Bar Camacho



Bar Camacho

Bar Camacho – Anieves, 28 Bis – Anieves (Oviedo)  Tlf: 985 789 009

“Bienvenidos, como si estuvieran en su casa, pasen hasta la cocina”, pueden ser las palabras que recuerdo de mi primera vista al Bar Camacho. Por aquel entonces los padres de Tere aún regentaban este pequeño pero gran negocio en la localidad de Anieves, perteneciente al concejo de Oviedo en la parroquia de Agüeria y lindante con Langreo.

Por aquel entonces no estaba tan inmerso en el mundo de la gastronomía, aunque la continua visita a diferentes restaurantes para disfrutar era asidua y un día me llevaron al Bar Camacho con los callos como leitmotiv. Por supuesto que pedimos más cosas, pero los callos en abundancia nunca pueden faltar si venís hasta Anieves. Es un sitio al que se viene, no se llega por casualidad y en aquella época donde Internet estaba poco extendido, el boca oreja mantuvo el “secreto” sólo para entendidos.

Precisamente esa transmisión oral es la que ha hecho de las guisanderas un bastión de salvaguarda del recetario popular de las diferentes cocinas regionales e incluso locales. Indudablemente las recetas tienen algún toque extra que se guarda con mucho secretismo y celo, los descendientes son aquellos que lo conservarán para las generaciones venideras. Así sucedió con Tere Camacho y tantas otras del Club de Guisanderas de Asturias.

Sin embargo, la generosidad de estas mujeres prestándose a la publicación de libros con alguna de sus recetas, hizo que al menos exista una garantía de permanencia en el tiempo. Quien sabe si habrá descendientes y aún habiéndolos, si su destino seguirá vinculado con el negocio familiar. Un ejemplo curioso, elevado a la categoría bíblica del regreso del hijo pródigo, lo tenemos en la propia Teresa.

Muchos hemos vivido o conocemos a la perfección casos de emigrantes, ya sea a territorios patrios o al extranjero. Eugenio, el marido de Tere, fue trasladado varias veces por trabajo y a sitios tan dispares como Córdoba, Sevilla, Zaragoza, Palma de Mallorca y Barcelona, esta última su etapa más longeva durante doce años. Las hijas crecían y el gusanillo de cocinar más allá de una labor de ama de casa, pudo verse cumplido ayudando en varios proyectos hasta que tocó y se pudo regresar a casa, a la tierrina.

Bar Camacho cerraba sus puertas y el merecido descanso de la jubilación había llegado. En 2011 atraída por esa sangre de guisandera corriendo por sus venas, junto a Eugenio deciden afrontar el reto de reabrir el Bar, pero dándole un giro con más sabor a restaurante, un espacio que aunara muchas de las experiencias vividas fuera de Asturias.

Bar Camacho

Aquel privilegio de pasar hasta la cocina con un enfoque más rústico y espacio más reducido, ha sufrido muchos cambios a mejor. En el exterior, ya desde la entrada, con su banquito y mesa combinando los blancos y tonos azul pastel hay detalles que indican las nuevas ilusiones.

La antigua barra de bar se conserva para dar servicio a los comedores, el más antiguo de la entrada reúne seis mesas. Las mesas en blanco con las sillas de mimbre o negras de madera, contrastan con los tonos grises de las paredes y un eclecticismo que confronta unas lámparas de lágrima con una antigua tabla de lavar. Nos vuelven a invitar a ir hacia la cocina, pasamos y saludamos a Tere y Eugenio a los que procuro no distraer.

El comedor trasero tiene una capacidad mayor y sigue la misma línea decorativa donde se mezclan un piano con la alacena, lámparas con pantalla ya sean colgantes o de pié, una radio antigua, garrafas de vidrio…etc. Vajilla y cristalería aportan colorido y calidad a una carta con inspiración retro. Asimismo tiene una puerta de conexión con el exterior por lo que no se hace necesario atravesar la cocina.

