Patatas Gajo



Patatas gajo

Ya os advierto que este artículo no es la quinta esencia, las fotos son pobres por el cocinado nocturno y la rapidez de ejecución, pero quería dejar documentado en la sección fondo de armario esta receta que seguro a muchos os servirá.

Seguro que os habréis preguntado muchas veces en los restaurantes de comida rápida cómo se harán esas patatas gajo para que queden tan deliciosas. La noticia es que ellos seguro las tienen congeladas de forma industrial dado el volumen que sacan al día, y la verdad que tener unas cuantas congeladas os puede ser de mucha utilidad, porque además este producto se presta a ello.

La receta no es ningún misterio, y la clave de su éxito además del aliño está en la doble cocción. Primero las cocemos levemente y luego las freímos u horneamos.

Lo primero que haremos es lavar muy bien las patatas, las pinchamos por varios sitios con un tenedor y las metemos en un recipiente que taparemos con papel film. Metemos en el microondas a máxima temperatura durante cinco minutos aunque también podéis hacer una cocción en agua tradicional pero esto implicará que luego las debeis escurrir y secar muy bien. Os garantizo que lo del microondas es una pasada lo bien que se hacen.

Una vez que estén un poco frías para poder manipularlas, las cortamos a la mitad y a su vez en otras mitades. Con el cuchillo hacemos un corte inclinado con los trozos en vertical, uno por cada lada y nos quedará un gajo central. Si la patata es más grande, ese gajo central lo volvemos a partir a la mitad.

El siguiente paso será introducirlas en una bolsa, las salamos, ponemos un par de cucharadas de harina de trigo y un mix de especias que podemos hacer en casa o comprar. En este caso utilicé uno que me trajo mi cuñada desde Canarias y que sirve para carner o cualquier cosa. Los ingredientes suelen ser pimienta negra, orégano, pimentón, ajo seco, cebolla seca…etc, al gusto.

Cerramos la bolsa y agitamos suavemente, no queremos que se nos rompan las patatas. Las sacudimos un poco y las reservamos en un recipiente. Freímos en abundante aceite y escurrimos excesos al sacarlas poniéndolas sobre un papel absorbente. Esperamos un par de minutos y tendréis unas deliciosas y crocantes patatas gajo.

Categorías:FONDO DE ARMARIO, RECETASEtiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: