Cabrales El Teyedu – Simply The Best


Cabrales_El_Teyedu

Si tuviésemos que poner una banda sonora a este queso, no se me ocurre otra que la canción de Tina Turner, además, si veis la letra traducida se puede identificar fácilmente con la relación intima que tiene el afinador Pepe Bada con sus quesos.

La música, la pintura, la escritura, el cine, son las disciplinas artísticas por antonomasia, pero ya hace algunas décadas, la gastronomía de autor se ha convertido en una forma de expresar y transmitir sentimientos de una forma más completa. Juegan con nuestros 5 sentidos y por ello a mi modo de ver, estamos ante la expresión artística perfecta.

Seamos reconocidos chef de Estrella Michelín u ocasionales cocineros caseros de fin de semana, transformamos materias primas, y si son simplemente las mejores, facilitan nuestra labor.

Cabrales_El_Teyedu

Ser el mejor en una disciplina, cualquiera que sea, no resulta nada fácil y llegar a la cima del reconocimiento público suele ser un trabajo de equipo. La elaboración de este queso Cabrales no se entendería sin el triunvirato formado por Andrea Fernández y Carlos Soberón de la ganadería-quesería Arangas con el propio Pepe Bada.

Mientras uno se ocupa de las vacas de ordeño, la otra elabora el queso y el afinador en confluencia con la naturaleza, hace el resto. El resultado final es un queso de leche cruda de vaca con más medallas que Michael Phelps, tantas que casi ya no caben en su etiquetado.

La última conseguida, fue una Medalla de Oro en el Certamen Internacional de Queso celebrado en noviembre del año pasado en San Sebastian.

Cabrales_El_Teyedu

Este queso artesanal se madura en Tielve, en la cueva natural El Teyedu, sita a más de 1.200 metros de altitud, donde las únicas perturbaciones existentes para que el «penicillium roquefortis cabraliensis»  y el tiempo actúen, son las gotas de agua que caen de las estalactitas y las visitas semanales de Pepe.

El frío, la humedad, el agua de las estalactitas limpiando el queso, hace que estos se afinen con mayor lentitud y tras 6-7 meses de ese mimo que Pepe y su sexto sentido aplican, dé como resultado un queso que una vez lo pruebas te habrá enganchado de por vida.

Cabrales_El_Teyedu

Así fue como yo me enamoré, probando. Hace año y medio en mi primera visita al restaurante Quince Nudos de Bruno Lombán, me dio a probar la manzana prohibida y no me refiero a la excelente sidra hielo Valverán 20 Manzanas, que también, hablo de la cata del Teyedu en su edición limitada. Ese día probé por primera vez lo que era un auténtico Cabrales y no como muchos otros que he degustado en mi vida, que quieren o dicen ser.

Hace un par de semanas visitaba Aramburu en busca de la sidra aperitivo Viesk del Llagar Panizales, recibía la visita del ilustre maquillador David Francés y a los foráneos siempre me gusta regalar producto asturiano de calidad.

Aramburu

Una mirada de reojo fue suficiente para detectar la “Caja Negra”, no puede ser, estaba ahí como Rodolfo Langostino, ¿os acordáis del anuncio? “lleváme a casa”. Oportunidades como estas no se presentan todos los días, El Teyedu en su versión limitada de 250 unidades, perteneciente al lote ganador de la Medalla de Oro.

Cabrales_El_Teyedu

Que si, que no, que son 149€ por la pieza entera, qué carajo! me voy a dar un homenaje justificado. Algunos pensaran que es una locura y no sabrán lo que dicen porque no es que hablemos solo de su excelencia, son piezas de entre 2-3kgs y su disfrute da para muchas jornadas sólo o acompañado.

Cuando gastamos ese mismo importe en la gasolina del coche o en la factura de las eléctricas, pasamos por el aro, protestamos y agachamos la cabeza resignados. Yo en cambio lo he pagado y me he quedado más hinchado que un pavo real del Campo San Francisco, de vez en cuando hay que mimarse y ya sabéis que la gastronomía me pierde.

Cabrales_El_Teyedu

Para definir el queso podría bucear por internet y buscar palabras rimbombantes de ese léxico que utilizan los catadores pero me entenderían cuatro gatos. Cremoso, potente pero suave, más untuoso que las cremas base de David, de los que te dejan el fondo del paladar como adormecido, así es El Teyedu, más adictivo que un cocktail de drogas de Amy Winehouse que hasta los niños prueban y repiten.

Compartí con unos amigos y Mateo sabiendo de mi afición con los fogones preguntaba al comérselo en un bocata, que como lo había hecho. Para comérselo ¿verdad?, al crío y al bocata.

img_2949

Seguro que se os ocurren muchas recetas donde aplicarlo pero la mejor manera de disfrutarlo es con buen pan o unas regañas y sidra, vino, cerveza, vermouth…algo de beber se hace indispensable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s