España, La Trilogía


IMG_1875

España es un país de tópicos y la gastronomía no se escapa a ellos, ¿que hay de cierto?. Un extranjero cuando piensa en nosotros sólo ve sol, toros, flamenco, paella y sangría. ¿Tan mal o bien hemos sido capaz de hacerlo para transmitir esta imagen?.

Los tiempos cambian y hemos conseguido salir del landismo. El español chapurreto velludo ya no babea por las playas con la presencia de suecas, ahora son altos y musculados jóvenes metrosexuales los que quitan el hipo a las guiris.

En términos gastronómicos hemos conseguido exportar una imagen de primer nivel, somos potencia mundial y lugares como el Bulli y el Celler de Can Roca se han aupado como números uno del mundo. El nivel ha subido muchísimo, desde la tasca al restaurante Michelín, ahora cualquiera se atreve con u tartar o una espuma.

Una cosa es como nos vean y otra como somos, España tiene su propio Facebook, ¿estamos dispuestos a darle al Me Gusta?.

Por mucho que salgamos a comer en restaurantes la realidad de nuestras vidas y sentimientos profundos es que no podemos pasar un mes seguido sin la Santa Trinidad. Si no me creéis haced la prueba, un mes viviendo en el extranjero y a ver cuanto tiempo aguantáis sin esta morriña.

IMG_1880

Un plato de patatas, huevos y chorizo, un poco de jamón o una tortilla de patata son capaces de elevar nuestras almas y entonar cantos celestiales. Somos muy felices con cualquiera de estos platos y esta es la foto de nuestro perfil en la que deberíamos aparecer sin distorsionar la realidad. No significa que el resto sea una falacia, pero a veces maquillamos la verdad sin rubor alguno.

Antes de entrar con el plato que realmente me ocupa y del que por su simplicidad decidí escribir este artículo en esta sección, os dejo estas imágenes para que a lo largo del día os vayáis mentalizando de cuando atacareis uno de ellos. Me da que no llegáis al domingo.

11535818_492825750866681_5190241444574703412_n

IMG_8252

10168123_414198575396066_2188320135026179201_n

Las tortillas son de El Ovetense y Casa Luz. El jamón fue cortado por un servidor durante las pasadas navidades en casa de mis padres, había que echar una mano con la cena de Nochebuena y ya conocéis el dicho “el que hace y reparte, se lleva la mejor parte”.

Anteayer regresaba a mi casa después de estar con unos amigos pasando el día y noche en Luanco, lo hacía con la vagancia habitual de una jornada dominical y tiré del clásico.

IMG_1872

En vez de chorizo utilicé un sabadiego de mi amigo Joaquín, vaya cuanto han dado de sí y cómo los he estirado. Las patatas cortadas como cuando preparo la tortilla de patata pero bien fritas en abundante aceite, incluso suflaron algunas. Un par de huevos con sus puntillitas y una par de cebollas bien pochadas hicieron mis delicias al sol y calor sureño de 31º. ¿Qué más se puede pedir?, pues una siesta que para eso somos ESPAÑOLES.

10635757_399559260193331_7713522355114887104_n

IMG_1869

IMG_1879

IMG_1883

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s