Casa Alvarín


Casa Alvarín – C/ Los Alas, nº2  –  Avilés   Tlf: 985 540 113

Visitar Casa Alvarín en Avilés es sinónimo de historia, no en vano el que naciera como bodegón allá por 1903 atesora más de 100 años siendo punto de encuentro de muchos avilesinos y por supuesto foráneos.

Cuando mi abuelo llegó desde su Cazorla (Jaén) natal en 1953 para trabajar en las campanas de Ensidesa, a buen seguro algún día visitaría este local de manera excepcional, porque de aquella cobraba 36ptas/día de las que había que descontar 10ptas por la comida y alojamiento en un barracón. Con esposa y cuatro hijos que mantener nada tiene que ver con mi generación, en la que pocas veces ha faltado un duro para tomarse algo con los amigos.

A lo largo de todos estos años, el local ha tenido numerosos nombres, Generoso, El Molinero, Armando, sin embargo aunque llevan más de 50 años al frente del negocio, la familia Rodríguez decidió mantener el nombre por el que todos lo conocían. Ismael con su hijo Carlos en plenas labores ejecutivas, parece que perpetuará por muchos años más un negocio sin el que no se entendería la vida de ocio en la Villa del Adelantado.

A un paso de la Plaza del Ayuntamiento, en el callejón sito en la calle Los Alas, nº2 nos encontramos una peculiar entrada que ni por asomo aparenta las extraordinarias dimensiones del local. Reformado hace unos treinta años, es de aspecto rústico propio de los mesones castellanos donde predomina la piedra y el ladrillo cara vista aunque mantiene alguna viga de madera y pilares metálicos forjados.

La zona de entrada guarda el aspecto propio de una sidrería o tasca, mesas altas y bajas de madera con algún banco corrido y unos estupendos jamones colgados y variopintos generosos almacenados en una pequeña cava-tienda para clientes. Seguimos adentrándonos y contamos hasta tres comedores diferentes que se distinguen un poco en función de si decidimos picar algo en plan tapeo o disponer de una carta al uso.

Afortunadamente uno de los grandes reveses a la cultura sidrera, la paulatina pérdida del personal escanciando, se ha convertido en un gran aliado con la aparición de los aparatos eléctricos de escanciado. Ahora se está consumiendo más sidra porque es posible escanciarla de manera limpia en cualquier comedor, obviamente no es lo mismo, pero ha sido un agente activador e incitador al consumo, que llegó casi por imperativo legal.

En Casa Alvarín se come tradición y buen producto, no sería lo mismo si diesen un giro a su cocina con elaboraciones vanguardistas. Por mucho que los tiros vayan por otros derroteros, se agradece que existan locales que mantengan su esencia y su nicho de mercado, zapatero a tus zapatos.

Estas son algunas de las cosas que podréis encontrar en su extensa carta y que a mi me hacen muy feliz. La longaniza de Avilés es de las mejores que he probado nunca y la carne de Trasacar es garantía total de éxito. Si le añadimos unas zamburiñas que no entusiasmaron pero que fueron suplidas y mejoradas ampliamente con las parrochas con jamón y unos excelentes callos, es inevitable salir de Alvarín con una sonrisa de esas que te quedan cuando el estomago está satisfecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s