Arroz con Leche de…


Soy consciente de que tengo especial querencia por la cocina asiática y a la hora de hacer fusiones sale a relucir con mucha frecuencia por la versatilidad de ingredientes que utilizan, que son fáciles de aplicar a la cocina española.

Me encontraba grabando un programa de televisión para la TPA donde la cocina de la abuela era la protagonista, aunque mi espacio lo dedicaría a una receta con esas bases pero dando la vuelta de tuerca propia de mi blog. El resultado, unas almejas a la marinera pero en versión Astur-Thai que podéis ver en los minutos 4:47 y 16:24

http://www.rtpa.es/video:asturias.repor_551530051404.html

Una vez que las cámaras se marcharon y ante la abundancia de algún ingrediente muy particular, pensé en como seguir aprovechándolo cuando aún estuviese en sus mejores condiciones aromáticas.

Si hay una receta típica de la cocina asturiana de nuestras abuelas, ese es el arroz con leche y casualmente aún no lo tenía en el recetario del blog. Los ingredientes habituales son sencillos y darle un giro asiático sería fácil y con mucho sentido.

El arroz sin duda es uno de los protagonistas, el giro asiático nos podría llevar a pensar en la variedad jazmín pero hemos de renunciar a su perfume para utilizar la variedad bomba, esta nos liga perfectamente, algo que el otro no consigue.

El otro gran protagonista es la leche y sin duda la mejor es una de vaca recién ordeñada, algo que ha pasado a mejor vida por razones sanitarias. Su elevado contenido en materia grasa es clave en aquellas grandes recetas de repostería con sabor de la abuela, hoy la leche llamada entera, es agua comparada con esta.

Espera, y si la mezclamos con la cremosa leche de coco que pasaría. Pues ya os avanzo que el resultado final es maravilloso. Además de tener un sabor particular, hace que nuestro arroz con leche quede muy cremoso.

Rama de canela, corteza de limón y anís son los clásicos que aromatizan el arroz con leche pero que pasa si sustituimos el limón por lima, incluimos unas hojas de lima kaffir y una rama de citronela. Sencillamente, estamos transportando Asia a Asturias con una infusión de leches mezcladas.

Tan solo nos faltaría la mantequilla y el azúcar, estas las he mantenido invariables pero para la presentación con el requemado utilicé azúcar moreno.

Ingredientes:

100grs de arroz bomba, 400ml de leche de coco, 600ml de leche entera, 1 rama de canela, 1 bastón de citronela, 1 lima, 4 hojas de lima kaffir, 6 cucharas de postre de azúcar blanquilla, 1 cuchara sopera de mantequilla, 1 cuchara sopera de anís, 1 pizca de sal, 150ml de agua y azúcar morena para requemar.

Lo primero que haremos será sacar la corteza de media lima procurando eliminar la parte blanca para que no amargue. La citronela la partimos a la mitad y la machacamos, las hojas de lima kaffir las retorcemos para que suelten los aromas.

En una cacerola mezclamos las leches y añadimos los ingredientes anteriores junto con la canela en rama y la pizca de sal. A fuego medio-fuerte dejamos infusionar durante 15 minutos.

Aclaramos levemente el arroz, una pasada es suficiente, no queremos lavarlo a conciencia. Lo ponemos en otra cacerola y ponemos agua fría sólo hasta cubrirlo. Hervimos hasta que se evapore todo el agua, esto hace que el grano se abra y absorba mejor las leches.

Añadimos la mitad de la leche infusionada y con una cuchara de madera vamos removiendo de vez en cuando, es muy importante que no se agarre al fondo. Poco a poco a fuego medio, al chup chup, el arroz irá engordando y absorbiendo la leche. Cuando veáis que aún estando líquido la leche ha menguado, vamos añadiendo el resto de leche. Seguimos revolviendo, hay que estar muy vigilante, nada de irse a ver la tele.

Cuando hayáis consumido toda la leche y los granos de arroz empiecen a ser bastante visibles pero aún con líquido, añadimos el anís, la mantequilla y el azúcar. Mezclamos bien durante un par de minutos y retiramos del fuego para que enfríe a temperatura ambiente.

El arroz seguirá absorviendo la leche por eso se retira habiendo cierta cantidad de leche, de lo contrario os quedará un mazacote nada cremoso. Ya atemperado lo repartimos en cuencos para servir o en botes para hacerles el vacío y conservar, refrigeramos en la nevera y antes de servir espolvoreamos una fina capa de azúcar moreno, requemamos y esparcimos un poco de coco rallado.

Os recomiendo que no dejéis de probar esta receta, quedareis maravillados. Que no os asuste la citronela y la lima kaffir (la podeis conseguir en Makro), se me ocurre que podríais sustituirlas por jengibre fresco y unas bayas de cardamomo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.