Revuelto de Espinacas, Setas y Jamón


Puede que no levante pasiones, no tiene la vistosidad de otras recetas, pero se trata de un plato que quien más o quien menos, alguna vez se ha atrevido a cocinar. Por simple que parezca tiene sus pequeños trucos para que os quede jugoso y con mucho sabor.

La idea de hacer este revuelto va vinculada a otra receta que prácticamente tiene los mismos ingredientes, la crema de espinacas. Quise hacer dos versiones para que veáis como ofrecer el mismo producto con terminaciones, sabores y texturas diferentes.

Si con la crema intenté hacer un plato de cocina elegante, con este revuelto muestro lo que puede ser el día a día. En mi casa el revuelto suele ser un recurso muy socorrido para las cenas y sobre todo, cuando me quiero sacar de encima una buena cantidad de huevos.

En este caso, el ingrediente principal han sido las espinacas y por sí solo, sin necesidad de añadir huevos, es un salteado muy interesante por el aporte nutritivo de esta verdura.

Como siempre, utilizar ingredientes naturales le aporta más frescura pero en el caso de las espinacas recurrir a unas congeladas no es mala idea. Tampoco es que nos vayamos a herniar por cocerlas, porque las congeladas nos llevarán más tiempo al ser bloques muy compactos. La ventaja que le veo, es que abultan poco al estar prensadas y sin ocupar mucho espacio en el congelador os pueden salvar de muchos apuros.

Para mi, la clave de un buen revuelto es hacer los ingredientes por separado para después unificarlos con el huevo batido. Las setas a la plancha y el jamón toman sabores más definidos en comparación al hacerlos junto al pochado de verduras.

Otra de las claves son los huevos. Por supuesto que la calidad de un buen huevo marca la diferencia, pero ahora me estoy refiriendo al cuajado, pues para que quede jugoso, deberemos jugar con la sartén caliente retirándola del fuego directo, el calor residual será suficiente para ir cuajando el huevo.

Ingredientes:

150grs de espinacas, 1 puerro, 3 ajetes tiernos, 1 cebolleta, setas shiitake, virutas o tacos de jamón, 1 diente de ajo negro, nuez moscada, sal y AOVE.

Primeramente cocemos las espinacas en abundante agua hirviendo con un poco de sal, tras cinco minutos retiramos y refrescamos con agua fría para cortar la cocción y mantener un verde intenso, escurrimos bien y reservamos.

Cortamos la setas en juliana y salteamos en una sartén con dos gotas de aceite, reservamos. En la misma sartén, sin aceite, doramos el jamón y reservamos.

Seguimos con la misma sartén, añadimos una cucharada sopera de aceite y pochamos los ajetes, cebolleta y puerro. Una vez que esté bien pochado sin que haya dorado, le ponemos un poco de nuez moscada y añadimos las setas, removemos, incorporamos las espinacas y el jamón, mezclamos bien durante un par de minutos tratando de separar las espinacas (tienden a amontonarse).

Batimos los huevos con una pizca de sal, subimos el fuego a tope para que la sartén y los ingredientes estén bien calientes. Retiramos la sartén del fuego y vertemos el huevo, de 5 en 5 segundos removemos para que cuaje y ligue bien, si veis que no cuaja mas acercáis unos segundos más al fuego  y retirando realizáis el mismo proceso.

Emplatamos y decoramos con unas tiras de ajo negro. Ahora sólo os falta acompañar con un buen pan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.