Cookies de M&M’s


Cuando alguien piensa en los demás siempre es motivo de satisfacción, pero cuando lo hace una niña de 12 años, cobra más importancia y se merece todo mi sufrimiento en la elaboración de estas galletas.

Cuando Iyana me trajo de Londres una bolsa de la mega tienda de M&M’s pensando que los diferentes colores que allí había, podían ser novedosos para aplicarlos en una de mis recetas, no quedaba otra que responder con un postre que estuviese a su altura.

No siendo amigo de las chucherías, reconozco que los M&M’s siempre me han cautivado, sobretodo los rellenos de cacahuete. A su slogan de “se derriten en tu boca, no en tus manos” deberían añadir que incluso en el horno son capaces de guardar la compostura.

Como ya sabéis que la repostería no es lo mío, mis herramientas son las justas y necesarias; bastantes cachibaches tengo ya como para hacerme con una de esas preciosas y gigantescas amasadoras. Con una varilla y el brazo de Popeye soy capaz de arreglarme, pero acabo como si hubiese ido un par de horas al gimnasio.

El resultado es maravilloso y delicioso sobre todo cuando probamos una con poco tiempo de reposo. El chocolate fundido se desparrama y las hace muy jugosas, corriendo el riesgo de que no lleguen a enfriarse para su posterior consumo.

Al no tener más espacio en la bandeja y no querer hacer una segunda y pobre tanda de dos unidades, con la masa sobrante hice un par de magdalenas. Si tuviese que dar un veredicto, creo que la magdalena al enfriarse funciona mejor que la galleta, hay más superficie en el interior y resulta más esponjosa y fundente.

Ingredientes:

150g de mantequilla, 115g de azúcar de caña integral, 60g de azúcar blanco, 1 huevo, 1 cucharadita de azúcar avainillada, 1 cucharadita de levadura química, 120g de harina, 50g de cacao en polvo sin azúcar, 50g de M&m’s de chocolate, 200g de chocolate para postres, cortado en trozos pequeños.
En un bowl grande lo primero que haremos será mezclar los dos tipos de azúcar con la mantequilla. Con la varilla el comienzo resulta algo desesperante hasta que alcanza temperatura por la manipulación y conseguimos una textura cremosa.
Seguimos con el azúcar avainillado y el huevo, mezclamos enérgicamente. Ahora toca añadir la harina, cacao y levadura, todos ellos los iremos tamizando para que cojan aire y la mezcla resulte más esponjosa.
Finalmente añadimos los trozos de chocolate y los M&M’s, integramos bien y refrigeramos en la nevera durante al menos una hora.
En una bandeja de horno colocamos papel sulfurizado. Para la medida de las galletas utilicé un sacabolas de helado, colocamos las bolas con cierta separación y las aplanamos, decoramos con más M&M’s.
En el horno precalentado a 180º introducimos la bandeja. En 10 minutos están listas nuestras galletas, veréis como se han expandido. Las colocamos sobre una rejilla para enfriarlas. Con el calor aunque han aguantado muy bien, se ven los M&M’s cuarteados así que mientras están calientes podemos decorar con más piezas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.