El Molín de Mingo


IMG_7279

El Molín de Mingo – Peruyes – Cangas de Onis   Tlf: 985 922 263 – 985 841 098 – 676 255 374

Más allá de lo que pueda suponer una experiencia gastronómica positiva, hablar de El Molín de Mingo representa uno de esos ejemplos que aúna un amplio espectro de sensaciones y vivencias que se pueden acumular en una rutinaria excursión dentro del denominado Paraíso Natural.

Valles, montañas, ríos, bosques decoran y configuran los paisajes y forjan el carácter de las gentes de nuestra región. Autopistas, carreteras, caminos y sendas nos acercan a lugares privilegiados donde comer es sólo una parte más de la experiencia.

No importa que rumbo tomemos, Oriente, Occidente, norte o sur, a poco espíritu aventurero que tengamos, si somos capaces de abstraernos de la voz enlatada de nuestro GPS, acabaremos encontrando un lugar genuino, en un entorno idílico, donde poner a prueba nuestros intrépidos estómagos.

Si nuestro perfil dista del intrépido Doctor “Indiana” Jones y nos quedamos en un aprendiz de scout, siempre es bueno dejarse aconsejar e ir a tiro fijo. El boca a boca sigue funcionando y cuando un lugar merece la pena, rompemos nuestro silencio y transmitimos la sabiduría popular sólo a aquellos que creemos merecedores de semejante honor, desvelamos nuestros secretos a gente que sabrá apreciar nuestra información. Son nuestros pequeños tesoros.

Antes que Doctor fuí scout y gracias a mi amigo Ramón descubrí hace años este lugar de peregrinaje. Cada vez que quiero deshacerme en hospitalidad y agasajar a las visitas foraneas el Molín de Mingo resulta de las opciones más solidas.

Visitar Los Lagos y el Santuario de Covadonga, tomar el aperitivo en Cangas de Onis tras encaramarnos al vértice del Puente romano, continuar la ruta parando en Arriondas para mostrar el lugar del que parten las miles de canoas durante el Descenso Internacional, trazar las sinuosas curvas del Río Sella en busca de su desembocadura en Ribadesella y por supuesto desviándonos hacia Peruyes.

    IMG_0497 IMG_0500

Alcanzado el desvío, con la iglesia hemos topado. Seguimos la carretera, hemos de estar atentos a los carteles de madera que nos van dirigiendo, bifurcamos a la derecha, seguimos subiendo, la carretera se estrecha, cruzamos pequeños puentes y tenemos la sensación de estar perdidos, más estrecheces con un firme más irregular ponen a prueba nuestros amortiguadores y nuestras ansias por llegar. Finalmente oteamos entre la arboleda y el rugir de las aguas cristalinas un hórreo que nos da la bienvenida.

IMG_7094

Entorno

Han sido numerosas mis visitas desde que recibiese la iniciación, pero me he reservado hasta esta nueva peregrinación en la que ya os puedo mostrar unas fotos que hiciesen justicia. La calidad que pretendo dar a este blog no me permitía mostrar composiciones llenas de migas, platos empezados o cualquier otra estampa grotesca a la que estamos acostumbrados en Tripadvisor.

Entorno1

Invierno o verano, primavera u otoño, cualquier estación es ideal para acercarse al Molín de Mingo, los paisajes encandilan. Chimenea o terraza, no importa el día que haga, siempre encontramos la misma calidad y calidez. Puestos a pedir, me quedo con esos últimos días de invierno donde aún esta fresco como para encender la chimenea pero que al sol nos sentimos caracoles y podemos disfrutar del aperitivo o el café, al aire libre.

Comedor

Si vuestra visita es en familia con niños, recomiendo escoger un día soleado en el que puedan corretear por el prado sin molestar a los comensales. Perseguir al gallo o perturbar la plácida siesta del perro os garantizarán el agotamiento y un calmado viaje de regreso. Por cierto, no olvidéis darles una biodramina si son de mareo fácil, aún recuerdo el mal trago que pasó la hija de mi amiga Jennifer. Nunca había visto una sueca tan blanca, parecía la princesa Elsa de la película Frozen.

El restaurante, como si del gallo se tratase, tiene un cuerpo central en el que se ubica el comedor principal y despliega simétricamente dos alas con gran luminosidad que nos permite comer atechados disfrutando de la naturaleza.

IMG_7092

Muros de piedra, vigas y pavimentos de madera, suelos de cerámica rústica, combinados en blanco y marrones, son decorados con piezas de mobiliario artesanales, dibujando un conjunto muy apropiado y armonioso con el entorno.