Desde el minuto uno que se planteó esta reunión de amigos, pensé en el Bar Camacho. Uno lleva poco tiempo como emigrante en México y el otro con más de veinte años en La Habana es medio cubano, al menos por matrimonio. Nada como llevarles a un restaurante con sabores tradicionales, en este caso no son turistas a los que impresionar, pero si que agradecen una cocina que tardarán tiempo en volver a catar y aunque ambos son cocinillas, la materia prima no es negociable.

Para beber una botella de Luis Cañas, una Estrella Galicia y agua asturiana de Borines. Si que eché en falta alguna variedad de cerveza artesana, a pocos kilómetros en Langreo está la fábrica de Caleya. Mientras esperábamos nos pusieron una tapa con una tortilla paisana.

Comenzamos con unas cebollas rellenas, las de bonito son más usuales y hacía poco que las había comido así que preferí las de picadillo. Con un tamaño medio, tienen muy buen relleno y alcanzan ese punto de caramelización tan atractivo que contrasta el dulzor con el buen picadillo.

Cebollas Rellenas de picadillo

Cebollas Rellenas de picadillo

Para no repetirme, todos los platos degustados vienen acompañados con unas patatinas fritas muy ricas. Cortadas en forma de cubo tienen ese equilibrio entre el crujiente y la parte blanda que apetece aplastar con el tenedor para que empape las salsas.

Llega el plato estrella, el icono de la casa, la piedra angular del Bar Camacho, sus callos. Aquí en Asturias valoramos las 3P’s y no estoy hablando de ningún androide de Star Wars aunque estos callos parezcan sacados de otra galaxia. Pequeñinos, Pegajosinos y Picantinos, así son como nos gustan aquí y sin duda los que sirven en Anieves traspasan fronteras y cumplen con holgura la excelencia. No entro a valorar un hipotético ranking, pero si que puedo decir que están al mismo nivel que los de su madre y este es el mejor halago que una guisandera pueda recibir.

Callos

Callos

Callos

Los siguientes platos fueron el rabo de toro y el pitu de caleya, ambos son platos que requieren mimo y cocciones de larga duración. Con ello conseguimos que las carnes prietas se despeguen con facilidad, a la par que sueltan sus grasas y gelatinas se amalgaman con los verduras a un punto muy oscuro que podría parecer quemado.

Rabo de Toro

Rabo de Toro

Por supuesto que las dos elaboraciones estaban en su punto y es la magia que se consigue en una cocina tradicional. Hoy en día las cocciones a baja temperatura con utillaje moderno se consiguen fácilmente pero a mi modo de ver el resultado final por optimo que sea no alcanza la meritoria de una cocina tradicional.

Pitu de Caleya

Pitu de Caleya

Estuvimos con las dudas y tentación de añadir los calamares en su tinta, pero un 2 de enero las cosas se ven con diferente perspectiva y empiezan a aflorar los sentimientos de culpabilidad, que no capacidad. Habrá que probar esos postres!.

Postres caseros a los que no poder resistirse, elecciones difíciles que se tradujeron en una tarta Maria Luisa y una torrija de brioche. La primera es una tarta de creación asturiana, con el nombre propio de la autora del famoso libro El Arte de Cocinar.

Tarta Maria Luisa

Base de galleta, capa intermedia de leche condensada y limón y cobertura de merengue forman esta deliciosa tarta.

Tarta Maria Luisa

La torrija, que se acompaña de una bola de helado sobre un crumble, esta elaborada a partir de un brioche que una vez empapado y caramelizado aporta mejores matices que una rebanada de pan.

Brioche

Brioche

Unos cafés y hora de despedirse, aún quedan Reyes que comprar y en tan buena compañía podríamos enlazar con la cena.

Gracias a Tere y Eugenio por abordar la re-apertura, continuar con la tradición y tener esa amabilidad, dulzura y trato tan cercano. Como en Star Wars, habrá muchos más Episodios porque esta historia aún no tiene escrito su final.

Categorías:ASTURIAS, CENTRO, OVIEDO, RESTAURANTESEtiquetas: , , , , , , , , , , ,

2 comments

  1. Sin lugar a duda un sitio fabuloso, no solo por su cocina, si no por su gente

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: