El Molinón


El Molinón – Calle del Águila, 13   –  Oviedo    Tlf: 984 061 589

Bodega, vinatería un concepto muy antiguo que ha derivado en los actuales gastro bares. Ya quedan muy pocos exponentes, al menos en Oviedo, de lo que eran aquellos locales de encuentro donde chatos, pintas e incluso porrones competían con las sidrerías, cuestión de gustos pero unanimidad en la misma finalidad de compartir tertulias.

La fisonomía de las ciudades cambia en pos de la modernidad y vestustos edificios dejan paso a nuevas construcciones, algunas de ellas rehabilitaciones, que aún conservando la esencia estética, pierden en la mayoría de casos emblemas del comercio local.

El local del que hoy hablaré aunque lleva más de 20 años en funcionamiento, desde 1997, cuando reabre sus puertas la antigua panadería El Molinón. El origen de dicha panadería se remonta a la primera mitad del siglo XIX y durante ciento cincuenta años fue una referencia carbayona.

El Molinón, pionero en Asturias en los procesos industrializados para la fabricación de pan, había sido fundada por Francisco Acebal y su hermano Xuan María, este último considerado como el mejor poeta en lengua asturiana.

Con raíces en Piloña, los Acebal también crearon una fundición de metales en el mismo solar, de la cual salieron piezas importantes para la catedral de Oviedo.

Esa fundición se fusionó posteriormente con la firma La Amistad, con fábrica en la calle Río San Pedro. En la geografía urbana carbayona la vieja chimenea de El Molinón, de ladrillo y planta cuadrada, fue una referencia.. A su pié estuvo durante años Casa Modesta, un afamado establecimiento de comidas.

Se trata de un local bastante reducido, con muchos recovecos y diferentes niveles, donde la zona de barra y cocina sorprenden por lo minúsculo. Parece mentira que de ahí puedan salir tantos platos, sin demasiadas pretensiones, no hay sitio para más.

Visitar El Molinón es quedar con los amigos, tomarse unos vinos o cervezas y aprovechar para picar algo. Embutidos y quesos servidos de manera individual o en tablas se combinan con una buena selección de tostas, pero aún hay margen para explorar una carta que repito, bastante amplia es para la capacidad del lugar.

De todo lo que pedimos me gustaría destacar los callos y el cachopo que para mi gusto sobresalieron del resto. Por el contrario, la tortilla de patata guisada con pisto, sin estar mala, resultó algo seca y más bien llevaba el pisto por encima.

Ensalada de queso de cabra y bacon con vinagreta de melocotón, verduras en tempura con una salsa agridulce, morcilla de León y unos bocartes con jamón conformaron el resto de la comanda.

Si a todo esto le añadimos un buen servicio y unos buenos precios, El Molinón resulta una opción muy apropiada para extender una buena charla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.