IMG_7121

Nos merecemos una cerveza y la cosa no puede empezar mejor, entre las disponibles me decido por una edición limitada de los vallisoletanos de Casasola. La Prima Vera, de estilo Alsaciana muy suave y fina resulta magnífica por su frescura, con sólo 4,5º me permite tomar dos sin que afecte a mi conducción. Además de las maltas de trigo y cebada, contiene copos de beza y esta ligeramente especiada con pimienta blanca, cascara de naranja y cilantro, lo que la aporta tonalidades cítricas y sensaciones muy refrescantes a la hora de su degustación.

IMG_7143

A la hora de elegir nos encontramos con una carta que cubre todos los espectros de una cocina tradicional con sentimiento y oficio. En mis comandas nunca fallan los tortos variados y el estratosférico arroz con pitu de caleya. Excesivo para la mayoría de los mortales, pero yo me considero un Felix Baumgartner y puestos en la estratosfera, no me importa dar un salto al vacío con otro plato y postre.

Mientras esperamos y para que la cerveza no caiga en vacío nos ofrecen un aperitivo de crema de queso Gamoneu, lo acompañan una variada selección de excelentes panes artesanos.

IMG_7132

Llega el revuelto de boletus mientras apuramos la crema de queso. Resultó divertido ver la cara de sorpresa de mi acompañante, empezaba a tomar conciencia de lo que se le venía encima. La cremosidad de los boletus con un cuajado perfecto del huevo resultó deliciosa, el cesto de pan había volado.

IMG_7171

IMG_7166

IMG_7174

Continuamos con los tortos variados. Crujientes, suflados y con el tamaño perfecto para que no cansen. La selección se compone de: huevo frito con jamón, picadillo de chorizo, morcilla emberzada, bacalao ahumado y cebolla caramelizada con queso de Afuega’l Pitu.

IMG_7184

IMG_7202

IMG_7212

IMG_7208

IMG_7192

IMG_7197

Hagan paso!, ya llego el gallo que manda. Este arroz con pitu de caleya (pollo criado en libertad) se encuentra dentro de las drogas legales, una vez que lo pruebas quedas enganchado, provoca una adicción compulsiva y cada cierto tiempo necesitareis “bajaros al Molín”. Cada grano de arroz está tan suelto que parecen estrellas dentro de una constelación al calor y sabor de su astro rey, un pitu de sabor contundente y carnes más prietas que las extraterrestres modelos de Victoria Secret.

IMG_7218

IMG_7220

Una ayuda por si nos atascamos.
Una ayuda por si nos atascamos.

IMG_7241

IMG_7242

“Houston, tenemos un problema”. Nuestra cápsula estomacal está cerca del colapso, los botones de nuestro traje espacial tintinean buscando la ingravidez pero los retamos compartiendo un postre. Si no quieres taza, toma taza y media, el mal de altura nos afecta y pedimos arroz con leche. Romper esa escafandra de azúcar requemada y ver la unión del arroz con la leche en forma de crema, es como si nos hubiese entrado polvo cósmico en los ojos, se nos ponen acuosos.

IMG_7246

IMG_7248

IMG_7260

Comienza el descenso a la atmósfera, pero no sería un viaje de regreso fácil, el café lo acompañaron de unas esperanzadoras rosquillas, tiramos varias veces de la anilla de nuestro paracaídas antes de amerizar en las aguas del Cantábrico.

IMG_7276

IMG_7270

Habíamos llegado a la tierra firme de Ribadesella donde un necesario paseo redondeó nuestro viaje espacial. Si hay por aquí algún nuevo explorador que se quiera unir a un nuevo viaje de la Space Shuttle y dar un gran salto en su Universo gastronómico es necesario hacer reserva.

IMG_7285

Para terminar os dejo alguna imagen de otra visitas.

IMG_5799

IMG_0507

IMG_5790

IMG_5789

Anuncios

6 comentarios en “El Molín de Mingo

  1. Aviso, después de ver la foto del gallo me han despertado los los peores instintos asesinos jajajaja.
    Esta cocina te reconcilia con el pasado, con la tradición bien hecha y con tu estomago… o no?
    me encanta el menú y como yo tendría que compartirlo, me pido el torto con huevo jajajaja
    Besinos

    Le gusta a 1 persona

    1. A mi me pasa lo mismo, como en los dibujos animados donde ven a los patos o gallos con forma de asado. Cualquier bicho siempre me lo imagino postrado en mi plato jajaja.
      La cocina de tradición es un lujo siempre, olores y sabores que perduran en el tiempo.

      Me gusta

  2. BRUTAL, yo también le he dedicado un post a este magnífico restaurante. Ahh, por lo visto me debes una…. jajaja Abrazo. Buen ejemplo de donde quedar un día para comer…. me voy a la nevera que después de leer el post ya estoy salivando….

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s