Curry Verde de Cerdo, Shitake y Trigueros


Los curries son una de mis comidas favoritas porque integran a la perfección carnes y pescados con abundancia de vegetales en una salsa cremosa de mucha potencia especiada y si se sirve con un arroz o noodles, el resultado es un plato completo muy completo.

La mayor parte de las veces los suelo hacer rojos porque no me resulta muy fácil conseguir la pasta de curry verde. La verdad es que nunca me he animado a prepararlo casero porque lleva muchos ingredientes (chile verde, ajo, chalota, lemongrass, galangal, lima kaffir, aceite de soja, cilantro, comino, semillas de cilantro, pimienta, sal y agua), algunos que no siempre están al alcance y por ello estas pastas son una opción excelente.

Por lo que respecta a los ingredientes, no es palabra de Dios, podéis utilizar otro tipo de carne, pescados, mariscos y vegetales a vuestro antojo e incluso frutas como la piña, mango, lichi que le aportaran un punto dulce delicioso.

Dependiendo de las ganas o tiempo que tenga para cocinar, prefiero hacer cada ingrediente por separado y después unificarlos, aunque se pueden cocinar directamente tras sofreir la pasta de curry. De la primera manera nos garantizamos los puntos óptimos de cocción y los ingredientes tendrán su propio sabor.

Otro punto interesante, si tenéis tiempo o sabéis planificarlo, es adobar la carne y dejarla tomar sabores durante un largo periodo de tiempo, pongamos toda la noche. Así es como hice esta vez y la diferencia es notable, el solomillo de cerdo tomó a la perfección los sabores del jengibre fresco y el concentrado de cardamomo.

Ingredientes:

1 solomillo de cerdo, 1 pimiento verde, 1 cebolla mediana, 2 zanahorias, setas shitake, espárragos trigueros, 100grs de pasta de curry verde, un ramillete de cilantro, 1 trozo de jengibre natural, concentrado de cardamomo, 400ml de leche de coco, aceite de girasol, agua y sal.

El primer paso será limpiar muy bien el solomillo, cortar en trocitos de unos 3cms (pueden ser mayores pero en esta ocasión voy a utilizarlo para un relleno de otra receta), pelar y rallar el jengibre. En un bowl mezclamos con un poco de sal y unas gotas del concentrado de cardamomo, precintamos con film y dejamos reposar toda la noche.

Pelar y cortar en fina brunoise la cebolla, pimiento verde y zanahoria. Cortar las setas en tiras, cortar un buen trozo del tallo de los trigueros. En un wok ponemos un par de cucharadas de aceite de girasol (es mas neutro que el AOVE y en recetas asiáticas es el recomendable), pochamos un poco la cebolla, en un par de minutos añadimos el pimiento y la zanahoria. Cuando este pochado pero crocante, retiramos y reservamos.

Salteamos las setas y reservamos. Hacemos al vapor los trigueros, cortamos la cocción en agua fría, cortamos y salteamos reservándolos cuando terminemos.

Se puede decir que ya tenemos hecha la mise en place (tener todos los ingredientes listos), ahora comenzamos propiamente con el curry. Ponemos una cucharada de aceite de girasol en el wok, añadimos la pasta de curry, rehogamos y añadimos el cerdo hasta que se selle por todos los lados, incorporamos todos los vegetales y mezclamos bien durante un par de minutos, cubrimos con la leche de coco y dejamos cocinar a fuego medio durante unos 15 minutos. Dependiendo de si os gusta mas o menos caldoso ajustamos los tiempos con algún minuto más.

Ya tenéis listo vuestro curry, tan sólo queda rematar decorando con un poco de cilantro y sirviéndolo con un arroz jazmín o unos noodles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s