El Paraguas


IMG_8757

“Refalfiao”, entre sus acepciones, dicese en asturiano de aquel que está hastiado de cosas buenas, mal acostumbrado.

No se me ocurre mejor manera de empezar este artículo, ya que con esta palabra puedo englobar unos cuantos sentimientos respecto a la visita a uno de los locales en permanente moda de la Capital.

Se han cumplido 12 años desde que Sandro Silva abriera este local y su consolidación le ha permitido abrir nuevos sitios de referencia como el Ten con Ten y el más reciente Ultramarinos Quintin.

Visto con el prisma de la envidia seguro que muchos pensarán que su éxito se ha forjado a golpe de billetera y socios capitalistas, sin embargo la realidad nos lleva a un origen humilde de trabajo constante. Cierto es que aprendió de uno de los mejores, Fernando Martín, pero este proyecto de futbolista supo sacar partido a un aprendizaje que tuvo sus comienzos en lugares tan emblemáticos como Trascorrales, El Raitan o la marisquería Bocamar, un fijo al que Woody Allen se apunta en sus visitas cuando viene a Oviedo.

Si os digo que no me entusiasmo, no falto a la realidad, pero volviendo a ese prisma del que hablaba, quizás yo no sea el adecuado para sostener este caleidoscopio. Soy asturiano, de Oviedo, conozco bastante bien la gastronomía del Principado y no dejo de ser un provinciano más que de vez en cuando se deja abrumar por la gran urbe madrileña.

Cuando abrí la carta no sentí emoción, era todo tan familiar que hasta tuve problemas para decidirme. Manolete si no sabes torear pa’ qué te metes os estaréis diciendo, lleváis razón, no tenía el chip adecuado, por eso desde el reposo y con él cambiado hablaré como si fuese alguien de la capital o un visitante que recala en un restaurante de cocina asturiana.

Es complicado para los que acostumbramos a comer buen producto a precios razonables, conciliar los precios capitalinos de un restaurante up scale. Con esto no quiero decir que sea un lugar más caro de lo común, simplemente debemos tener los pies en el suelo y saber que estamos en Madrid, en el epicentro del Barrio de Salamanca.

Para hacer tiempo hasta la hora de reserva nada mejor que visitar el bullicioso Ultramarinos Quintin y ya que antes utilicé un dicho taurino enlazo con el Duo Sacapuntas, ¿Maestro como estaba la plaza? abarrotá. Vale que era sábado noche, víspera de San Valentín pero, por lo que me trasladan, es una tónica habitual.

En compañía de cuatro guapas féminas, en esa noche tan especial, más de uno me miró de reojo pensando en lo afortunado que era aunque me inclino más por el pensamiento de: qué bien acompañados van siempre los gays.

El Paraguas

Exteriormente si no fuese por la exquisita terraza que demuestra que estas estructuras son totalmente compatibles con los espacios urbanos, no sabríamos que ahí hay un restaurante exceptuando el cartel. Nada de escaparates, una gran puerta de madera como si fuese el acceso a una vivienda, nos indica que entramos en un lugar con cierto misterio.

Escaleras ascendentes y descendentes, las últimas nos acercan a un pequeño comedor y una zona de barra. Si subimos, entraremos en un laberinto de estancias conectadas, todo ello comedores en lo que debieron ser salones y habitaciones de una vivienda.

De procesión hasta nuestro comedor pasamos por un pasillo que deja a la vista una cocina en pleno ajetreo. Existen algunos recovecos que esconden salones privados donde preservar la intimidad. La iluminación es muy intimista, muy propia para esa noche aunque para mi gusto algunos lúmenes más no sobrarían.

El Paraguas1

Para beber junto con mis cañas pidieron una botella de El Hombre Bala, un tinto joven con crianza y D.O. Madrid. Elaborado con garnacha sigue la tendencia de muchos de estos vinos con nombres y etiquetados sorprendentes.

Como aperitivos nos sirvieron unos crunch de cebolla y una crema de pote asturiano que tenía un sabor increíble.

IMG_8775

IMG_8780

Como ya os comente la carta no me sorprendió y decidimos compartir un par de entrantes escogiendo cada cual su principal.

Las colmenillas con foie y trufa resultaron excepcionales y es sin duda el plato que quedará grabado en mi mente.

IMG_8788

IMG_8786

Los espárragos rellenos de centolla tenían muy buen tamaño y aunque la centolla era claramente visible y perceptible no soy muy fan de este plato. El pochado y el sabor del esparrago con su rebozado mata mucho los sabores, y es muy difícil no encontrarse con alguna molesta cáscara.

IMG_8794

IMG_8796

IMG_8801

Para los principales duplicamos pedidos exceptuando la sugerida lasaña de centollo con caviar de oricios que también tuve ocasión de comer profusamente. Me encanta comer con mujeres, nunca me peleo por la comida y soy todo un caballero ayudándolas a no tener que dar explicaciones a los camareros cuando sobra algo, ¿no le gusto?.

IMG_8802

IMG_8803

La lubina asada con vieiras y jugo de lima tiene muy buena presencia, las tres vieiras son de tamaño adecuado. El punto del pescado era bueno y el jugo de lima quizás resulta muy sutil.

IMG_8805

IMG_8807

Mi elección fue el solomillo de buey asado con trufa negra, un plato que salió muy irregular en cuanto al punto aunque al menos en mi ración salieron un par de trozos perfectos, no así en el de mi amiga. El corte longitudinal del solomillo no ayuda por el grosor que tenía y mucho menos si lo servimos en esas bandejas candentes de hierro fundido.  Podéis pensar que soy muy picajoso, pero los 30€ no dan margen de error.

IMG_8809

IMG_8812

IMG_8815

Cualquier pequeño descontento se solventó con el postre, todos ellos de magnífica factura. La crema de arroz con leche, la crema de yogurt y la tarta de manzana acompañada de una bola de helado que me pareció stracciatella, aunque para mi gusto con la crema de yogurt estaba más rico.

IMG_8820

IMG_8818

IMG_8817

Los cafés los acompañaron de unas buenas tejas que yo regué con mi reciente descubrimiento del Valveran 20 Manzanas.

IMG_8828

La cena fue muy divertida, el servicio bueno y nos encontramos muy a gusto siendo los últimos en marcharnos. El Paraguas es un lugar muy recomendable y deja nuestro pabellón en muy buen lugar pero si sois asturianos y conocéis el sitio me habréis entendido.

El Paraguas – C/ Jorge Juan, 16   –  Madrid    Tlf: 914 31 59 50

https://www.facebook.com/pages/El-Paraguas/164554320252982

Anuncios

2 comentarios en “El Paraguas

  1. Querido Juan…. El mundo es un pañuelo, mañana tengo reserva aquí…!! Vienen unos Italianos y les tengo que enseñar lo mejor del país. Llevo 15 dias dandole vueltas, que si el Quenco de Pepa, que si Lucio, que si, que si, y al final miro la carta de El Paraguas y veo tantas cosas que me apetecen que veo que no puedo fallar. Ya he estado más veces y me gusta… Pero te entiendo. Magnífico Post. Abrazoooo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s