos.

El local elegido mantiene la estética y resulta más agradable que el de la calle Oporto de Vigo, los toques de naturaleza verde lo hacen muy atractivo y la distribución de las mesas por configuración del local, le dan más movimiento. Además está situada en la Ruta de los Vinos, un emplazamiento muy conveniente y una alternativa más de las bulliciosas calles Manuel Pedregal y Campoamor.

Comerse una buena hamburguesa como las de La Pepita requiere unos estándares de calidad que agradezco no dispongan del servicio delivery, en su lugar si que podemos hacer un take away y la responsabilidad de donde y cuanto tardamos en comernos la hamburguesa, recae en el cliente.

La Pepita se hace notar y en los días previos a su apertura, circulaba por nuestras calles el magnífico autobus ingles de dos pisos que #lapepitaontheroad utiliza para estar presente en eventos, conciertos, acontecimientos gastronómicos y deportivos, fiestas privadas, etc…

En La Pepita podemos encontrar hamburguesas de todo tipo de carnes e incluso de pescado. Trabajan con materia prima de alta calidad y ya sea de ternera, buey, cordero, pollo, cerdo, salmón o una versión vegetariana, sus hamburguesas siempre te dejan ganas de repetir.

Incluso para los amantes de la cerveza, tiene su propia versión artesana y esto ya redondea el círculo.

Como ya había probado la yuca, en esta ocasión el acompañamiento fue con las patatas tradicionales y las gruesas.

Las hamburguesas que elegimos en esta ocasión fueron La Pepita Reily, 180grs de carne de vacuno, bacon, pepinillos, cheddar, salsa barbacoa, lechuga, tomate y cebolla roja.

La Pepita Rianxeira también es de 180grs, de vacuno, queso San Simón gratinado, panceta crujiente, lechuga, tomate y cebolla roja.

Yo me incliné por La Pepita Manteca, carne de buey a la que añadí el comodín de hacerla más grande, 220grs y al doble de queso cheddar, lechuga, tomate y cebolla roja, le añadí la panceta crujiente y la cebolla caramelizada.

Poco más se puede decir, las fotos espero reflejen la jugosidad. Los oventenses estamos en enhorabuena, La Pepita seguro se convertirá en lugar de peregrinaje.

La Pepita – Vigo

IMG_7296

Lo bueno si breve, dos veces bueno. Este podría ser el resumen del artículo de hoy, pues por mucho que lo intente no se me ocurren muchas cosas que comentar de un burger bar sin caer en la rimbombancia, pesadez y aburrimiento.

Habría sido interesante conocer el modelo empresarial y las motivaciones de un negocio que ha hecho de la buena hamburguesa uno de los lugares más atractivos de Vigo.

Ya sabéis mis pensamientos en contra de la comida basura y cualquiera que asocie estas palabras en general, no puede estar más equivocado. Una buena hamburguesa es un auténtico manjar y en La Pepita se encargan de hacer múltiples combinaciones muy atractivas y de gran calidad, por ello tiene la fama más que merecida.

Esta vez deje que mi amiga Ana decidiese donde ir. Noté que al consultarme si me apetecía una hamburguesa se esperaba una respuesta negativa, ser un foodie y blogger puede causar cierta presión en los demás, ” a ver a donde llevo a este exquisito!”. Conmigo la gente no se podría confundir más, me gusta todo y me da igual que el mantel sea de hilo o papel, lo importante es que se coma bien y en el caso de una buena hamburguesa cualquiera me tiene ganado.

Durante casi tres años viviendo en Estados Unidos aprendes a diferenciar lo bueno de lo malo, ellos son los reyes y le dan una categoría que no ha de extrañar. La carne estadounidense es una de las mejores del mundo y bien tratada hace que algunas hamburguesas sean gloriosas.

IMG_7297

El local respira un ambiente yankee industrial, cerrando los ojos fácilmente podríais pensar que aquello es el SOHO neoyorquino. Ladrillo cara vista, lamparas industriales, mesas combinadas con bancos tapizados en skay, un blanco predominante hacen del local un lugar muy agradable.

Prescindimos de las eternas patatas fritas y en su lugar pedimos una ración de yuca frita.

IMG_7299

Como buena mexicana la elección de Ana fue la Pepita Chaparrita: burger de ternera, guacamole, jalapeños, bacon, lechuga, tomate y cebolla roja.

IMG_7301

IMG_7302

La mía fue la Pepita Summum, una burger de buey de 220grs, queso azul, lechuga, tomate y cebolla caramelizada en pan artesano.

IMG_7303

IMG_7305

De postre un estupendo brownie con helado de avellanas y crema de chocolate.

IMG_7309

Si queréis probar estas maravillas estáis de suerte, porque además de Vigo, tiene otros locales en La Coruña, Orense, Pontevedra, Villagarcía de Arousa y Madrid.

La Pepita – C/ Oporto, 15 – Vigo    Tlf: 986 118 156

La Pepita – C/ Campoamor, 27 – Oviedo    Tlf: 984 053 371

Anuncios

Un comentario en “La Pepita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s